access_time 19:42
|
25 de septiembre de 2009
|
|
DECLARÓ AYER EN TRIBUNALES

Fuenzalida ratificó que el magistrado falsificó el expediente

El hombre que denunció al fiscal especial Eduardo Martearena se presentó a declarar ayer en la fiscalía de Virginia Rumbo y ratificó las acusaciones por la presunta falsificación del expediente que lo tiene como imputado

    El hombre que denunció al fiscal especial Eduardo Martearena se presentó a declarar ayer en la fiscalía de Virginia Rumbo y ratificó las acusaciones por la presunta falsificación del expediente que lo tiene como imputado. Se trata de Pedro Fuenzalida, quien llegó acompañado por su abogado, Guillermo Gorelick. Allí también estuvo presente Martearena, quien asumió su defensa. Para sorpresa de las partes involucradas, el abogado Pablo Cazabán –socio de Gorelick y hermano del secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán–, quien en la causa cumple la función de testigo, no se presentó a brindar su versión de los hechos, situación que molestó a Rumbo. Ante esto, la fiscal sustituta decidió pasar la audiencia para el lunes a las 17.

    Estaba estipulado que Fuenzalida declarara a las 18, mientras que Cazabán debería haberlo hecho a las 19. A las 18.10 asomaron por las escaleras de Tribunales las cabezas de Gorelick, Fuenzalida y Martearena, que, a pesar de haber llegado juntos, ni se miraban. El clima estaba tenso y algunos testigos del encuentro dijeron que hubo fuertes intercambios de posturas durante de la declaración. Recién a las 18.45, los tres se sentaron frente a Rumbo, y durante media hora estuvieron declarando. Según deslizaron algunos empleados judiciales que presenciaron la audiencia, “se vivieron momentos de mucha rigidez”.

    Gorelick manifestó que, durante la declaración, su defendido sólo ratificó la denuncia realizada el 25 de agosto. “No había mucho más para agregar, así que ratificamos lo que declaramos en un primer momento”, señaló el letrado. Fuenzalida, quien es un bombista de una estación de servicio, fue imputado por el fiscal especial por una estafa con tickets de combustibles del Ministerio de Seguridad. En esa ocasión, Martearena había solicitado ante un juez de Garantías que se le intervinieran las llamadas telefónicas a Fuenzalida. Pero esta medida fue rechazada.

    Lo que se expresa en la demanda es que Martearena habría fabricado una denuncia igual a la anterior contra Fuenzalida para poder solicitarle a otro juez de Garantías que le intervinieran el teléfono al sospechoso. En esa oportunidad, la solicitud fue aceptada por el magistrado. El hecho salió a la luz cuando el segundo expediente llegó a manos del primer juez –la magistrada Alejandra Mauricio–, quien inmediatamente reconoció la denuncia que hacía un tiempo había rechazado.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.