access_time 09:41
|
26 de noviembre de 2009
|
|
OPINIÓN

Hasta cuándo, señor (por Eduardo F. Quesada)

He analizado la convocatoria y considero que el futuro de nuestra patria depende del éxito o fracaso de la misma. He confeccionado un resumen de la segunda edición de mi libro Autobiografía de un funcionario y docente

Este artículo se origina en un mail que recibí referido al “primer paro ciudadano”, que se realizaría el 9 de diciembre. Llama la atención que no se lo adjudique ningún sector, sino que se trata de un argentino común, por lo tanto, no proviene de sectores políticos tradicionales ni de políticos puntuales, empresarios, dirigentes, sindicalistas, piqueteros. Se observa que no se trata de un paro violento ni ruidoso y su intención es hacer sentir la presencia de la ciudadanía para asegurar la vigencia de una verdadera democracia, no sólo para votar, sino también para participar cada uno desde el lugar que ocupa, recuperar los valores éticos y morales perdidos, la dignidad, la vergu?enza, para encontrar el camino que nos lleve a lograr el país que la mayoría de los argentinos deseamos.

De acuerdo a la experiencia, siempre me interesa más lo que hace la gente que lo que habla o escribe, por eso no me preocupa no estar afiliado a ningún partido político ni cambiar o cortar las boletas en cada elección, porque es lo único que por ahora nos permiten hacer, elegir lo que creemos mejor, sin estar exentos a equivocarnos.

He analizado la convocatoria y considero que el futuro de nuestra patria depende del éxito o fracaso de la misma. He confeccionado un resumen de la segunda edición de mi libro Autobiografía de un funcionario y docente, para colaborar con los fundamentos de esta convocatoria inédita y con la pérdida del miedo, porque si realmente somos mayoría, habremos logrado dar un ejemplo y ganar la primera batalla contra la corrupción y la impunidad y los políticos y jueces que integran los poderes del Estado sentirán la presión de la ciudadanía y se ocuparán de administrar con responsabilidad y austeramente, única forma de demostrar el respeto que los administrados merecen, forjando un Estado fuerte, con premios y castigos que garanticen una democracia estable.

El libro mencionado está compuesto de dos partes. La primera es la autobiografía (en verso), publicada en el 2006, y la segunda, publicada recientemente (2009), que contiene, además, trabajos publicados por diario El Sol.

En mérito a la brevedad, haré una selección de las cuartetas de la autobiografía para ofrecerles una muestra del contenido, cuya introducción es la siguiente:

Nunca pude imaginar
El destino del mensaje
Que algún día empezaría
Es una punta de lanza
Y así entre verso y verso
Pensando en la juventud
Mi historia les contaría
Que crece sin esperanzas

Apenas lo comencé
Les robaron el futuro
Me fui armando de coraje
Familia e instituciones
Ya que tenía bien claro
Dónde están los vendepatrias
Quería fuese un mensaje
Que sólo dejan jirones

Para esto es necesario
Es difícil que esta historia
Que sea todo realidad
Hoy se vuelva a repetir
Pues no va por buen camino
Tengamos fe en la Justicia
El que falta a la verdad
La tenemos que exigir

Seguro encontrarán cosas
Ha sido tan grande el cambio
Que les hará falta aclarar
En la escala de valores
Para eso tendremos tiempo
Corrupción e impunidad
Desde acá a la eternidad
Están entre los mejores

Así continúa la introducción de la autobiografía, que contiene 425 versos:

No entres en la corrupción
Puede ser no se den cuenta
No te dejes atrapar
Que se les achica el cerco
Por las cosas materiales
Y van quedando encerrados
Perderás la dignidad
Donde entran sólo los puercos

A veces nos encandilan
Un ministro dijo un día
Los que enriquecen ligero
Usted parece muy lírico
Jamás debes emularlos
Contesté un exabrupto
Por más que lleguen primeros
Mejor lírico que corrupto

Ellos deben utilizar
Al poco tiempo la OEA
La máscara de la hipocresía
Una beca me otorgó
Porque es bravo transitar
Después dejé la función
El purgatorio en la vida
Si hice bien, lo sabe Dios

La segunda parte contiene documentos y opiniones técnicas sobre temas específicos, que han sido publicados y ratifican lo expresado en la autobiografía. En pos de la brevedad, sólo voy a mencionar los títulos agrupados por conceptos, con una breve referencia a la relación que tienen con la convocatoria al primer paro ciudadano.

Existe un antecedente de participación de la ciudadanía, hace varios años, cuando se manifestó contra la clase política y dirigente diciendo “¡que se vayan todos!”, una utopía imposible de cumplir sin destruir las instituciones, cuando en realidad lo que debemos hacer es reivindicarlas, empezando por la mayor y más importante: el Estado, que no hay que confundir con el Gobierno, este es de los políticos; el Estado es del pueblo, y como primera medida, hay que restablecer la Justicia, cuyo significado es dar a cada uno lo suyo en el momento oportuno, si no logramos esto, es inútil pensar en reformas o mejoras, porque seguiremos avanzando hacia el fracaso.

Entre los temas publicados voy a mencionar primero los capítulos relacionados con la Justicia, por ser este el tema más importante, porque abarca a todos y la administración de Justicia es una parte que también integra el Estado: Banco Mendoza, ¿y ahora qué?; La peor inseguridad, la falta de Justicia; Una sátira judicial y Magistrados y déficit fiscal, donde se hace referencia y se detallan muchas falencias y problemas de la Justicia, siendo, en muchos casos, campo fértil para la corrupción e impunidad y que se deben resolver eliminando privilegios, como la doble feria judicial, además de la licencia anual, la falta de reglamentación de la licencia de los jueces, la falta de control de la dedicación exclusiva, la falta de castigo inmediato, cuando resulta evidente el abuso de poder o la falta grave a la ética o moral, que, si no es inmediato, carece de sentido y es muy difícil de lograr a través del Jury de Enjuiciamiento.

La primera reforma debe consistir en aplicar el juicio por jurado, que establece la Constitución de 1853, a los efectos de que la ciudadanía participe en la administración de Justicia, para garantizar la democracia, evitando la concentración del poder y los vicios y riesgos que esto implica, con lo que se lograría, en forma rápida, mejorar la eficiencia.

Otro capítulo es La deuda externa argentina desde otra óptica. Allí analizo el tema del robo de materia gris por los países desarrollados y la forma de recuperar la inversión del Estado.

Otros apartados son No mentir y no robar, Qué nos pasa a los argentinos, ¿Por qué estamos como estamos? y Democracia y estabilidad, referidos a temas que comprenden a políticos, dirigentes, sindicalistas, ciudadanos, piqueteros, ofreciendo algunas soluciones que de ninguna manera son excluyentes, por el contrario, admiten la incorporación de todas las que mejoren el Estado y reduzcan el costo argentino.

Por último, La reforma del Estado, trabajo publicado por El Sol el 19 de setiembre, que concentra los trabajos detallados y coincide con los fundamentos del primer paro ciudadano, por lo que esperamos que se logre mayoría para cambiar el rumbo de nuestra patria, caso contrario, debemos prepararnos para soportar un futuro que seguirá empeorando y que resulta difícil predecir.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.