access_time 17:23
|
11 de abril de 2007
|
|
HOSPITAL DE TUNUYÁN

Graves irregularidades en el Scaravelli

Hay preocupación en la comunidad por la muerte de bebés. Desde el Notti le habían advertido a los directivos de ese nosocomio que mejoraran la atención. Posibles sobreprecios en compra de insumos

    Tunuyán todavía está conmovida por la sorpresiva muerte de una decena de bebés recién nacidos, ocurridas entre febrero y marzo en el Hospital Scaravelli. Sin que las explicaciones oficiales hayan despejado todas las dudas en torno a esos fallecimientos, este diario confirmó que, ya a fines del 2005, las autoridades del Hospital Notti habían advertido, por escrito, que las condiciones en las que se trabaja en el Scaravelli no eran las óptimas.

    Sumado a las serias falencias en la prestación del servicio en neonatología y en el traslado de pacientes desde Tunuyán al Notti –situaciones que provocaron muertes–, saltó a la luz una serie de compras de equipamiento en las que no sólo se podría estar en presencia de sobreprecios, sino que fueron adquiridos en forma directa en medio de la conmoción por la muerte de los bebés. Y mientras los equipos para neo viajaban hacia el hospital, se confeccionaban los pliegos para crear un paraguas legal como si se tratase de un concurso de precios o de una licitación.

    Las condiciones de los pliegos, según surge de los datos a los que accedió este diario, extrañamente parecen sugeridas por el mismo proveedor a quien se le compró el equipamiento, todo bajo la aparente autorización de la dirección del hospital. Entre el 7 y 12 de febrero fallecieron seis bebés en el Scaravelli, lo que desató una tormenta política, además de la preocupación social. El legislador peronista Raúl Millán pidió informes y acusó al director, Carmelo Fazzio, quien, al defenderse, circunscribió las denuncias y las preguntas públicas de Millán a meras cuestiones personales.

PREOCUPACIÓN DEL NOTTI. El 30 de diciembre del 2005, Guillermo Jorge Oliva, gerente asistencial del Hospital Notti, envió una contundente nota al titular del Scaravelli en la que solicitó tomar medidas urgentes para mejorar la sobrevida de los pacientes trasladados desde Tunuyán hasta el Notti. Oliva tomó dos casos para ejemplificar las graves deficiencias profesionales y técnicas que afectaban y, posiblemente, continúen afectando al Scaravelli. El escrito de Oliva apuntó a dos niños, un varón que ingresó fallecido y a una nena que arribó con un quiste parencefálico.

    Oliva se dirigió a Fazio en estos términos: “Solicito arbitre los medios para mejorar las condiciones de traslado de pacientes de ese hospital (Scaravelli) al nuestro (Notti). En los últimos dos meses hemos recibido pacientes muy graves o ya fallecidos sin las adecuadas condiciones en el mantenimiento hemodinámico durante el traslado, como falta de oxígeno, sin vías, SNG o medios de resucitación”. Oliva termina su escrito de manera sorprendente: “Para mejorar la sobrevida de los pacientes trasladados, ofrecemos disponibilidad de la consulta previa y la capacitación del personal por medio de pasantías en nuestros servicios críticos”.

LAS DUDOSAS COMPRAS. Días después de la muerte de los seis pequeños en febrero, llegaron al hospital dos incubadoras para terapia intensiva y, más tarde, una servocuna para acondicionar, en forma urgente, el servicio de neonatología. El equipamiento fue provisto por la firma Biónica Electromedicina, del ingeniero Oscar Alfredo Lombardo, un proveedor histórico del Scaravelli. Biónica ofició como un bombero al resolverle rápidamente un problema grave al hospital. Las incubadoras nuevas se sumaron a las que tenían inconvenientes de funcionamiento.

    Consultado por El Sol, Fazzio admitió el nuevo equipamiento pero dijo que el hospital no ha pagado nada aún por las incubadoras y que Biónica se las envió al Scaravelli bajo la figura de un comodato que, reconoció, no ha sido firmado. Es decir que, en apariencia, Biónica le prestó las incubadoras al Scaravelli mientras el hospital confecciona la licitación de compra. Sin embargo, en una serie de correos electrónicos y en un presupuesto enviado por Biónica al Scaravelli se dan detalles de lo que habría sido, a todas luces, una transacción comercial entre el hospital conducido por Fazzio y Lombardo, de Biónica. En uno de los correos se lee: “Nos comunicamos con ustedes a efectos de informarles, nuevamente, el número de cuenta en el cual deben depositar el importe correspondiente.”

    El mensaje tiene fecha del miércoles 28 de marzo del 2007. En otro correo, del 23 de marzo, desde Biónica escriben: “Señores Hospital Scaravelli –At. Dr. Fazzio– Licenciada Rodríguez. Reenviamos el mail de cotización de neonatología con los precios individuales. Lo que sugiere el señor Testa, de Medix, es que salga el pedido por lote, con precios individuales, pero el lote completo, para que se unifique el service y sea brindado por una sola empresa. Saludos. Biónica”.

    Todo indica que Biónica sugirió que el hospital confeccionara una licitación en lote con los datos proporcionados por la firma.Al mismo tiempo, remitió el presupuesto del equipamiento, que asciende a unos 140.000 pesos. A su vez, entre los escritos,Biónica envió un texto con las consideraciones y especificaciones técnicas de lo que se licitaría. Pero las incubadoras y la servocuna enviadas en marzo debían ser pagadas con un depósito en la cuenta del Banco Nación que se señaló en los intercambios de correos. Según Fazzio, cada incubadora tiene un valor superior a los 20.000 pesos.

    Fuentes del propio hospital dan cuenta de que, por cada incubadora, se habrían comprometido pagar a Biónica unos 25.000 pesos y por la servocuna, alrededor de 15.000 pesos. Las fuentes mostraron un presupuesto que ellos mismos solicitaron a una empresa del medio, competidora de Biónica, en el que se certifican valores más bajos. En concreto, el valor por una servocuna es de 8.500 pesos, mientras que una incubadora cuesta 13.500 pesos. Este presupuesto está fechado el 3 de abril.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.