access_time 00:33
|
9 de noviembre de 2009
|
|

Hombres Alfa - Los herederos de los metrosexuales

Hay hombres irresistibles. Difíciles de olvidar. Dice la sociología moderna que estos varones son los ?machos Alfa?. Líderes en su comunidad, poderosos, deseados, capaces de admitir que sólo quieren a las mujeres para una cosa o, a lo sumo, para dos. Y, a pesar de esa confesión, tener a decenas de chicas pugnando por ser las elegidas. Dispuestas, incluso, a guardarlos en su historial sentimental de ?grandes amores?.

Flip





No se trata de que un “macho Alfa” haga cien por ciento felices a sus mujeres. Es más, es probable que al dejarlas les confiese que “sólo fueron un amor de verano” y les rompa el corazón. Pero, por alguna extraña razón, las mujeres que los cruzan quedan ancladas a esa historia por años. Hasta llegan a hacer sufrir a otros hombres que las amarán pero a los que siempre les verán “el defecto” de no ser como el “macho Alfa” que conocieron.

¿Qué nos embruja de estos hombres?

¿Podemos crear anticuerpos contra ellos o vale la pena disfrutarlos aunque al final nos hagan sufrir un poquito?

En el 2003, la investigadora Marian Salzman acuñó el término “metrosexual”. Ahora dice que la moda cambió: el nuevo hombre es más varonil y no ve con malos ojos cambiar pañales, apoyar a la mujer en su carrera o cocinar.

Palabras que empezaban con “m” como “masculino” y “macho” supieron estar más bien pasadas de moda, pero esto parece estar cambiando. La investigadora estadounidense de tendencias Marian Salzman ve venir un nuevo hombre, de imagen fuerte, verdaderos “hombres Alfa”, como ella lo expresa. El auge de los “metrosexuales”, que compartían con las mujeres la aspiración de una piel suave y vestimentas elegantes, ya pasó. Pero el “hombre verdadero” postulado por Salzman no es un solitario héroe occidental o un renegado de la igualdad de género. “En el futuro el tema de la familia será aún más importante para los hombres. Ocuparse de la familia y el hogar ya no es visto como algo poco masculino”, comprobó la investigadora a través de sus encuestas.

Salzman y su equipo causaron revuelo en el mundo en el 2003 con su concepto de “metrosexual”. En su reciente libro, The future of men” (El futuro de los hombres), la autora vuelve a distanciarse del ideal anterior. Este tipo de hombre estaba demasiado enamorado de sí mismo y volcado hacia lo exterior como para imponerse, analiza.

Muchos medios ya antes habían desterrado esta palabra, relacionada con la depilación de las piernas y la obsesión con los zapatos. Ahora todo apunta en la dirección masculina: en la publicidad de moda, los hombres lucen vestimentas robustas que evocan las excursiones de caza o se presentan como protectores y caballeros.

La “generación malcriada” de veintipico y treintipico anhela las sensaciones auténticas también para su tiempo libre, según comprobó el diario británico Sunday Times. La aventura se impone. En lugar de soñar con una cama blanda en un hotel de lujo, esta generación aspira a un suelo duro en la selva o en una cabaña. En cuanto a la vestimenta, la tendencia son las marcas de ropa para el aire libre como Hansen o North Face. El consorcio de moda Boss cree que sigue habiendo interés de parte del “sexo fuerte” por las cremas y las sustancias antiarrugas. La marca lanzó al mercado en el verano boreal una línea cosmética masculina para el cuidado del rostro. La publicidad y el envase de Boss Skin son, sin embargo, marcadamente masculinos, con colores cromo y azul oscuro. Los “metrosexuales” echaban mano de los cosméticos de su mujer, apunta la firma. El nuevo hombre, en cambio, quiere una presentación “notoriamente masculina”.

Los portadores del cromosoma Y, según Salzman, ya no quieren ser vistos a nivel global como retrógrados. O, incluso, prescindibles a la hora de la reproducción, dado que la ciencia les ofrece ahora a las mujeres nuevos métodos de concepción que los dejan afuera. “La publicidad y también la televisión con frecuencia se han burlado de los hombres en los últimos años.

Esto los ha hartado”, asegura la investigadora. Según su punto de vista, los hombres han aprendido a gozar de antiguos clisés, como el de tomar cerveza, reunirse con amigos o mirar deportes. Al mismo tiempo, ya no es visto como poco masculino el cambiar pañales, apoyar a la mujer en su carrera o cocinar. Los británicos ya han encontrado al héroe apropiado. Para muchos, el futbolista David Beckham.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.