access_time 18:09
|
19 de agosto de 2006
|
TEATRO

Furriel y Fal, en el Mendoza

Los actores llegan a la provincia para presentar La Malasangre.

    Joaquín Furriel, convertido en uno de los galanes del momento por su participación en la tira Montecristo (emitida por Canal 9 Televida) junto a la reconocida actriz Carolina Fal, se subirán a las tablas del teatro Mendoza (San Juan 1437, Ciudad) para dar forma a La Malasangre. La pieza, escrita por la dramaturga argentina Griselda Gambaro, relata una historia de amor situada en la época de Rosas, con todas las características típicas de la Argentina de esa época.

LA HISTORIA SE REPITE. Retomando la ya conocida historia de Camila O’Gorman y el cura Ladislao, quienes fueron protagonistas de un amor clandestino, esta prestigiosa dupla hoy transita por el mismo camino. A partir de la creación de Griselda Gambaro, la pieza propone elementos como un amor imposible, diferencias sociales, y la pasión que todo lo puede, rasgos característicos de la Argentina del siglo XIX. La Malasangre relata la pasión suscitada entre Rafael (Furriel) y Dolores (Fal), un amor prohibido que se desarrolla en el marco de una sociedad cerrada, donde está claramente definido qué es permitido y qué no lo es.

    Por eso, la actitud de Dolores y su conflicto se insertan en un espacio más amplio que el puramente privado y familiar. Si la protagonista vive su historia de amor prohibido, si crece con sus sentimientos después de su altivez y frivolidad de niña caprichosa, es porque lo elige. Se reconoce en su amor y pelea por él, a su manera, con los medios que tiene. Así, La Malasangre, con su “yo me callo pero el silencio grita”, señala que, de algún modo, el poder omnímodo fracasa con su imperativo de sumisión total mientras se le oponga, aunque sea, una sola e inerme criatura.

LOS PROTAGONISTAS. La obra teatral cuenta con la participación especial de reconocidas figuras, como Carolina Fal, Joaquín Furriel, Lorenzo Quinteros, Catalina Speroni, Luis Ziembrowski, Leonardo Saggese, Stella Galazzi. Bajo la dirección de Laura Yusem, la asistencia de Romina Chepe, escenografía de Graciela Galán y el vestuario de Renata Schusheim, tomará forma esta puesta que, en un principio, fue expresamente ideada para ser interpretada por Soledad Silveyra. En su estreno, allá por 1982, la pieza fue protagonizada por una tímida Silveyra junto al entonces joven Oscar Martínez, logrando el reconocimiento de los espectadores por su brillante labor en escena.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.