access_time 08:02
|
28 de enero de 2018
|
|
Pedofilia

Empiezan las excavaciones en el instituto Próvolo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1513183096479gendarmer%C3%ADa%20en%20el%20Pr%C3%B3volo%201.jpg
Gendarmería utilizó una tecnología especial para verificar si hay elementos enterrados.

Luego del trabajo de Gendarmería Nacional, se hará una labor manual en el terreno a pico y pala para preservar las pruebas, de producirse hallazgos importantes en la causa.

Hay una fuerte expectativa por lo que pueda surgir de las excavaciones que se realizarán en el Instituto Próvolo y que comienzan este lunes, según lo autorizó la Justicia. Luego de una semana de estudio del terreno con un georadar aportado por la Gendarmería Nacional, comenzarán a desenterrar algunos objetos que surgieron de las lectoras de la aparato.

Según se pudo conocer personal municipal de Luján de Cuyo asistirá a las fuerzas de seguridad para trabajar a pico y a pala, con la intención de no alterar nada de lo que se pueda desenterrar. En un principio se hablaba de la posibilidad de utilizar una retroexcavadora, pero se decidió hacer una labor manual.

La investigación está centrada en verificar si existen objetos bajo tierra en el predio de seis hectáreas, donde niños y adolescentes hipoacúsicos eran sometidos a las peores aberraciones por parte de los sacerdotes y personal administrativo, según lo denunciado.

Al cabo de esta última semana, y luego de un minucioso trabajo, se determinó la presencia de elementos que serían compatibles con lo que había motorizado la búsqueda.

La sospecha es que hay evidencia bajo tierra y se habla del ocultamiento del cadáver de uno de los chicos puplios que cayó del techo del colegio religioso hace algunos años, aparentemente se habría suicidado por el horror que sufría en el Próvolo. Lo cierto, es que nadie lo volvió a ver.

Otras versiones indican la existencia de fetos humanos guardados en frascos. Esas criaturas típicas de los estudios médicos,  provendrían de los abortos que se practicaban a las niñas víctimas de los ultrajes. Sin embargo, estos relatos todavía no pudieron ser confirmados en el expediente judicial.

El caso con repercusión internacional, tiene como detenidos a Nicola Corradi (82), director del Instituto Próvolo por abusos sexuales y corrupción de menores. El cura tenía antecedentes de delitos contra la integridad sexual en Verona Italia, pero ingresó de igual forma a la Argentina. También cumple prisión preventiva, Horacio Corbacho (56), otro de los religiosos, que también fue denunciado por idénticos cargos en su paso por el Próvolo de La Plata.

También están presos los empleados Armando Gómez (46), José Luis Ojeda (41) y Jorge Bordón (50) por su presunta participación en las violaciones y en la omisión de denunciar los hechos, ya que tenían la guarda de los menores.

Este mes cayó la última involucrada, Noemí Paz, la cocinera de colegio religioso, quien vivía en el instituto junto a su hijo sordomudo en los años en los que se produjeron los abusos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.