Coronavirus en Mendoza: 106 casos nuevos
access_time 09:55
|
2 de diciembre de 2009
|
|
Fondos públicos, en la mira

FOPEA presentó su primera investigación periodística: "Sub$idios", de la política

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/033/658/000033658-200912foto_sj7r2-600.jpg

El Foro de Periodismo Argentino dio a conocer una investigación sobre los millones de pesos que destina el Gobierno a organizaciones sin fines de lucro. Esos fondos esconden serias irregularidades: desde entidades truchas a cajas para alimentar a la política y a los políticos. Mirá la nota y el video.

El Gobierno y el Congreso subsidian a gente que no lo necesita.

Millones y millones de pesos terminan cada año en cuentas de otros políticos, familiares, empresarios, famosos, amigos y conocidos, según comprobó el Equipo de Investigación del Foro de Periodismo Argentino (Fopea) tras hurgar dos meses en los distritos de la burocracia estatal.

Se trata de dineros públicos.

Pero la política no elige transparentar el manejo: hay que pedírselo, invocando el decreto 1.172/03 de acceso a la información. (Y a veces no cumple.)

Tampoco a quienes llegan los subsidios les parece necesario explicar en qué gastan los fondos del Estado.

En la inmoralidad de ciertos silencios, uno que calla otorga y otro que calla recibe.


POR ABEL ESCUDERO ZADRAYEC Y RICARDO L. MOSSO

Gobierno:
billetes a la bartola



Llamémoslo Bartolo, por tres razones: 1) el hombre exige anonimato, 2) su abuelo quería que le pusieran Bartolomé y 3) repite el verbo "bartolear".

-El Gobierno bartolea mucha guita en subsidios -dice Bartolo, que trabaja para el Gobierno pero no en la primera línea. Tampoco en la segunda: es, más bien, un empleado poco político, un técnico sin compromiso partidario que de lunes a viernes ve pasar los dineros públicos por la computadora que usa en el Ministerio de Economía de la Nación.

Llamémoslo Bartolo, entonces, y esperemos a que termine de revolver el café (el dedo meñique de la mano derecha separado de la cucharita) así sigue:

-Y no está mal. ¡Si en el país hay 10-12% de pobres según mis amigos del INDEC y el doble real...! No está mal que el Estado financie ONG que ayudan a los que menos tienen -dice-. El problema es cuando bartolean en favor de los que tienen mucho.

-¿Y por qué no lo denunciás?

-Porque no es necesariamente ilegal. Sí es inmoral.

Según el Presupuesto 2010, durante el año del Bicentenario el Gobierno nacional dispondrá de unos 6.300 millones de pesos para subsidiar entidades sin fines de lucro.

Se trata de "una de las principales fuentes de gasto público discrecional", una manera elegante de decir que hace lo que quiere con esa plata, de acuerdo con un informe sobre transparencia del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC). La entidad marcó otras dos razones por las que los subsidios "son irresistibles para los políticos": 1) benefician a un sector específico y el resto de la sociedad paga los costos de manera difusa y 2) la gente no tiene información, se restringe el control social y aumentan las posibilidades de corrupción y clientelismo.

Durante tres años, el CIPPEC se dedicó a pedirle datos al Poder Ejecutivo sobre los subsidios que otorga. Y elaboró un índice de transparencia: en promedio, no se sabe dónde van a parar casi cuatro pesos de cada diez que salen.

-El escenario empeoró en los últimos dos años -sostiene Victoria Pereyra Iraola, coautora de los informes-. Es por falta de voluntad política: cuanto menos transparencia, más oportunidad de corrupción.

Mediante el decreto 1.172/03 de acceso a la información pública, el Equipo de Investigación del Foro de Periodismo Argentino (Fopea) presentó  pedidos en dependencias gubernamentales para conocer cuánta plata entregan, a qué instituciones y para qué.

Aun con demoras o imprecisiones, contestaron todas menos tres: la Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Economía y la Secretaría General de la Presidencia.

