access_time 01:33
|
12 de noviembre de 2012
|
|

PEQUEÑA MENDOCINA ASESINADA EN SAN LUIS EN EL 2010

Guadalupe: juzgan hoy a la madre y a los acusados de matar a la niña

El debate oral y público contra Débora Di Falco, mamá de la nena de 4 años, y la pareja que la habría asesinado comienza las 9. Las penas que arriesgan.

Guadalupe Rebeca Di Falco nació en el 2006 en Maipú. Tenía cuatro años cuando fue asesinada en una vivienda de la capital de San Luis. Después de más de dos años de instrucción, de libertades y de apelaciones, finalmente, las torturas que terminaron en un crimen el 12 de setiembre del 2010 llegarán hoy a juicio oral y público y tres sospechosos se sentarán en el banquillo de los acusados. Uno será la madre de la niña, Débora Catalina Di Falco, una joven mendocina de 23 años sin hogar fijo que llegó a la vecina provincia para prostituirse y deberá responder por el delito de abandono de persona seguido de muerte agravado por el resultado y el vínculo. Arriesga entre 5 y 15 años de prisión y enfrentará el proceso en el tribunal de la Cámara del Crimen Nº2 en libertad.

Pero quien está en un grave problema es la pareja conformada por Miguel Rengo Riquelme y Dora Alejandra Videla, imputada por el delito de homicidio doblemente agravado por alevosía y ensañamiento. De ser hallada culpable, la pena de prisión perpetua recaerá sobre ella. Débora Di Falco estará representada legalmente por la abogada Nidia Sartor, quien ayer dialogó con El Sol y sostuvo que no ha tenido contacto con la joven desde hace varios meses. La madre de la criatura asesinada fue liberada por la Cámara de Apelaciones puntana y regresó a nuestra provincia, pero nada se sabe de ella. Ni su madre conoce dónde está. La letrada señaló que espera que su defendida se presente al juicio. Si no lo hace, la buscarán con la fuerza pública.

"Todas las partes han sido notificadas correctamente. No sólo espero que se presente Débora, sino también la madre de ella, porque es una de las testigos que propuse", expresó la abogada. Por su parte, Riquelme (47), y Videla (33) estarán representados por los abogados Carlos Salazar y Claudia Ibáñez, respectivamente. Fuentes judiciales de la provincia puntana señalaron que está previsto que el proceso comience hoy a las 9 y se prolongue hasta fin de mes o principios de diciembre.

El caso que conmocionó al país se conoció el 12 de setiembre del 2010, cuando Riquelme llamó a la policía y denunció que la pequeña de cuatro años había muerto en su casa de Los Inmigrantes 1582 de la capital de San Luis al caer del techo. Pero al juez del caso, Jorge Sabiani Zapata, no le cerró la versión que dio el hombre y ordenó su detención.

Horas más tarde trascendieron los informes forenses, que determinaron que la pequeña de 4 años había sido torturada hasta la muerte. El cadáver presentaba quemaduras de cigarrillos, labio partido, cráneo hundido, codos luxados y los cabellos arrancados. Algunas de las lesiones no eran recientes, sino de vieja data. La criatura estaba desnutrida y deshidratada. "En los 45cm de tórax tenía 45 lesiones sangrantes. En la espalda, 23 hematomas y, en la extremidades, un sinfín de quemaduras de cigarrillos", explicó el forense Ricardo Torres.

Tras la detención del matrimonio Riquelme-Videla, se inició la pesquisa que determinó que Di Falco había llegado a San Luis el 14 de abril del 2009 con su hija en brazos. Conoció a Riquelme en unos prostíbulos de la zona y dejó a la niña a su cuidado. Lo extraño es que Riquelme tenía 6 hijos con su pareja, a quienes no maltrataba. Pero Guadalupe sí padeció los tormentos, se cree, durante 6 meses. Es más, antes de su muerte, la niña le dijo a una vecina que la bañaban en invierno en el patio de la propiedad y que dormía con perros. Di Falco fue detenida en Jocolí, Lavalle, días después del crimen. Tras ser procesada y liberada siguió ejerciendo la prostitución, dijeron fuentes de la investigación.

Mientras estuvo detenida, declaró durante 6 horas ante el juez del caso. Dijo que dejó a su hija en la casa de Riquelme para prostituirse en Mendoza, que consumía cocaína y que el homicidio fue en venganza porque escapó de una whiskería de San Luis. Detalló que su idea era reunir dinero para recuperar a Guadalupe y que tuvo otra hija en esa provincia pero que se la entregó a Riquelme, quien la vendió por 40 mil pesos a una familia de clase media. Esto le valió la acusación por supresión de identidad. A partir de hoy se conocerán más detalles de uno de los crímenes perpetrados en Cuyo más cruentos de los últimos tiempos. Las pruebas y los testigos serán la clave. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.