access_time 16:12
|
14 de julio de 2006
|
INFORME DE UNICEF

Hay 20.000 niños privados de su libertad

Cerca de 20.000 niños están privados de libertad en Argentina, la mayoría de ellos, por motivos no relacionados con causas penales, según un informe publicado ayer por Unicef y la Secretaría de Derechos Humanos del país sudamericano.

    Según los datos contenidos en el documento Privados de libertad, situación de niños, niñas, y adolescentes en Argentina, en el país hay 19.579 menores de 18 años privados de libertad, 84,8% de ellos, bajo medidas judiciales o administrativas de tipo asistencial no relacionadas con causas penales en su contra. Esta situación contraviene la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, asumida por el Estado argentino, la que estipula que la privación de libertad de los menores debe ser una medida de último recurso y por el menor tiempo posible.


     "Argentina encierra sistemáticamente a chicos y chicas con problemas asistenciales, lo que no ofrece ninguna solución a su problemática y tiene consecuencias físicas, psíquicas y sociales para el menor", afirmó la directora nacional de Derechos de Personas y Grupos Vulnerables, Victoria Martínez, responsable de informe. Como explicó Martínez, la "inexistencia de una norma unificada que identifique a los menores privados de libertad y la pervivencia de viejas prácticas hacen que algunos de los datos oficiales recibidos no concuerden con la realidad".


    En este sentido, la funcionaria calculó que la cifra real de niños privados de la libertad en Argentina podría exceder hasta en un 40% los datos oficiales publicados en el informe. La representante de Unicef en Argentina, Gladys Acosta, destacó a su vez el impulso del Gobierno por sacar a la luz la situación de los menores. Para la funcionaria de Naciones Unidas,"transformar esta situación demorará años, sobre todo porque, como toda práctica arraigada, se crearán zonas grises de resistencia". Martínez identificó "a la tendencia cultural de judicializar y encerrar a los menores necesitados de asistencia" como la principal causa de esta situación.


     "No debe parecernos natural que priven de libertad a un menor y que lo aíslen de su ambiente, escuela y entorno, del mismo modo que no nos parecieron naturales los secuestros y los cambios de identidad de los hijos de los desaparecidos" durante la última dictadura militar (1976-1983), afirmó la responsable del informe. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.