access_time 12:34
|
4 de julio de 2007
|
|
EN CALLE RIOJA DE CIUDAD

Fingió ser rengo y asaltó una casa de electrónica

Un hombre llegó caminando con un bastón y, cuando le abrieron la puerta del local comercial, ingresó con dos cómplices. Armados con 9mm, se llevaron un cuantioso botín, que incluyó electrodomésticos y 1.500 pesos.

    Faltaban 15 minutos para las 11 y uno de los empleados de la casa de electrónica Pavón vio que un hombre bien vestido, de baja estatura y que usaba un bastón se había instalado delante de la puerta del negocio, que permanece cerrada constantemente. Creyendo que se trataba de un cliente ocasional, el empleado se acercó a abrirle la puerta y fue en ese momento en que el hombre del bastón y dos secuaces se metieron a la fuerza al local y, a punta de pistola, obligaron a todos los empleados a tirarse al piso. Ya con los trabajadores reducidos, procedieron a llevarse un cuantioso botín, que incluyó reproductores de DVD, cámaras digitales, filmadoras, carstereos y 1.500 pesos en efectivo.
SORPRENDIDO EN SU BUENA FE. Según relató el empleado que les abrió a los asaltantes –quien prefirió no dar su nombre–, el hombre que golpeó la puerta de vidrio no tenía aspecto sospechoso cuando llegó al local, ubicado en Rioja 1943 de Ciudad. “Acá siempre tenemos la puerta cerrada, por una cuestión de seguridad. Pero se veía bien vestido, con un sobretodo y unos jeans. Además, usaba un bastón y se hizo el rengo”, indicó el hombre, quien, sin la menor sospecha, le abrió la puerta a quien, hasta ese momento, era un cliente potencial. Sin embargo, ni siquiera tuvo tiempo de intercambiar palabras con el sujeto que acaba de ingresar, ya que detrás de él se metieron otros dos.
    Una vez adentro, los tres sacaron pistolas 9mm y obligaron a los cuatro empleados que se encontraban en el lugar –entre ellos, dos mujeres– a tirarse al piso boca abajo, encerrándolos luego en un laboratorio que hay en la parte trasera del establecimiento. “Al principio, cuando no encontraron la plata, me dieron un golpe en la cara y a otro de los trabajadores, uno en la costilla”, indicó el encargado de la casa de electrónica. Tras el atraco, que duró menos de tres minutos, los asaltantes se hicieron con quince filmadoras, diez cámaras digitales, diez carstereos, cuatro reproductores de DVD y 1.500 pesos en efectivo, según indicaron fuentes judiciales. Un par de delincuentes que estaban alojados en una celda de la Comisaría 25ª de San José, Guaymallén, lograron ganar la libertad al huir para una ventana, de la que limaron los barrotes.
    Este lamentable hecho se produjo durante la noche del lunes o la madrugada del martes y la fuga fue percibida en la mañana de ayer. Los fugados son delincuentes que habían cometido dos robos a punta de arma de fuego, hechos aislados uno del otro, quienes estaban imputados por los asaltos. Uno de los prófugos es un joven de alrededor de 25 años y el otro es un hombre de casi 40, quienes habrían tenido suficiente tiempo para planificar la escapada. Fuentes ligadas a este hecho indicaron que los delincuentes fueron apresados casi in fraganti luego de haber cometido sendos asaltos, uno, en un hecho en el que la víctima fue una persona que llegaba a su casa, y el otro, cuando asaltaba un comercio.
    Las aprehensiones sucedieron el 22 y 26 de junio. Los escapistas son ladrones que fueron detenidos por cometer robos con uso de armas de fuego, lo que los hace más peligrosos. La investigación por esta evasión está a cargo de la Fiscalía Correccional Primera y personas cercanas a la causa señalaron que el hacinamiento y la gran cantidad de días que llevaban los detenidos sin ser pasados al penal jugaron a favor de los malvivientes. /Juan Rodríguez Tres delincuentes armados ingresaron ayer a la tarde a una farmacia que vende productos para enfermos diabéticos, ubicada en calle Vicente Zapata de Ciudad, y amenazaron a los empleados y clientes del local. Pero no solamente agredieron a los trabajadores y robaron la recaudación del día: a un policía que estaba en el lugar con su mujer –quien está embarazada y fue golpeada– en el momento del ataque le sacaron el arma reglamentaria y se dieron a la fuga.
    El hecho ocurrió cerca de las 19 en la farmacia Diabeclub, situada en Vicente Zapata 421. Allí, los tres sujetos, quienes portaban armas de fuego, redujeron al personal y exigieron que entregaran todo el dinero que estaba en la caja. De inmediato, el efectivo vestido de civil, Aldo Quiroga, quien estaba con su esposa (embarazada de siete meses), intentó defenderla, pero los malvivientes lograron sacarle la pistola calibre 9mm. Los malvivientes no se quedaron conformes con el dinero de la recaudación y el arma del uniformado, sino que golpearon a la mujer embarazada y se dieron a la fuga, situación que provocó que la esposa del policía fuera internada en el sanatorio Fleming, ubicado en calle Colón. Una vez que los sujetos se marcharon del negocio, los empleados se comunicaron rápidamente con el Comando Radioeléctrico y varios móviles llegaron para tomar las actuaciones del caso. Además, desde la Oficina Fiscal Nº1 arribaron los auxiliares de Justicia para investigar el asalto.
    Fuentes consultada precisaron que el monto de dinero sustraído trepó a los 700 pesos y confirmaron que le fue sustraída la pistola al efectivo. Cerca de las 21, ni los delincuentes ni la pistola no habían sido encontrados. /Pablo Segura “No pudimos ver si las cargaban en bolsas o cajas. Antes de irse, rompieron las cámaras de seguridad y me obligaron a que les entregase las cintas”, indicó el encargado. Una vez con el botín en su poder, los asaltantes se subieron en la misma camioneta Eco Sport en la que habían llegado y, a toda velocidad, huyeron por Rioja hacia el sur. Vecinos y comerciantes indicaron que el vehículo llevaba varios minutos estacionado a unos metros de la puerta del local.
INSEGUROS. Asimismo, el propietario de la casa de electrónica indicó que si bien es la primera vez que son asaltados, “veníamos salvándonos desde hacía rato”. “Teníamos suerte, al menos hasta hoy (por ayer). A todos los comercios ubicados por acá los han asaltado al menos una vez. Incluso, nosotros atendemos en horario corrido y a las 17 cerramos, porque ya a esa hora esta zona se vuelve tierra de nadie”, indicó. Por otra parte, arremetió duramente contra efectivos de la policía, asegurando que muy de vez en cuando se ven móviles o uniformados haciendo rondines en la zona a modo de prevención. En tanto vecinos y comerciantes señalaron que, entre otras causas, la zona se torna muy peligrosa cuando anochece y comienzan a congregarse las prostitutas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.