access_time 18:36
|
15 de septiembre de 2018
|
Rugby Championship

Impensado: los Boks vencieron a los All Blacks en su casa

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1537047394397Captura%20de%20pantalla%202018-09-15%20a%20la(s)%2018.36.02.jpg

Después de 9 años de no ganar en tierras maoríes, Sudáfrica hizo historia en el lugar y momento menos pensado.

Se acabó la racha de los All Blacks en 2018. Sudáfrica lo hizo en el lugar y momento menos pensado, los Boks hicieron historia y volvieron a ganar en tierras maoríes después de 9 años. Un resultado superior de 36 a 34 que quedará para la historia. Todavía no hay campeón en este Rugby Championship y todo se definirá en las próximas dos fechas.

En el comienzo el partido los All Blacks fueron demoledores y parecía que iban a pasar por arriba a los visitantes. Dos try y un marador en 12 a 0 marcaban la enorme diferencia entre el presente de uno y el otro.

Sin embargo, los neozelandeses se relajaron y empezaron a cometer errores pocos comunes en ellos. Así llegó el primer try de descuento. Luego, ante una muy mala decisión de jugar un line rápido, llegó una nueva conquista, para darlo vuelta con la efectividad del pie de su apertura. El envión continuó para los sudafricanos. Maul poderoso, como marca su historia, que fue imposible de frenar para llegar a un 21 a 12 impensado en la previa y sobre todo después del arranque de los de negro.

Pero Nueva Zelanda siempre pega en los momentos indicados y lo hizo una vez más. Antes del cierre de la etapa inicial, tras una jugada de varias fases, logró otro try. Parecía que venía la remontada, pero otro error, esta vez de Scott Barrett, le dio un penal para que Pollard meta y estire las diferencias a 24 a 17.

Y por si fuera poco, el complemento empezó con un try de intercepción increíble. Era floja la producción de los All Blacks y Sudáfrica, sin lucirse, aprovechaba todo. Estaban en duelo, sin jugar bien.

Desde ahí todo fue de Nueva Zelanda. Arremetieron y se hicieron dueños de la pelota, pero no estaban finos y aplaron al maul, que fue lo poco que les funcionó, para quedar en 36 a 34 abajo con cinco minutos por jugar. Fueron a buscarlo de todas las maneras posibles. Lo intentaron una y otra vez, pero la defensa de los Boks fue heroica y agunató todo. ¡Y lo ganaron! Nueve años después, en tierras neozelandesas, hicieron historia. Algo poco pensado en la previa, pero que hicieron posible por una garra y un coraje tremendo.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.