En vivo: River iguala ante Colón en el Monumental
access_time 11:22
|
2 de mayo de 2007
|
|

Fruta amarga

Julio Cobos dejará el Gobierno a fin de año con un rosario de logros palpables y concretos en muchos aspectos

    Julio Cobos dejará el Gobierno a fin de año con un rosario de logros palpables y concretos en muchos aspectos. Pero no brillarán por culpa de la maldita inseguridad, lejos, su talón de Aquiles. Él lo sabe.Y quizás por eso ayer le habló al más común de los mortales, al hombre de barrio y a doña Rosa, quienes añoran vivir en la placidez de la aldea mendocina de algunos años atrás.Hice y hago todo lo que estuvo y está a mi alcance pero el resto no me comprende, pareció ser la síntesis de sus palabras. Sabe bien que se ha internalizado eso de que “el delincuente entra por una puerta y sale por la otra” y que la culpa es del criterio de los jueces.

    Pero doña Rosa quizás no sepa que, técnicamente, la situación no es como la describe el gobernador, quien no entró en esas nimiedades de la letra del Derecho Penal. Es más, se quejó porque los jueces le responden con la letra del Derecho y no con la de la razón.¿Cómo debe responder un juez, un fiscal, si no es con la aplicación de las leyes y el seguimiento fiel de la letra de las normas? Lo contrario sería totalitarismo.

     En Mendoza y en el país, el delito con armas no sólo está penado, sino que no es excarcelable. La pena va de cinco a quince años de prisión y los atenuantes, en la mayoría de los casos, la reducen, aunque igualmente debe cumplir cárcel efectiva. Es el criterio más común, conocido como la Teoría de Núñez. Además, en el país, desde la aplicación de lo que se conoce como el agravante Blumberg, las excarcelaciones se han endurecido notablemente.

    Cobos comenzó a retirarse y lo hace con un gusto amargo, porque hoy no luce –como pretende– que el desempleo esté en 3,5 por ciento, como tampoco que se hayan construido casi 8.000 viviendas o que la inversión en educación haya sido históricamente una de las más importantes y que, con la inestimable ayuda del presidente, esté en marcha una notable cantidad de obras públicas estructurales.

    La gestión se le termina y ve venir la flecha que se le clavará en el talón. Entonces, se mezcla con sus conducidos, con los más comunes de todos, y no sólo habla como ellos sino que hasta parece sentir como ellos y les dice lo que quieren que se les diga, muy lejos del estadista. El problema es que casi nunca las soluciones reales a los problemas reales provienen de los más encendidos discursos demagógicos. ¿O será que arrancó la campaña y no nos dimos cuenta?

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.