access_time 08:57
|
10 de abril de 2020
|
|

Entrevista

"Había un ensañamiento judicial, eso me enfermó"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1584748064134florenciakf_90089545_577976046138428_4242934598934469325_n.jpg

La hija de la vicepresidenta habló tras regresar al país desde Cuba. Aseguró que se tuvo “que guardar” para evitar “una persecución judicial”. Habló sobre su enfermedad y cómo enfrentó la depresión.

Luego de su regreso de Cuba hace pocas semanas y tras permanecer durante más de un año en la isla, Florencia Kirchner aseguró que se enfermó porque “había un ensañamiento judicial”.

La hija de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, dio una entrevista radial a Futurock donde sostuvo: “Lo que pasó en estos últimos tres o cuatro años, más o menos desde julio del 2016, fue una cosa que nunca había visto ni siquiera en otra persona”.

“Me fui a hacer un curso y como había estado en el festival de cine, estaba en un tratamiento porque no venía bien de salud, y cuando estaba allá me hice ver y no estaba nada bien, no hice el curso y me quedé allá abocada a mi salud”, contó con respecto a su viaje a Cuba.

Durante la charla radial, la hija del fallecido Néstor Kirchner, se refirió a las causas en su contra por presunta asociación ilícita y resaltó: “Primero me mostraban como una tilinga y de repente era como una mente maestra. Había veces en las que teníamos que ir a Comodoro Py y a mi hermano no le mandaban la prensa a la casa, me la mandaban a mí. Yo tenía cinco cámaras abajo”.

Florencia está acusada como partícipe necesaria en operaciones de lavado de dinero en las causas Los Sauces y Hotesur. Además posee un embargo de $900 millones y a esto se le suma el secuestro de casi US$ 6 millones detectados a su nombre.

En el 2019, el Tribunal Oral Federal 5 les requirió a los médicos cubanos que la trataron que enviaran el diagnóstico sobre su enfermedad. Los profesionales aseguraron que sufría de un trastorno de estrés postraumático y un linfedema ligero de miembros inferiores.

“Había un ensañamiento judicial, me mandaban policías a mi casa, parecía que todas las semanas iba a pasar algo, tenía dos jueces haciendo conmigo absolutamente lo que querían. Eso fue lo que me enfermó a mí. Obvio que lo mediático sumó un montón porque ya no era como antes que te sacaban en una nota. Yo, de que me inventen cosas y me agredan estoy acostumbrada desde que soy menor de edad”, denunció.

“Fue más fuerte conmigo porque soy la hija más chica, porque saben que mi vieja del (Instituto) Patria venía siempre para mi casa a verme a mí y a Helena. Hay una relación muy cotidiana con mi mamá por fuera de discutir política u otras cosas. Y se la empezaron a dar por ahí. Creo que hubo una persona que era diputada y en su momento dijo 'le pegaron por donde más le duele'”, aseguró.

Con respecto a su salud, Florencia hizo referencia a su depresión y sostuvo que durante mucho tiempo no estaba conectada “con nada”.

“No quería saber nada con nada ni con nadie. Tardaba mucho en contestarle a mis amigos. Estaba como ida, en un universo paralelo”, recordó. Y precisó: “Estaba mal, estaba muy desganada, no sentía interés. La depresión que yo viví fue muy enajenada. No me interesaba saber cómo estaba nadie”, relató.

En ese sentido sostuvo: “Ahora estoy creo que mejor, por supuesto, por algo estoy de regreso acá. Tengo mis días también. Deprimida ya no estoy. Estoy cerrando algunas cosas, pero deprimida ya no estoy”.

"Hay una posibilidad de salir y no volver entrar. Primero tenés que asumir que tenés depresión y que tenés reacciones de local. Tengo cosas que me acuerdo con amigos, situaciones, que se aguantaron mucho para decirme ‘Flor, hacete ver’”, agregó.

Fuente: Clarín/Infobae

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.