En esos listados aparecen varias sorpresas. Hay amigos, ricos y famosos, cajas políticas, entidades poderosas, beneficiarios insólitos...

A la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) le da para financiar una revista propia bastante cara y un par de iniciativas de un millonario, por ejemplo.

La publicación se llama Hablemos y la edita Fundación de las Américas, que recibió en los últimos cuatro años más de 1.600.000 pesos (ver "Un negocio..."). Y el millonario es el conductor televisivo Marcelo Tinelli, que le pidió dinero al Estado para hacer dos actividades y el Estado se lo dio (ver "Gestito de Ideas").

El responsable de la Secretaría es José Ramón Granero, un ex vicegobernador de Santa Cruz que fue antikirchnerista hasta que Néstor Kirchner asumió la Presidencia en 2003.

Según la resolución 04/09 de la Auditoría General de la Nación, el plan nacional contra las drogas que comanda la Sedronar "no se erigió en un instrumento eficaz para enfrentar el problema".

Atiende una voz melódica y bajita:

-Estudio, buen día.

-Ah, perdón, pensé que estaba hablando con la fundación...

-Sí, sí, es acá.

-¿La Fundación Jama, de la diputada Carolina Moisés?

-Es de la madre, Graciela Suárez.

(En los últimos dos años el Ministerio de Desarrollo Social le giró 345.300,53 pesos a la Fundación Jama de San Pedro, Jujuy. Y la Cámara de Diputados le entregó 12.000 pesos en 2006, $ 22.000 en 2007 y $ 10.000 en 2008.)

-¿Me podría informar en qué gastaron el dinero que les mandó el Estado?

-Primero debería pedirle autorización a Carolina.

-¿No es Graciela la responsable?

-Bueno, sí.

(La respuesta todavía no llegó. Se supone que la diputada Moisés ha tenido un cierre de mandato turbulento. Había sido una férrea crítica del proyecto de la ley de Medios pero, en un gesto que le valió acusaciones de haber vendido su voto, acabó dando un potente discurso a favor. Sobre su madre, se desconoce si ha estado demasiado ocupada o qué.)

A otras instituciones que albergan a políticos y empresarios también les llega dinero del Gobierno.

Mucho dinero.

Tres casos:

1) La COPPPAL, Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe, se fundó hace 30 años como un foro de partidos "nacionales y populares". Desde 2005 ejerce la presidencia el peronismo, con el ex gobernador, ex senador, ex diputado y ex ministro Antonio Cafiero; desde 2005 recibe millones de pesos.

2) El CARI, Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, estimula "el estudio y el debate de los problemas internacionales". Lo dirige el ex canciller de la Alianza Adalberto Rodríguez Giavarini e integran el Comité Ejecutivo, entre otros, los ex candidatos a presidente José Octavio Bordón y Roberto Lavagna. Cancillería le destinó al menos $ 2,1 millones entre 2006 y este año.

3) La FAM, Federación Argentina de Municipios, nuclea a intendentes de todo el país dedicados a "fortalecer una democracia participativa, pluralista y federal". Le dieron más de un millón y medio de pesos en los últimos cuatro años. Y según consta en la Inspección General de Justicia, no presentó ni un solo balance obligatorio.

Las tres entidades coinciden en otra cosa: aunque están integradas por gentes de la democracia, ninguna explicó qué han hecho con esos dineros públicos. El Equipo de Investigación de Fopea intentó durante más de 45 días. Y consiguió promesas incumplidas y ásperos silencios. Ningún papel de respaldo, ninguna rendición.

El origen geográfico de una ONG debe de ser una gran ayuda. Lo mismo que su afinidad con el poder.

Por algo les llegaron varios miles de pesos a los clubes Bancruz y Británico, a la Mutual de Empleados Municipales y al grupo de jardinería José Crisante Poseiro. ¿Acaso hay algo que los una? Sí: son todos de Río Gallegos, Santa Cruz, la tierra K. Y el dinero salió de la Secretaría General de la Presidencia, casualmente una de las dependencias que no cumplió con el pedido de información que hizo el Equipo de Investigación de Fopea. (ver "Deudas y falta de transparencia...")

