access_time 18:05
|
3 de julio de 2007
|
|
TERRORISTAS

Gran Bretaña sigue alerta por atentados

Luego de los fallidos intentos para detonar explosivos en centros públicos, la policía busca a los responsables. Hay detenidos.

    La policía británica arrestó ayer a otras dos personas en el marco del reciente ataque contra el aeropuerto de Glasgow y el hallazgo de dos coches-bomba en Londres, en medio de importantes medidas de seguridad y temores a un nuevo atentado en suelo británico. Los dos detenidos son de origen escocés, de 25 y 28 años, y fueron capturados el domingo a la noche en virtud de la Ley de Prevención del Terrorismo en la zona de Paisley de Glasgow, la ciudad más grande de Escocia.
    Esas detenciones –con las que el número total asciende a siete, en el marco de los atentados frustrados en Londres y Glasgow– son el resultado de una serie de operaciones policiales intensivas, según declaró John Malcolm, vicepresidente de la policía en la región escocesa occidental de Strathclyde. Scotland Yard obtuvo ayer el permiso para mantener bajo arresto e interrogar hasta el sábado a tres de las siete personas detenidas, el médico jordano Mohamed Asha y su esposa, capturados en la autopista M16, y un hombre arrestado en Liverpool. Esa autorización habilita a Scotland Yard a mantener bajo arresto a esas personas sin formular acusación formal.
    Las otras cuatro detenciones se realizaron en Glasgow, por lo que son competencia de la policía escocesa, informó la agencia ANSA. Según los medios de Reino Unido, dos de los arrestados trabajan como médicos en hospitales británicos: un hombre de 26 años, quien viajaba en el coche incrustado contra el aeropuerto, y una mujer de 26 años, detenida en la localidad de Cheshire. Mientras tanto, una unidad de desactivación de explosivos de la policía británica debió efectuar ayer dos explosiones controladas, debido a la presencia de un paquete sospechoso en el Hospital Royal Alexandra de Glasgow, donde uno de los sospechosos del ataque al aeropuerto está siendo tratado de sus heridas.
    En un marco de gran intranquilidad, Gran Bretaña debió elevar al máximo el nivel de alerta tras los intentos de ataques que se produjeron días después de la asunción de un nuevo gobierno y una semana antes del segundo aniversario de los atentados suicidas islamitas del 2005 en la capital. Debido a la elección de estas fechas, de alto contenido simbólico, los analistas consideran que los atentados fallidos pueden estar destinados a presionar a Reino Unido para que retire sus tropas de Irak y Afganistán.
    Los acontecimientos incrementaron el temor de las autoridades y las agencias de seguridad de Reino Unido de que se enfrenta a una nueva amenaza: el uso de artefactos explosivos sencillos y de fácil fabricación para provocar pánico. Mientras, la ministra del Interior británica, Jacqui Smith, manifestó su satisfacción de que Gran Bretaña haya salido indemne de los tres intentos de atentado, tras hacer hincapié en que ello no fue producto de la suerte. “Pienso que se debe a que los ciudadanos mantienen los ojos abiertos y a que los policías mostraron un increíble valor,

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.