access_time 11:20
|
9 de mayo de 2017
|
Internet

Gatos, los reyes de las redes sociales

<p>Tienen millones de seguidores en Instagram y Twitter, inspiran “memes” en toda la red, y son los protagonistas de los “youtubers” cuyos vídeos más visitas cosechan.</p>

La pregunta: “¿eres más de gatos o de perros?” es de las más comunes, y su respuesta varía según la persona. Sin embargo, en internet hay un claro ganador: mandan los gatos. Conocidos como “catlebrities”, muchos de ellos son auténticas estrellas de la red.

Y es que los mininos, no solo cuentan con redes sociales felinas, como Cats Conexión y United Cats, pensadas para que los dueños orgullosos de sus gatos puedan crearles un perfil donde compartir todas sus proezas, sino que causan furor en las redes sociales humanas.

Los felinos más famosos de Instagram

A sus seis años, Nala es muy popular en Instagram, donde tiene casi 3,5 millones de seguidores. Sube varias fotos al día, que alcanzan rápidamente las decenas de miles de “me gusta”, y reciben diversos comentarios de sus fans. Pero, además de una “instagramer”, Nala es una gata.

No es la única minina que arrasa en esta red social. A Tardar Sauce, conocida como Grumpy “la gruñona” y famosa por protagonizar diversos “memes”, la siguen más de 2 millones de personas a través de su perfil de Instagram. Incluso la revista estadounidense Forbes la llevó a portada y le dedicó una entrevista.

Lil Bub es otra de las gatas más famosas de la red fotográfica. Tiene entre sus seguidores a un millón y medio de “instagramers”. La gatita, que padece enanismo, ha incentivado muchas donaciones a Pet finder.

Muy cerca se queda Venus, una minina famosa por su rostro de dos colores distintos y que ya supera el millón de seguidores en esta red gráfica.

Los hay que, sin tener tantos seguidores en Instagram, son igualmente famosos. Es el caso de Choupette, mascota del diseñador de moda Karl Lagerfeld. Roza los cien mil seguidores en Instagram, una cifra elevada pero lejos de los millones de sus otros compañeros felinos. Sin embargo, ha participado en varios proyectos de moda, belleza y cosmética y ha sido portada de Vogue.

 

“Youtubers” de éxito

Tiene casi ochenta millones de visitas, una cifra que aumenta constantemente y no se trata de un vídeo de El Rubius o Auron Play, ni tan siquiera del último videoclip de Justin Bieber. La cifra la aporta el vídeo de una gata a la que pillan desprevenida con la mano, titulado Surprised Kitty.

La plataforma Youtube ha servido para dar visibilidad, incluso, a gatos del pasado. El famoso vídeo del Keyboard Cat, en el que un gato hacía sonar un teclado musical, se grabó en los años 80, pero ha alcanzado su popularidad en la era de internet, con visualizaciones que van más allá de los 47 millones.
No es el único gato famoso por tocar este instrumento. Nora, la gatita pianista, tiene su propio canal de Youtube con más de 16.000 suscriptores, y algunos de sus vídeos alcanzan los 10 millones de vistas.

 

 

La “instagramer” Grumpy también tiene su espacio en la red de vídeos más importante de internet, con uno de ellos que supera las 20 millones de visualizaciones.

Otros mininos famosos a través de  Youtube son “El gato dramático” (“Dramatic Cat”), cuya cara de sorpresa ha sido vista por 30 millones de personas, o “The OMG Cat” (Oh, Dios mío), con más de 23 millones y medio de visitas en su vídeo.

No es de extrañar, por tanto, que  la fiebre gatuna haya servido de inspiración para productos de internet, como la ciberserie Simon’s Cat, que tiene su propia página web; o Pusheen Cat, que además de tener su libro de historietas y su blog, es el rostro de los “stickers” (emoticonos de gran tamaño) más populares de Facebook y Telegram.

Estas tendencias tal vez tengan su origen en el famoso Nyan Cat, que no era más que un vídeo en bucle cuya música se repetía todo el rato con un “gato arcoíris”, y en el que el récord estaba en aguantar el mayor tiempo posible escuchando y viendo al pixelado felino. Un juego que sigue vigente hoy día, pese a tener ya unos cuantos años.

 

De las redes a las tiendas

Las “catlebrities” extienden su fama del “mundo virtual” al físico. Sean gatos de carne y hueso, o personajes ficticios de animación en internet, muchos de ellos son iconos del “merchandising”.

Grumpy, la gatita gruñona, ha inspirado, desde tazas hasta prendas de ropa, como una camiseta que, desde hace poco, ocupa las perchas de la gigantesca cadena “Primark”.  Tiene también su propio libro y hasta una película.

La imagen de la adorable Lil Bub también aparece en vestimenta variada, bolsos, postales y pegatinas, entre otros muchos productos. Por su parte, el “Long Cat”, un minino famoso en el mundo de los “memes” a raíz de su exagerada longitud, ha sido transformado en bufandas para el cuello.

De “Pusheen” se encuentran peluches, tazas, estuches y relojes. Los variados productos del gato de los “stickers” están disponibles hasta en la cadena de venta “online” Amazon. Lo mismo sucede con los productos del “Nyan Cat”, de cuyo furor se han aprovechado también los artesanos de Etsy.com y los vendedores de Ebay. En definitiva, los gatos venden.

Los gatos, queridos no sólo en internet

Los gatos tienen incluso un día mundial, el 20 de Febrero. La fecha, que conmemora el fallecimiento de Socks, mascota del expresidente Bill Clinton y primer minino de la Casa Blanca, se celebra especialmente en las redes sociales.

No es la única fecha importante para estos animales. A lo largo del año, se celebran distintos festivales de temática felina, como el Cat Video Festival, que lleva celebrándose desde 2012 y ha adquirido carácter internacional.

Toda esta fiebre felina no está limitada al espacio virtual, que no supone sino una muestra más del amor hacia los gatos, algo que ya tiene representación en diversos lugares del mundo.

En Roma, capital de Italia, se encuentra el Santuario de los Gatos. Situado en Largo di Torre Argentina, una plaza que alberga las ruinas del Teatro de Pompeyo y de cuatro antiguos templos, este gran refugio felino se erige en el mismo lugar que vio morir a Julio César.

Otro enorme santuario felino es The Cat House on the Kings, en California, Estados Unidos, a cargo de la sexagenaria amante de los gatos, Lynea Lattanzio. En su residencia ofrece consejos, gestiona adopciones, y acoge a más de un millar de mininos.

 

Pero los gatos, además de refugios, cuentan con hoteles y cafés exclusivamente pensados para ellos. Algunos son, incluso, alojamientos de lujo, como el hotel “Catzonia” en Kuala Lumpur, Malasia; la “Gatosphera” de Madrid, España; o el “Ings”, situado en Yorkshire del Oeste, Inglaterra.

Los bares felinos se inspiran en un modelo de establecimiento recurrente en Japón, como el “Temari no Ouchi” de Tokio,  y ocupan ahora diversas ciudades del mundo: “La Gatería”, en México DF; el “Totnes Cats Cafe”, en Devon, Inglaterra; “La Gatoteca” de Madrid, España;  el “Cat Cafe Neko no Niwa”, de Singapur, el “Cat Town” en Oakland, EE.UU; el Museo del Gato de San Petersburgo, Rusia; o “Le Café des Chats” en París, Francia, son solo algunos de los nombres de estos locales donde los amantes de los gatos pueden degustar una bebida en compañía de estos animales.

Los gatos son, en resumidas cuentas, de los animales más queridos por los seres humanos. Un afecto que deja huella en las redes, y fuera de ellas.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.