access_time 11:12
|
19 de noviembre de 2009
|
|
REPECHAJES

Francia, de la mano de Henry

Les Bleus le empató en el suplementario a Irlanda y se metió en Sudáfrica 2010. Thierry acomodó dos veces la pelota con el brazo antes de asistir a Gallas en el gol.

    Francia se convirtió ayer en el último país europeo en clasificar al Mundial de Sudáfrica 2010 al empatarle a Irlanda 1 a 1 en París en la prórroga del partido de vuelta del repechaje eliminatorio, con un controvertido gol de William Galas, luego de recibir un pase de Thierry Henry, quien, previamente, dominó el balón dos veces con su brazo izquierdo. Francia había ganado a Irlanda el sábado 1 a 0 en Dublín y se encontró en un partido muy reñido después de que Robbie Keane convirtiera a los 33 minutos del primer tiempo.

    A pesar de padecer numerosos sustos, el equipo dirigido por Raymond Domenech consiguió el gol que necesitaba en el primer tiempo de la prórroga a través de Gallas, aunque claramente Thierry Henry había controlado la pelota con la mano antes de hacer el pase a su compañero, autor del gol de los locales. Francia empezó el partido con nerviosismo en el Stade de France, en Saint Denis. Una situación que no contribuyó cuando Sebastien Squillaci tuvo que remplazar a Julien Escude, quien había sufrido una lesión en su nariz.

    Sin dudas, Irlanda fue la que estaba mejor parada en la cancha, y Francia necesitó que su arquero Hugo Lloris evitara a los 24 minutos que Keane pusiera al frente a la visita. Dos minutos después, Kevin Doyle estuvo cerca de concretar tras un centro de Liam Lawrence, mientras los irlandeses continuaban dominando en la posesión del balón. Todavía hubo tiempo para otra acción de Keane, pero no logró controlar la pelota, lo que hizo que se agregara el tiempo suplementario al partido.

    En la primera mitad de la prórroga, los franceses buscaban desesperadamente la igualdad, mientras Irlanda esperaba el contragolpe. Y a los quince minutos de la primera parte del suplementario, Les Bleus dispuso de un tiro libre frontal ejecutado por Patrice Evra, Henry bajó la pelota con el brazo izquierdo y la acomodó con su mano antes de enviar un centro a media altura para que el defensor William Gallas, de cabeza, lograra la igualdad. Sin embargo, ni el árbitro sueco, Martin Hansson, ni su asistente anularon la acción y convalidaron el gol del equipo local.

    Irlanda arremetió en los últimos 15 minutos de partido para lograr su clasificación, pero se quedó con un empate que finalmente fue favorable para los franceses. Los casi cinco mil irlandeses que habían llegado a Francia se habían ilusionado con una victoria en París, que no se registraba desde 1932, pero tras el suplementario, el empate le dio el pasaje a Francia, subcampeón mundial, que, de manera ilegal, consiguió su boleto a Sudáfrica 2010.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.