access_time 21:02
|
21 de agosto de 2006
|
CONTROLES OFICIALES

Hay sólo 250 inspectores en toda la provincia

En la provincia crece la actividad económica, hay más negocios y se prestan más servicios, pero la cantidad de agentes de control es insuficiente para realizar las inspecciones de rutina.

    Mientras crece la cantidad de negocios y consumidores, parece achicarse el número de personas que deben controlar lo que sucede en comercios, empresas y organismos públicos, así como el servicio que brindan. En toda la provincia hay 250 personas encargadas de inspeccionar los 55.000 comercios –según el Censo Económico del 2005– y la prestación de los servicios básicos a 1.060.000 usuarios de agua, gas y luz, así como las condiciones de los 22 hospitales, 600 farmacias y de las 3.500 unidades del servicio de pasajeros.

    A esto se agregan las 4.000 viviendas en ejecución del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). En un relevamiento que hizo El Sol en los principales órganos de control, se pudo comprobar que la planta de inspectores de estas dependencias no superan los 50 agentes en cada una. Así, la Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor cuenta con 18 inspectores para supervisar la exhibición de precios, rotulación, presencia del libros de quejas, redondeo de centavos, condiciones alimentarias y sanitarias de los comercios; 15 personas inspeccionan las industrias.

    “Realizamos las tareas acordes a nuestra capacidad operativa. Es necesario contar con más agentes de control.Nuestra idea es llegar a los 60 inspectores en toda la provincia. Ahora se sumarán 25 para controlar el sector de los combustibles (precios, comercialización, calidad y prestación del servicio)”, explicó Jaime Mestres, de la Dirección de Fiscalización y Defensa del Consumidor, quien comentó que los agentes están ahora abocados, debido a la gran afluencia de turistas, a controlar los centros de esquí, shoppings y las condiciones de los baños en comercios y restoranes.

    Por su parte, en el área de Inspección de Rentas, los agentes que controlan la emisión de facturas y la evasión impositiva no superan los 50. Asimismo, en el Ministerio de Salud existe un cuerpo de 27 inspectores. En esta cartera reconocen que necesitan más agentes para supervisar las diversas áreas: 22 hospitales (condiciones higiénicas y alimen tarias), 600 farmacias y la habilitación de sanatorios, que ya son 50. Asimismo, el IPV cuenta con un cuerpo de 50 personas que controlan la construcción de más de 4.000 casas.

    Por su lado, la Dirección de Vías y Medios de Transporte tiene 36 inspectores que deben supervisar el trabajo de 3.570 unidades, entre micros (1.075), taxis (934), contratados (782), escolares (295), remises (360) y transporte turístico (123). “Nuestra idea es tener 40 agentes para hacer el control de pasajes, contaminación, limpieza, además del transporte clandestino”, señaló Julio Zurro, jefe de Inspección de ese organismo.

    En cuanto al control de los servicios públicos (luz, agua y gas), desde el EPRE prefirieron no dar conocer el número de inspectores, pero informaron que cuentan con técnicos que auditan el trabajo, las obras y la calidad del servicio que prestan las 11 distribuidoras y cooperativas que atienden a más de 430.000 usuarios. Por su parte, en el EPAS, para controlar el servicio a los 328.000 usuarios de OSM, sólo hay 15 inspectores, de los cuales 13 pertenecen a la gerencia de auditoría y gestiones (control de muestras de agua potable y efluentes cloacales, prestación de servicio y obras), mientras que 2 responden a la gerencia de usuarios (constatación de medidores y pérdidas).

    Por último, el Enargás no cuenta con inspectores, ya que, por resolución nacional, la distribuidora Ecogás es la responsable del servicio que le brinda a 294.000 usuarios provinciales. “Sólo somos 4 empleados en toda la provincia. Lo que hacemos es que la empresa cumpla con las obligaciones, y en los casos de urgencia y denuncias, intervenimos directamente”, expresó Víctor Sosa, titular de ese ente regulador. Así, algunos organismos reciben la ayuda de los agentes municipales, pero la realidad es que, en su gran mayoría, el personal de control suele esperar a que las irregularidades aparezcan en los medios o que la gente llame y denuncie para recién entonces intervenir.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.