access_time 19:01
|
9 de febrero de 2007
|
|
INSEGURIDAD

Golpe comando por 64.000 pesos

Una banda armada de nueve asaltantes ingresó a la Banca Nazionale del Lavoro que está en el hipermercado Makro, de donde se llevaron el dinero.

   Las puertas de la sucursal de la Banca Nazionale del Lavoro ubicada en el predio del hipermercado Makro, en Godoy Cruz, ya habían sido cerradas para la atención al público. Pero esto no fue un impedimento para que un grupo comando, integrado por nueve ladrones armados, se introdujera a la entidad bancaria para delinquir.

   Cerca de las 14.50 de ayer, una de las hojas de la puerta de blindex del banco fue derribada de un fuerte golpe, dando lugar a una abertura por donde los asaltantes hicieron su aparición. Por el relato hecho por las víctimas de este hecho, entre los que se encuentran los empleados del banco y dos efectivos de seguridad –un policía y un vigilador privado–, el accionar de los delincuentes fue de temer.

   La banda armada actuó con muchísima celeridad, utilizaron todos capuchas y en manos de cada uno de los ladrones había una pistola, presumiblemente de calibre 9 milímetros. El asalto debió haber estado cronometrado previamente, ya que según las estimaciones hechas por quienes presenciaron este hecho, el grupo comando no estuvo más de 2 minutos dentro de la sucursal.

   La hora de la siesta es el momento utilizado por los empleados bancarios para realizar los arqueos de caja y movimientos de dinero de los clientes, y esta información estaba en poder de los delincuentes. Según las precisiones hechas por las fuentes policiales que participaron en las primeras medidas por este asalto, los 64.000 pesos eran, en su mayoría, dinero de la recaudación del hipermercado Makro.

   En la playa de estacionamiento de este complejo comercial, los nueve asaltantes dejaron, por unos minutos, a los tres autos en que se desplazaban. Un Fiat Uno blanco, un Fiat Duna del mismo color y un Peugeot 405 bordó fueron los vehículos utilizados por la banda armada, de los cuales, el Uno y el Duna fueron abandonados en la calle Progreso, en el barrio Viajante, no muy lejos de donde está el Makro.

   Los dos Fiat tenían pedido de secuestro, ya que habían sido robados en los últimos días, pero con respecto al Peugeot 405, hasta ayer entrada la noche no había sido hallado. Este audaz golpe delictivo es investigado por el personal de la Unidad de Delitos Complejo, quienes tienen como principal elemento a analizar, el video de seguridad del banco.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.