access_time 18:25
|
21 de diciembre de 2006
|
|
PERSONAJES

Hayek triunfa en televisión

La actriz se reivindicó de su traspié en el cine con su versión de Betty, la fea.

      Con una carrera cinematográfica en deuda, Salma Hayek ya comenzaba a vivir de su línea de crédito en Hollywood. Hasta que anotó su más rotundo éxito: se convirtió en la productora ejecutiva de la adaptación estadounidense de Betty, la fea. Tenía todo lo que una estrella de cine podría soñar: fama, flashes y aplausos, contratos publicitarios y buena reputación de trabajo. Tenía todo, salvo un detalle: buenas películas. La mexicana venía, hacía rato, interpretando papeles cada vez peores, en filmes que resultaron ser fracasos.


      Con una ecuación como esa –alta exposición (fue presentadora en la ceremonia de los premios Oscar en marzo) versus películas malas–, uno puede pensar que Salma tiene a su servicio la mejor agencia de publicidad de Hollywood y al peor agente. Así que la mexicana puso fin a esa paradoja y despidió a su agente, esperando poner también fin a la racha de títulos mediocres. La gota que rebalsó el vaso fue Ask the dust. Sin dudas, la carrera de Hayek había alcanzado su punto más alto con Frida (que produjo y protagonizó en el 2003) y desde entonces parecía estar viviendo de una nutrida línea de crédito.


      Hasta que llegó el milagro. No fue su nuevo agente ni un nuevo rol. Fue otro trabajo: el de productora ejecutiva de una serie de televisión. Ser la mente detrás de un éxito le dio más resultados que ser sólo la belleza frente a la cámara. No fue cualquier serie, sino la versión estadounidense de Ugly Betty. La adaptación de la teleserie colombiana trasladó a Betty a Nueva York y la puso a trabajar en una glamorosa revista de moda. 

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.