access_time 10:50
|
13 de marzo de 2018
|
España

Gabriel fue estrangulado el mismo día que desapareció

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1520793195652cruz.jpg

Así lo determinó la autopsia. La policía española investiga si la pareja del padre actuó sola o tuvo un cómplice.

Tras 12 días con el alma en vilo, agentes de la Guardia Civil detuvieron este domingo a Ana Julia Quezada en la localidad de Vícar (Almería), a unos 60 kilómetros de Las Hortichuelas. La pareja del padre de Gabriel Cruz fue sorprendida mientras trasladaba el cadáver del niño en el baúl de su auto. El cuerpo tenía restos de barro y se encontraba envuelto en una manta.

Según informó el Ministerio del Interior, Ana Julia Quezada Cruz, a la que la Guardia Civil interrogó el pasado miércoles, fue detenida cuando transportaba el cadáver desde un pozo en el que se encontraba hasta otro lugar donde pretendía esconderlo. La arrestada había acudido por el cuerpo del pequeño tras haber acercado al padre del menor a otra zona de Almería.

El resultado de la autopsia, practicada en el el Instituto de Medicina Legal de Almería, es clave para determinar qué pasó durante las últimas horas de vida del niño, al que se perdió el rastro el pasado 27 de febrero cuando salió de casa de su abuela para ir a jugar a una casa de unos primos a unos 100 metros de distancia, pero nunca más volvió.

Ana Julia se convirtió en sospechosa desde el principio para la Guardia Civil al no tener una coartada clara en el momento de los hechos y al asegurar que había perdido su móvil en dos ocasiones. Todas las miradas se posaron de nuevo en ella cuando apareció la camiseta blanca del niño, que contenía restos de ADN de Gabriel.

La ahora detenida aseguró haberla encontrado en uno de los rastreos en que participó, pero el punto del hallazgo, cercano a las balsas de la depuradora de Las Negras, ya había sido peinado sin resultado positivo. La camiseta, además, estaba seca y, aunque esa mañana lució el sol en Almería, todos los días anteriores habían sido de lluvia intensa.

La aparición de la camiseta forzó a la Guardia Civil a rastrear en el interior de las balsas sin resultado alguno y, durante los dos días que duró la búsqueda los interrogantes en torno a la prensa y las circunstancias de su hallazgo, incomodaban al entorno de la familia. El pasado miércoles, Ana fue citada en la Comandancia de Almería, en un encuentro que fuentes de la investigación calificaron como "rutinario", mientras los portavoces de la familia negaban rotundamente una cita que confirmó Interior.

También se ha sabido ahora que una hija de Ana Julia falleció en Burgos al caer desde una ventana cuando tenía 4 años. El caso fue considerado muerte accidental y fue archivado, aunque, según ha manifestado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ahora se revisará para que ver qué es lo que ha pasado.

La Guardia Civil inspecciona la finca de la localidad nijareña de Rodalquilar en la que se encuentra el pozo en el que supuestamente ocultó Ana Julia Quezada el cadáver del niño. Desde primera hora de la mañana, miembros de la Policía Científica se encuentran sobre el terreno y el entorno ha sido acordonado para evitar el paso de los numerosos medios que se encuentran en la zona próxima a la finca, propiedad de la familia del menor fallecido.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.