access_time 09:04
|
30 de noviembre de 2016
|
Editorial

Haber callado es haber abusado

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/107/741/001107741.jpg

Abusos por todas partes. Abusos sexuales. Abusos de confianza. Abuso de la fe. Abusos contra los más débiles, los que no podían hablar u oír. Abusos de los que se creyeron representantes celestiales en la Tierra y sometieron a quienes confiaron en ellos.

El Código Penal de la República Argentina es claro en este caso. No hay grieta entre garantistas y mano dura. La letra es simple. Jurídicamente, los imputados son portadores de todos los agravantes estipulados.

Atentaron contra menores de edad, contra discapacitados; lo hicieron aprovechando que estaban bajo su tutela y violentando la confianza que habían ganado por ser, supuestamente, líderes religiosos.

Algunos de los acusados ya están en la cárcel. La Justicia se está encargando de ellos. Pero, hay más. Están los que callaron. Los que sabían que esto estaba sucediendo o podía suceder. Había antecedentes y no hicieron nada. También son abusadores, porque eso no es secreto de confesión. 

Eso es complicidad.

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.