Con razón, el Ministerio de Desarrollo Social es una de las principales fuentes de subsidios.

Su resolución 2.458/04 explicita claramente esa razón: el dinero se destina a "sectores con alta vulnerabilidad social y población con necesidades básicas insatisfechas".

Sin embargo, desde que la Secretaría de Deporte pasó a su órbita en 2007 parece que el tipo de destinatario se amplió... casi hasta el extremo opuesto: ahí están los 2.260.758,75 pesos que fueron a la Federación Argentina de Yatching o los 2.530.778,76 pesos que le giraron a la Confederación Argentina de Hockey.

Y hablando de deportes: todos sabemos que el ex presidente Néstor Kirchner es fanático de Racing Club de Avellaneda.

También sabemos que conserva cierto poder en el gobierno de su esposa, Cristina Fernández.

Por eso resulta MUY curioso que este año, según los registros oficiales, el Ministerio de Desarrollo Social que comanda su propia hermana, Alicia, le haya destinado cinco veces más plata a Independiente que a Racing: 152.762,20 pesos para uno y $ 30.759,70 para el otro.

¿Lo sabrá Néstor? ¿Se pondrá nervioso?

Congreso: plata fresca
para quintas propias


Los diputados y senadores nacionales entregan becas y pensiones que implican, a veces, una buena ayuda social. Pero también aquí se bartolea, que en este caso significa que se envían fondos para “fundaciones” amigas. El Equipo de Investigación de Fopea se metió a hurgar. Y también encontró muchas sorpresas.

Los legisladores nacionales otorgaron, durante 2008, “ayuda social” por más de siete millones de pesos, exactamente $ 7.480.400. La cifra -que incluye subsidios,  becas a estudiantes y pensiones graciables- se compone de unos seis millones -$ 6.112.400- entregados por la Cámara de Diputados y de los $ 1.368.000 que donó el Senado.

Los controles son nulos, o casi. Según las reglamentaciones del Congreso, a quién y cuánto dinero otorgan queda sujeto al criterio personal de cada representante. El único requisito es que las organizaciones que reciben los subsidios estén autorizadas por el registro de personas jurídicas del distrito al que pertenecen. La realidad es que muchas ONG subsidiadas no presentan a tiempo (a veces nunca) los balances que les exige la ley.

Un legislador nacional –que también pidió reserva de identidad, como Bartolo- le reveló al Equipo de Investigación de Fopea que cuando en 2005 ingresó en el Congreso un colega "muy conocido" de su partido le pidió que derivara el dinero que tenía disponible a su fundación. A pesar de ser "nuevo", la fuente se negó y terminó otorgándoles las donaciones a asociaciones civiles de su provincia y de su confianza.

El senador radical Gerardo Morales opina que los subsidios que otorga la Cámara Alta implican “ayuda social pero en un marco de la mayor transparencia", y aseguró que publica los que él gestiona en su sitio web. "Cuando denunciamos clientelismo -dice el jujeño-, nos referimos a mecanismos que mantienen como rehenes a las personas que, por no tener recursos, deben pedirlos a punteros, quienes los otorgan discrecionalmente a cambio de que esa persona quede a merced de actos o cortes de ruta". Morales le apunta a Milagro Sala, la más famosa piquetera jujeña.

La Cámara de Diputados presenta en su sitio de Internet la razón social de los receptores de los subsidios en una sola “lista sábana", pero oculta el nombre de los diputados que otorgan el dinero. Y los datos más recientes disponibles son de 2008. Este año, cada uno de los 257 diputados contó con un máximo de $ 22.000 para subsidios, $ 13.000 para becas y $ 3.000 para pensiones.

