access_time 07:31
|
31 de octubre de 2019
|

Hablar el mismo idioma

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1572454213660Ley%20Micaela%20(1).jpg

Es un primer paso y una base clave hacia la verdadera toma de conciencia oficial de la gravedad que reviste la violencia de género. Por eso, la adhesión de Mendoza a la Ley Micaela viene a cumplir ese objetivo. Se hace imperioso que en todos los ámbitos del Estado se hable el mismo idioma, no sólo para tener un criterio claro y definido, sino, además, para actuar en consecuencia ante tantas posturas disímiles, subjetividades y valoraciones especiales que se hacen sobre la problemática. Y, en este punto toma mayor relevancia también lo que ocurre puertas adentro del Poder Judicial, donde suelen presentarse claras diferencias.
En el medio, hay que destacar una condición y objetivo fundamental de la norma: entender que se debe acompañar a la víctima y no revictimizarla, en todas su formas. En definitiva, es una herramienta que viene a dar un respiro para lograr producir el cambio que tanto se reclama y se necesita.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.