access_time 12:13
|
8 de agosto de 2006
|
SEMANA CLAVE PARA LA INTERNA DE LA UCR

Fuerte mensaje de Cobos al iglesismo

Desmintió que exista ?persecución política? en el Ejecutivo y advirtió que no permitirá que nadie interfiera en la gestión de gobierno. Además, acusó a los legisladores que responden al ex gobernador de frenar los proyectos que envía a la Legislatura

        En el inicio de una semana que estará marcada a fuego por la interna del radicalismo, el gobernador Julio Cobos envió un fuerte mensaje de autoridad a los legisladores que militan junto a Roberto Iglesias. “Nadie va a condicionar mi gestión de gobierno”, bramó ayer Cobos, en relación a la queja de casi la totalidad del bloque de senadores de la UCR, quienes calificaron, la semana pasada, a los despidos de funcionarios de segunda línea ligados al iglesismo como un acto de “persecución política”.



        En un primer encuentro con la prensa, el gobernador ratificó que los cambios de nombres que realizó en el gabinete “tienen que ver con la gestión, y en eso nadie va a interferir”. Y reiteró la idea en las puertas de la vicaría del barrio Bancario, luego de la misa por San Cayetano: “No voy a someter a consideraciones ningún tipo de medida que tenga que ver con mi gestión”, aseguró.


LOS CASOS.


       Si no fuera por la furia que provocó en el seno del oficialismo, los cambios de funcionarios que efectuaron los ministros de Cobos habrían pasado desapercibidos para todo el mundo, ya que los que se fueron son figuras absolutamente menores. Sin embargo, ayer, el mandatario dio precisiones respecto de un par de casos. Primero, sostuvo que no puede tener de asesores suyos “a personas que hablen mal del gobernador o agravien su investidura”.


     Aunque no lo nombró, Cobos se refirió así al ex asesor Omar Larregle, un aguerrido militante iglesista de San Rafael que tuvo un triste paso como funcionario (fue director de Ancianidad, pero lo echaron por haberles quitado pensiones a los abuelos del hogar Santa Marta). Además, Cobos reiteró que tampoco pueden quedarse en el Gobierno aquellos funcionarios que insistan en reclamar la devolución del recorte salarial que se aplicó entre el 2002 y el 2003. El gobernador, en este caso, habló de Mario Campos, quien hasta la semana pasada era coordinador de la DGE, y Roberto Grillo, a quien ya habría decidido despedir de su cargo como representante del Estado provincial en la empresa eléctrica Edemsa.


GOBERNABILIDAD.


        Cobos reafirmó ayer que el iglesismo no le puede poner condiciones para tener una reunión. Los senadores de este bando insisten en tener un encuentro a solas para hablar de la “persecución” que, a su juicio, han emprendido los ministros Sergio Marinelli, de Gobierno, y Sergio Pinto, de Desarrollo Social. “Yo no pongo condiciones, y eso que varios de los que piden hablar conmigo hablan mal del gobernador”, expresó. Y fue más allá: acusó a los legisladores del iglesismo de no apoyar plenamente las medidas de gobierno. “Cuando hay apoyo, se apoya a ojos cerrados, no con condiciones”, opinó, y acusó al iglesismo de demorar y “hurguetear (sic) las leyes, para encontrar no sé qué cosa”.



       El mandatario admitió así, por primera vez, que la interna está frenando la sanción de leyes importantes para el Gobierno. Sin embargo, a la vez negó que la interna afecte la gobernabilidad de la provincia, como advierte el iglesismo. “A mí con ese cuento de la gobernabilidad no me van a venir a presionar, ni me van a correr con la vaina. He gobernado y gobierno con bastante dificultad”, se envalentonó.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.