Alerta de Defensa Civil por tormentas en distintas zonas de Mendoza
access_time 13:47
|
23 de mayo de 2007
|
|
LIGA DE CAMPEONES

Final con sabor a revancha en Atenas

Milan y Liverpool se enfrentan hoy para decidir al campeón de la 52ª edición del máximo torneo europeo de clubes. Repetirán la definición del 2005, cuando los ingleses se impusieron por penales luego de remontar un histórico partido.

    Casi dos años después de la negra noche de Estambul, Milan tendrá, hoy en el Olímpico de Atenas, la oportunidad de saldar cuentas ante Liverpool en la final de la Liga de Campeones de Europa. “Al fin podremos tomarnos la revancha de aquello”, aseguró el centrocampista holandés Clarence Seedorf antes del partido de hoy ante el prestigioso club inglés, que el 25 de mayo del 2005 protagonizó ante los italianos una remontada épica en la historia de la competición.“Esa derrota todavía escuece en nuestros corazones”, aseguró el técnico rossonero, Carlo Ancelotti, cuyo equipo perdió el título en Estambul al caer por penales 3 a 2, tras ver cómo los ingleses empataban en apenas seis minutos un partido que ganaban 3 a 0 al descanso.

    Ahora, los orgullosos italianos, que todavía tienen en su plantilla a nueve jugadores de aquel equipo, cuentan con la oportunidad de superar el trauma con una victoria sobre el Liverpool dirigido por el español Rafael Benítez. El conjunto inglés tiene menos problemas con la actitud retadora de Milan, al que muchos expertos señalan como claro favorito, pese a los comentarios despectivos de algunas de las estrellas milanistas.

    “Liverpool juega como los equipos italianos de hace diez años”, aseguró el delantero italiano Filippo Inzaghi. Su compatriota Gennaro Gattuso señaló que los Reds actúan de una forma muy diferente a su rival de semifinales,Manchester United,que es “un verdadero equipo de fútbol”. Incluso el moderado Ancelotti calificó a los de Benítez como el conjunto más débil de los tres ingleses que llegaron a la ronda de los cuatro mejores.

    El desdén milanista, sin embargo, generó un estímulo especial en el equipo de Anfield Road, conocido sobre todo por su espíritu de equipo y, al igual que su rival, por elevar su nivel en la máxima competición europea. “Si jugamos como lo hicimos toda la temporada en Europa, va a ser difícil para Milan. Si lo hacemos, levantaremos de nuevo la copa”, advirtió el capitán inglés, Steven Gerrard. Liverpool, 18 veces campeón de la Premier League inglesa y 5 de la Copa Europea, quiere extasiar a sus seguidores como en el 2005.

    Muchos aficionados buscaban, aún a pocas horas del partido, entradas en el floreciente mercado negro, en el que los precios oscilan desde los 1.000 hasta los 9.000 euros. En Italia, una huelga de controladores aéreos mantuvo ayer en tensión a 7.000 aficionados milanistas. Todos se reunirán hoy en la capital griega, en la que 15.000 agentes policiales velarán por la seguridad.

    Sobre el césped, mucho dependerá de quién se haga con el centro del campo: Gerrard y el argentino Javier Mascherano o el estilista brasileño Kaká y su socio holandés Clarence Seedorf, quien es el único jugador en la historia en haber ganado la Champions con tres equipos distintos (Ajax en 1995, Real Madrid en 1998 y Milan en 2003). Máximo goleador del torneo con diez tantos, Kaká es, sin duda, la gran estrella sobre el campo. El brasileño debe ser la luz que guíe a Milan a su séptima Copa de Europa, que pondría los cimientos para que el mediapunta fuera declarado Mejor Jugador del Año en el 2007.

    “Me siento en mejor forma que nunca”, señaló el futbolista de 23 años. Eso lo sabe también Benítez, que es considerado un zorro táctico y, con seguridad, ideará algo para parar al mago brasileño. “Kaká es un muy buen jugador al que debemos neutralizar, pero Milan tiene otros buenos futbolistas en sus filas”, afirmó el español, quien, después de su compatriota Vicente del Bosque –que lo logró con Real Madrid en el 2000 y el 2002–, puede convertirse en el segundo entrenador en lograr dos veces con el mismo club la Liga de Campeones en su formato actual. La misma oportunidad tendrá su colega en Milan, Ancelotti, quien ganó el título en el 2003.

    La final de Atenas está repleta de pequeñas historias, como la del arquero de Liverpool José Reina, quien intentará saldar la cuenta con el pasado que contrajo su padre,Miguel, arquero de Atlético de Madrid, al perder la final de 1974 ante Bayern Munich. Sin embargo, quien más miradas acapara es el eterno Paolo Maldini, que a sus 38 años está ante su octava final de Copa de Europa y desea, ahora, “a toda costa, el quinto título”. “Ya lo quería hace dos años”, advirtió el defensa, que así igualaría al legendario Alfredo Di Stefano, quien ganó la copa entre 1956 y 1960. Pero Maldini no parece tener suficiente con eso y, pase lo que pase hoy, continuará en Milan hasta el 2008.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.