access_time 19:24
|
5 de diciembre de 2018
|
Investigación en Las Heras

Giro en la causa del joven que mataron cuando fue a comprar droga

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1544048053758portada%20Ratita%20y%20Davisito.jpg
El "Ratita" y el" Davicito" se muestran juntos en las redes.

Cristian "Ratita" Sánchez y el "Davicito", un menor de edad, estaban detenidos por dos tentativas de homicidio y ahora serán imputados por el crimen de Enzo Bogado, ultimado en junio en el barrio Santa Teresita. En tanto, la Justicia pedirá que Enzo Méndez Sández, que estaba acusado por el hecho de sangre, sea sobreseído.

El asesinato de Enzo Gabriel Bogado (22) se perpetró a plena luz del día en el barrio Santa Teresita. Fue durante la siesta del viernes 1 de junio, cuando el joven padre fue alcanzado por un plomo que le impactó en la región lumbar y terminó por quitarle la vida en pocas horas. De acuerdo con la investigación, la víctima fue atacada por sujetos a los que les compraba droga.

En el inicio de la pesquisa fue señalado como autor Enzo Maximiliano Méndez Sández (22), quien momentos después de la muerte de Bogado fue capturado. Sin embargo, jamás se reunieron elementos probatorios que lo comprometieran y recuperó la libertad. En las últimas horas, la causa dio un giro de 180 grados y otras dos personas fueron sindicadas como coautoras, por lo que el Indio será sobreseído, indicaron fuentes cercanas al caso.

Más allá de eso, los nuevos sospechosos son dos jóvenes allegados a Méndez Sández. Uno de ellos es su primo, mejor conocido como el Davicito (17), un menor de edad que estaba infundiendo terror en ese sector lasherino. El adolescente fue detenido hace un tiempo tras dos tentativas de homicidio contra sus propios familiares.

Mientras que el restante es su amigo Cristian Diego Sánchez, alias el Ratita, quien había caído por uno de esos intentos de asesinato y luego escapó de una subcomisaría de la zona a principios de noviembre. El martes, este sujeto fue recapturado en el interior de una casa del citado complejo lasherino en la que tres jóvenes y un menor estaban fraccionando marihuana para ser comercializada.

Tras su detención, el Ratita fue llevado al Centro Transitorio de Detención Judicial (Cetraju), donde quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, que llevaba adelante las investigaciones por las tentativas de homicidio y acumuló el expediente del crimen de Bogado, que hasta el martes estaba a cargo de su par Gustavo Pirrello. En las próximas horas se definirá la situación los dos presuntos matadores.

El crimen

Eran alrededor de las 14 del viernes 1 de junio, cuando varias detonaciones de arma de fuego cortaron la tranquila siesta en el Santa Teresita. Gritos y corridas se sumaron al agitado episodio.

Luego, el silenció volvió y sólo quedó un joven tendido en el cruce de calles Libertad y Albox, gravemente herido. Se trataba de Enzo Bogado, con domicilio a pocos metros del lugar.

Vecinos lo reconocieron y dieron aviso a la línea de emergencias 911 y a sus familiares. Al cabo de algunos minutos, una ambulancia se llevó a Bogado hasta el Hospital Lagomaggiore, donde falleció al cabo de algunas horas. Mientras, la Unidad Investigativa Departamental Las Heras (UID) comenzaba con las averiguaciones en la zona.

En un principio se pensaba que el muchacho había quedado en el medio de un intercambio de disparos entre dos bandas delictivas antagonistas y que había resultado herido por “error”. Sin embargo, a medida que se fueron sumando testimonios, se conoció que, durante las horas previas a ser baleado, Bogado “iba y venía” desde su domicilio hasta la propiedad de la cual salieron los autores.

Al parecer, la víctima iba a esa casa a comprar estupefacientes, según sostuvieron detectives que tenían conocimiento de que el sitio estaba sindicado como uno de los quiosquitos de la barriada. Este estaba administrado por una gavilla integrada, en su mayoría, por una familia de apellido Sández, de acuerdo con la pesquisa.

Incluso, testigos aseguraron que, luego del ataque a Bogado, sujetos salieron de la vivienda con una mochila y se dirigieron hacia otro domicilio, ubicado en la manzana H del barrio Plumerillo Norte, colindante del Santa Teresita.

Debido a eso, el fiscal Pirrello, que estaba liderando las actuaciones en la escena, ordenó realizar un allanamiento en la casa señalada. Al registrarla, los sabuesos de la UID dieron con una mochila que tenía en su interior una escopeta 12.70, una tumbera y diferentes municiones.

También secuestraron un trozo de 638 gramos de marihuana compactada, lo que le dio fuerza al móvil de un conflicto por un tema de drogas. Aparentemente, existió alguna contrariedad entre Bogado y alguno de los señalados dealers que terminó mal.

Asimismo, en el lugar detuvieron a Stella Linda Sández (34), madre del Davicito, y a Cristian Sández (18) por la tenencia de las armas y la droga. Al mismo tiempo, los efectivos dieron con el Indio Méndez en las inmediaciones de la escena, quien había sido señalado como autor del disparo letal.

El sospechoso quedó detenido y, semanas después, previo a enfrentar una audiencia de prisión preventiva, la Justicia le dio el recupero de la libertad, debido a que no existían pruebas contundentes en su contra.

Ahora, luego de que nuevas pruebas apuntaran contra otros dos presuntos integrantes de la organización –el Davicito y el Ratita–, Méndez quedó prácticamente fuera de la causa. Es más, fuentes cercanas al expediente indicaron que en las próximas semanas se solicitará el sobreseimiento.

Complicados

Los otros hechos por los que están comprometidos el Davicito y el Ratita tuvieron lugar a principios del mes pasado.

El primero ocurrió el viernes 2 de noviembre, cuando el menor de edad, en solitario, baleó a Gabriela Elizabeth Sández Aguirre (38) en el Plumerillo Norte, quien horas antes había tenido un problema con su madre, según consta en el expediente.

La víctima recibió cinco disparos pero se recuperó dos días más tarde y regresó a su casa.

Ver también: Cayó el "Davicito", acusado de querer matar a sus parientes

Horas después de recibir el alta, a las 22.30 del domingo 4, un Volkswagen Gol rojo frenó frente a su casa y sujetos descargaron una lluvia de balas. En el ataque resultó herida la pareja de la víctima, identificada como Guillermo Jesús Palma Petrizani (39), quien recibió un impacto en la cabeza.

En esa oportunidad, el Davicito volvió a ser señalado como el autor, y las sospechas también alcanzaron a su compañero, el Ratita.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.