La inflación de septiembre fue del 5,9%

access_time 16:32
|
2 de agosto de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

Fin al alto el fuego y preocupación

Anoche concluyeron las 48 horas en las que no se dispararon bombas sobre el sur de Líbano. Sin embargo, siguieron las operaciones terrestres. Incertidumbre.

     El paréntesis de 48 horas decretado por Israel en los bombardeos aéreos sobre Líbano venció anoche, sin que se sepa por el momento si la Fuerza Aérea reanudará sus ataques. "Esta noche (por ayer) vence el plazo", dijo un alto mando israelí, en un encuentro con periodistas en la Comandancia Norte del Ejército, en donde dio a entender que, después de que expire el plazo, todas la opciones militares están abiertas. Por el momento, ninguna fuente israelí ha confirmado que Israel reanudará los masivos bombardeos aéreos sobre territorio libanés tras el paréntesis que la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, arrancó el domingo al primer ministro israelí, Ehud Olmert.


     El objetivo oficial de esa interrupción era permitir a la población libanesa abandonar la zona de guerra, aunque los analistas no descartan que Olmert se haya comprometido a una prórroga más significativa en contenido y tiempo, en particular, tras la matanza libanesa de Qaná, que costó la vida a unas sesenta personas y causó la indignación internacional. Con relación a esa masacre, la fuente aseguró que "los dirigentes de Hezbolá les dijeron a las víctimas que no se marcharan", y que "Israel ve en (el líder del grupo chií, Hasán) Nasralá al responsable de lo ocurrido".


     En cuanto a la continuación de los bombardeos aéreos, por el momento ninguna fuente israelí se aventura a confirmar explícitamente que Israel reanudará esas operaciones, y las fuentes se limitan a repetir que "el plazo concluye a las 2 hora local (23 GMT)". El alto mando que compareció ante la prensa en la Comandancia en Safed recordó que "eso no era una tregua", y confirmó que, mientras tanto, las operaciones se han intensificado por tierra y que, actualmente, operan en territorio libanés seis brigadas, lo que equivale a unos 10.000 soldados. "Las fuerzas que componen estos operativos son básicamente unidades acorazadas, infantería e ingenieros, apoyados por artillería y fuerza aérea", dijo la fuente, que pidió el anonimato.


     COSTO EN VIDAS. Los combates por tierra están costando a Israel un mayor número de víctimas. Hasta ahora, unos 36 militares muertos y más de un centenar de heridos, por lo que el Ejército aboga por reanudar las operaciones aéreas. Sobre las bajas en Hezbolá, el alto mando evaluó que ha sufrido entre 200 y 300 desde que estallaron las hostilidades, el 12 de julio, aunque recordó que "ellos pretenden hacer creer que no han sufrido daños, porque es una cifra muy alta en términos de una organización terrorista".


     El militar puntualizó que "el objetivo de Israel es eliminar las lanzaderas de cohetes de Hezbolá, neutralizar a la milicia chií y recuperar a los dos soldados secuestrados" desde el 12 de julio. "La capacidad de cohetes de lanzamiento de medio y largo alcance ha sufrido grandes daños, pero todavía quedan lanzaderas disponibles de largo alcance y la de corto y medio sigue normal", indicó. Y pidió no medir los resultados de una forma matemática: "Nuestras operaciones dependen de varios parámetros y, por ahora, contamos con el apoyo de la población israelí, a la que no le importa hacer sacrificios si de una vez por todas se acaba con la amenaza de Hezbolá". 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.