access_time 13:50
|
19 de diciembre de 2006
|
|
VIOLENCIA URBANA

Hinchas de Huracán agredieron a un matrimonio en el Parque

Una mujer denunció ayer en los medios que el domingo a la tarde fue víctima, junto a su marido, de un grupo de inadaptados que le rompieron los autos

           La inseguridad y la violencia urbana siguen afectando a los mendocinos. Esta vez, un grupo de hinchas se ensañó con un matrimonio que nada tenía que ver con el tema futbolístico, al que no sólo le dejaron un mal recuerdo, sino que también destrozaron los autos en que cada uno, el hombre y la mujer, circulaba. Si bien las víctimas no pudieron asegurar de qué equipo eran, todo hace suponer que se trataría de hinchas de Huracán Las Heras, ya que el domingo a la tarde el Globo jugó la final anual de la Liga Mendocina de Fútbol ante Gutiérrez en el estadio Malvinas Argentinas y el hecho se produjo el mismo día, alrededor de las 21, en calle Libertador, por donde salían, precisamente, los simpatizantes lasherinos.



        Según lo que la mujer, Isabel Navarro, relató a Elevediez, ella y su marido se dirigían hacia el Challao en dos autos. Ella manejaba un Ford K y el hombre, un Peugeot 205. Apenas cruzaron los portones y se introdujeron en el Parque General San Martín, un grupo de adolescentes comenzó a patearle la puerta del conductor al auto del hombre. Luego, un joven de no más de 15 años, según lo que observó Navarro, comenzó a golpear los vidrios de su auto, a lo que se sumaron otros hinchas. “Vi una mole de gente que se iba enfureciendo”, dijo Isabel. A pesar de los golpes que recibían en los autos, ninguno de los dos se detuvo y ambos se dirigieron hacia el oeste para escapar de esa “experiencia de terror”, comentó la mujer. Ahora, la pareja le reclama al ministro Bondino el pago de los daños, dijo la mujer.



         El saldo de los daños materiales de los dos autos es el siguientes: el Ford K quedó rayado de punta a punta, con un espejo retrovisor destrozado y un guardabarros sustraído, mientras que el Peugeot 205 terminó con una puerta destrozada y un espejo retrovisor menos. En cuanto a las víctimas, si bien no recibieron golpes en el cuerpo,“sí queda el miedo, el estrés y la hipertensión”, comentó Isabel. “¿Quién cuida al transeúnte desprevenido?”, se pregunta la mujer, ya que el domingo no hubo ningún móvil policial velando por la seguridad de la enorme cantidad de personas que transitan por el Parque, no hubo nadie que les aconsejara no entrar al lugar por los peligros que corrían y el único policía al que vieron lo que hizo, cuando el hombre perjudicado acudió a él, fue decirle “¿Y qué quiere que haga?”. Este hecho arroja dos verdades no queridas. Por un lado, demuestra que la violencia en el fútbol no se terminó. Si bien durante el partido no se produjeron incidentes y entre las dos hinchadas no hubo enfrentamientos, los hinchas se ensañaron con gente totalmente desligada al tema. Por otra parte, esto demuestra que las medidas de seguridad no dan los resultados esperados. Hace alrededor de un mes que el Ministerio de Seguridad lanzó el programa Compañía de Prevención Parque, el que cuenta con 85 personas, entre policías y guardaparques, que se encargan de la seguridad en el tradicional paseo mendocino.


       Sin embargo, el domingo no hubo ninguna autoridad que protegiera a las personas que transitan por el Parque. Además, queda claro que los operativos que se montan para los espectáculos deportivos son ineficientes, ya que el control, en esta oportunidad, se realizó sólo en el estadio, pero las zonas aledañas quedaron totalmente desprotegidas, a sabiendas de que, después de los partidos, estos hechos de conductas incivilizadas son muy habituales. Al cierre de esta edición, el Ministerio de Seguridad no había dado ninguna respuesta por el hecho mencionado.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.