El Senado es un poco más transparente. En la página cuelga información de entre 2004 y 2009 con los montos, destinatarios y otorgantes de la ayuda económica. Es un avance que incorporó tiempo después de la crisis de 2001. Pero no por eso deja de esconder sorpresas.

El senador por Misiones Luis Alberto Viana se las habría arreglado para cubrir gastos de la Fundación Misiones 2016, que él creó y es parte de su armado político en su provincia. Y eso habría sido por medio de una maniobra: entre 2006 y 2009, le otorgó $ 70.000 a dos ONG que –tal como confirmaron varias fuentes- son la misma con distinto nombre: Instituto de Género y Desarrollo Humano (conocido por su sigla, IGEDHU) e Instituto de Género y Desarrollo Humano Un Lugar en el Mundo. Viana no es integrante de esas entidades pero su directora, Silvana Martínez –reconocida en Misiones por su trabajo sobre violencia contra la mujer- dicta cursos para futuros “cuadros políticos” que organiza Misiones 2016. Así, el círculo del autofinanciamiento se cierra.

Y hay más: la Fundación Misiones 2016, según comprobó Fopea, funciona en las mismas oficinas donde Viana realiza sus actividades políticas en Posadas. "El senador no me dio ninguna respuesta y ahora viaja al exterior por 20 días", fue todo lo que explicó su secretaria luego de varios llamados.

Oscar Benini, codirector del semanario El Parlamentario, asegura: “Me consta que han organizado fundaciones y ONG justamente para las campañas. Y habría que estudiar cuántas se crean para las épocas de elecciones”.

Para evitar el mal uso de los fondos del Congreso, “el error es creer que alcanza con la ley”, asegura la senadora por Córdoba Norma Morandini (Frente Cívico). “Nosotros tenemos leyes muy progresistas, pero falta que haya un control social para que el deber ser esté incorporado. No como pasa ahora, que tenemos naturalizadas cosas que son antidemocráticas, que son corruptas”. En el caso de la entrega de subsidios, reflexiona Morandini, hace falta suficiente transparencia para “quitar la sospecha de que las ONG son una cáscara para tomar este dinero del Estado”.

Existen organizaciones sociales, religiosas o deportivas que reciben fondos del Congreso y a la vez realizan acciones de verdadero bien público. Pero en todas las listas de beneficiarios revisadas por el Equipo de Investigación de Fopea existen receptores con perfil mucho más bajo que se dedican a tareas netamente políticas. Un caso es la Fundación Leandro N. Alem, la “ONG oficial” de la Unión Cívica Radical, que recibió $ 92.000 durante 2008, en 23 pagos de $ 4.000 cada uno. Esto quiere decir que todos menos uno de los integrantes del bloque radical en la Cámara Baja dirigió ese año, disciplinadamente, parte del dinero que tenían disponible a esa organización del partido.

“El argumento nuestro –define María Barón, directora ejecutiva de la ONG Directorio Legislativo- es que si en el Parlamento no hubiera algún tipo de giro de fondos a lugares indebidos, ¿cuál sería el problema de que esa información de publicara? Y si ese dinero fue donde no debería haber ido –arremete-, ¿por qué el Congreso de la Nación como institución tiene que se hacerse cargo de esa ilegalidad? ¡Protejamos al Estado y no a esa persona!”

Otro senador con “entidad propia” es Juan Carlos Romero (Salta, Frente para la Victoria), quien a través de su vocero aseguró que sólo dona a la Fundación Roberto Romero (bautizada así por un tío) de su propia dieta y no de la Tesorería del Senado. En 2007 Romero fue investigado judicialmente por el ingreso de dinero a la Fundación Argentina Solidaria (creada por su esposa, Lucía Marcuzzi de Romero), que según el entonces Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido le habría servido de pantalla para financiar la campaña electoral nacional de 2003, en la fórmula que compartió con Carlos Menem. Para felicidad de Bartolo, la Justicia pudo, esa vez, golpear una puerta. Pero sigue siendo poco.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.