access_time 12:25
|
30 de marzo de 2007
|
|
PARO EN LOS HOSPITALES PÚBLICOS

Gran adhesión y apoyo de la gente

El 95 por ciento de los trabajadores de la salud participó de la medida concretada ayer y que, por primera vez, sumó a los médicos residentes. Hubo escasa concurrencia de pacientes.

    La asistencia sanitaria mendocina se vio nuevamente paralizada ayer por la medida de fuerza concretada en los hospitales públicos y centros de salud de la provincia, sumando una jornada más a la lista de 80 días sin actividades que durante su gestión debió enfrentar el actual ministro de salud, Armando Calletti.

    A la gran adhesión de médicos autoconvocados y no profesionales de la salud –que, según el ATE y el Círculo Médico de Mendoza, fue de 95 por ciento– se sumó la presencia por primera vez de los residentes, quienes unieron su voz al reclamo. El visto bueno fue general, ya que los mendocinos se solidarizaron con los trabajadores y no concurrieron masivamente a los hospitales.

    Las pocas personas vistas en los pasillos de los nosocomios –en su mayoría deshabitados– llegaron hasta allí para reprogramar sus turnos, ya que la atención ambulatoria de varias especialidades fue una de las más resentidas por el paro. No sucedió lo mismo con las guardias y los servicios de internación, que funcionaron con normalidad.

    A pesar del éxito de la medida, lo cierto es que la lucha de los profesionales de la salud parece no detenerse. Es que la semana entrante, autoconvocados y, ahora, residentes elevarán una nota al futuro conductor de la provincia, Celso Jaque, para advertirle sobre la crítica situación por la que atraviesan (ver aparte).

    LO QUE SE VIO EN LOS HOSPITALES. El Hospital Lagomaggiore fue la muestra más evidente de la repercusión de la huelga de ayer. Si bien muchos de los médicos implicados adoptaron la modalidad de paro sin asistencia, delegados gremiales del ATE apostados en el lugar informaron que el acatamiento fue de cien por ciento. Tampoco se registró gran concurrencia de pacientes e, incluso, la guardia, según la jefa del servicio, Mirtha Efimenco, estuvo tranquila durante la jornada.

    Lo que sí llamó la atención fue la ausencia de directivos en el hospital y de personal administrativo –estos últimos, al parecer, debido a que habrían adherido a la medida–. En el Hospital Humberto Notti, la situación fue algo diferente. Es que allí la atención fue casi normal –hubo guardias pasivas y activas, internación y quirófano, entre otros servicios–, pero también se registró escasa concurrencia de pacientes.

    A pesar de que muchos de los médicos que trabajan en el Notti pertenecen a Ampros –gremio que no adhirió a la medida–, hubo un gran número de especialistas que se sumó al reclamo. Lo excepcional estuvo dado por la presencia de los residentes, quienes aprovecharon la oportunidad para, por primera vez en muchos años, exponer su reclamo.

    Un cartel situado a la entrada del Hospital Central, aventuraba que allí los protagonistas del paro eran médicos autoconvocados y también concurrentes, empleados de planta, autobecados y residentes. Laura, una delegada de ATE que trabaja de enfermera en el lugar, informó que allí el acatamiento fue de 95 por ciento.

    “La gente sólo vino a cambiar turnos”, especificó la trabajadora. Según informó Héctor Mackern, secretario gremial del Círculo Médico, tanto los hospitales del Gran Mendoza, como de San Rafael y San Martín y algunos centros de salud –sobre todo los situados en Las Heras– se vieron implicados en la medida.

    LA VOZ DE LOS RESIDENTES. Por primera vez en muchos años, los residentes hicieron frente a las autoridades y alzaron su voz con un reclamo propio. Tanto en el Notti, como en el Central –por citar algunos ejemplos– se vieron carteles y hasta hubo cortes de calle de los médicos recién recibidos que cursan la especialización.

    Básicamente, según lo comentado por Daniel Abdala, residente del hospital de niños, el pedido formulado apuntó a la unificación de los salarios y el pago de un sueldo a los médicos autobecados, que trabajan a la par de sus colegas y no reciben remuneración a cambio. En el caso de los becados nacionales, según Abdala, “perciben una remuneración de 950 pesos, con la diferencia de que el mismo becado que trabaja en un hospital de Buenos Aires está recibiendo 1.700 pesos”.

    El médico indicó, además que “los becados provinciales, por su parte, reciben un sueldo de 1.600 pesos, a diferencia de la Nación, que otorga 950 pesos”. Aún más crítico es el caso de los denominados autobecados, quienes realizan las mismas funciones –90 horas semanales y 8 guardias mensuales– sin recibir pago por su prestación.

    En el caso del Notti, lo dicho fue plasmado en cientos de folletos que los médicos repartieron a las personas que llegaban al hospital, en los que, además, explicitaban qué significa ser residente.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.