access_time 15:53
|
29 de octubre de 2009
|
|
SAN LORENZO - ARSENAL

Ganó de guapo y se mantiene en la pelea

El Ciclón fue siempre en desventaja pero, sobre el final, terminó ganando un partido muy complicado ante los del Viaducto, que le sirve para seguir prendido en la lucha por el título.

    Sin jugar bien, pero con ímpetu, coraje y buenas actuaciones individuales, como las de Diego Rivero y Cristian González, San Lorenzo le dio vuelta a Arsenal de Sarandí un partido que venía muy chivo, y por eso lo ganó, merecidamente, 3 a 2. Si bien el mayor mérito fue de San Lorenzo, será imposible obviar que Arsenal pecó de falta de peso ofensivo, con la gran excepción de Franco Jara, para liquidar el encuentro cuando lo ganaba 2 a 1. El triunfo, además de la lógica satisfacción por haberlo conseguido después de estar perdiendo en dos ocasiones, tiene un sabor especial, porque lo mantiene prendido en la pelea por el título. Ninguno de los dos equipos se había acomodado, cuando el marcador estaba 1 a 0 en favor de los del Viaducto, gracias a un preciso toque de Franco Jara, que aprovechó la ventaja que le dio a una defensa muy mal parada, sobre la salida desesperada de Pablo Migliore.
    Corrían apenas 4 minutos y, a partir de entonces, quedarían en evidencia algunas cosas que se irían acentuando con el correr del partido, en uno y otro equipo. Dentro de ese contexto, Arsenal se mostró como un equipo más ordenado, especialmente a la hora de defender, y práctico, cuando trató de llegar al arco azulgrana. Tuvo a Jara como su hombre más peligroso, porque de sus pies salieron un par de remates que obligaron muy buenas intervenciones de Migliore. San Lorenzo, en cambio, tuvo terreno ypelota, pero ninguno de sus jugadores, con excepción del Kily González, supo qué hacer con el balón cuando lo tuvo en sus pies. Es más, el empate llegó casi por casualidad, cuando Diego Rivero, desde unos 30 metros, sacó un derechazo que, tras desviarse en Matellán, se introdujo en el arco defendido por Campestrini.
    Después del 1 a 1, el panorama del juego no cambió. Ninguno de los dos no tuvo demasiadas ideas, y los arqueros no sufrieron muchos sofocones. Simeone fue el primero que quiso cambiar la historia, pero su intención recibió un cachetazo muy pronto, cuando, a los 5 minutos, Cristian Tula metió un cabezazo que introdujo la pelota dentro del arco, a pesar del esfuerzo de Migliore. El Ciclón pareció sentir el golpe, y Jara pudo liquidar el partido, pero un violento derechazo suyo estrelló la pelota contra el palo izquierdo. La jugada que pudo terminar en el tercer gol de Arsenal, despertó a San Lorenzo. A pesar de ciertas carencias, los locales se lanzaron sobre el campo del equipo de Jorge Burruchaga decididos a buscar el empate y luego la victoria.
     A los 23 minutos se armó una jugada por derecha, la pelota le cayó a Gonzalo Rovira, quien ingresó por el inexistente Fabián Bordagaray, y sacó un violento zurdazo que infló la red del arco defendido por Campestrini. Arsenal no reaccionó, y San Lorenzo, lejos de conformarse, fue por más y tuvo su premio a los 40, cuando el Kily aprovechó un rechazo de la defensa visitante. El volante despachó un tremendo zurdazo, que en el camino se desvió en el Papu Gómez (¿en off side?) para desviar la trayectoria y descolocar a Campestrini. No hubo mucho tiempo para más, especialmente porque Arsenal no tenía ni tiempo ni temple para llegar, aunque más no fuese, al empate. San Lorenzo no jugó bien, pero, a cambio de eso, ofreció otros argumentos para llevarse la victoria.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.