access_time 19:04
|
2 de noviembre de 2009
|
|
ACCESO SUR Y BOEDO, DE CARRODILLA

Festejaban con amigos el estreno de su nueva casa y asaltantes los desvalijaron

Siete delincuentes armados maniataron a los presentes y se alzaron con dinero y dos cero kilómetro.

    El clima y la noche eran ideales para festejar el estreno de su nueva casa de Carrodilla. Varios meses habían pasado desde el inicio de la construcción. Así que, el matrimonio Vallejos decidió invitar el sábado por la noche a sus amigos para comer un asado y pasar un agradable momento entre las flamantes paredes. Pero la alegría y la diversión de las catorce personas que se encontraban cenando se vieron empañadas cuando siete asaltantes a cara descubierta y fuertemente armados irrumpieron en la morada y violentamente redujeron y maniataron a todos los presentes. Se alzaron con dinero en efectivo, joyas, celulares y dos autos 0 kilómetro –un VW Bora y un Fiat Palio– valuados en más de 150.000 pesos.
    “Fue todo muy rápido. Se notaba que los tipos eran profesionales y sabían lo que hacían. Si bien fue una situación violenta, nunca nos golpearon y siempre se mostraron muy tranquilos”, señaló a El Sol Gastón Vallejos, una de las víctimas y propietario de la vivienda asaltada. El hombre contó también que en el momento en que sucedió el atraco, sus dos hijos de 1 y 5 años, estaban en su habitación durmiendo y nunca escucharon nada de lo que pasó, lo que les habría ocasionado un posible trauma psicológico.
    “Por suerte no se despertaron y los tipos no les hicieron nada. Pero nosotros estábamos pendientes todo el tiempo de eso”, expresó angustiada la esposa de Vallejos. Por otro lado, fuentes judiciales explicaron que, posiblemente, la gran cantidad de vehículos que había afuera de la propiedad llamó la atención de la banda. “Eran siete parejas y afuera había camionetas 4x4 y autos 0km que, obviamente, los tentaron y han creído que adentro iban a encontrar mucha plata”, señaló una alta fuente de la investigación.
    El mismo informante manifestó que se ha extendido un gran operativo sobre todo el terreno provincial para intentar dar con los autos. También varios efectivos están tras los pasos de los delincuentes, que fueron considerados de alta peligrosidad por el profesionalismo con el que se manejaron. “Son tipos que saben hacer muy bien su trabajo. No les importó que en el lugar hubiera habido catorce personas y se metieron igual. Además, por lo que dice una de las víctimas que conoce de armas, todos tenían pistolas 9 milímetros”, explicó el sabueso. La denuncia fue radicada por los damnificados en la Oficina Fiscal Nº15 de Luján, desde donde informaron que hasta el cierre de esta edición no habían logrado dar con lo malvivientes ni con los vehículos robados.
FRUSTRADO. Era la 1.30 y en la nueva casa de los Vallejos, ubicada en la intersección de Boedo y el Acceso Sur y que todavía está en etapa de construcción, todo era felicidad. En un momento, tras un suculento asado y mientras hacían la sobremesa, escucharon que los perros empezaron a ladrar desesperadamente. Ante la preocupación de que uno de los tantos autos que permanecían estacionados afuera estuviese siendo robado, la mujer de Vallejos salió para ver qué sucedía. “Los perros no paraban de ladrar y caminé hasta el portón. Como tenemos la tela perimetral, no podía mirar para afuera y abrí un poco el portón. Fue ahí cuando alguien del otro lado lo abrió y se me metieron siete tipos armados que me apuntaron en la cabeza”, recordó la mujer.
    Los delincuentes rápidamente fueron hasta el comedor donde estaban las demás personas y, sin decir una sola palabra, uno de ellos tiró por el aire la mesa donde habían comido. “Fue una locura. De la nada se apareció un tipo que levantó la mesa con todos los platos, botellas y todo lo que había y la hizo volar. Después entraron los otros que, apuntándonos con las armas, nos hicieron tirarnos al piso boca abajo”, contó Vallejos. A partir de entonces, fue todo una pesadilla para las catorce personas. Gritos, llantos y un profundo temor eran las sensaciones de las víctimas. Al ver esto, los malvivientes intentaron tranquilizar a los presentes, diciéndoles: “Nosotros somos buenos y estamos tranquilos. Si se portan bien no les va a pasar nada”.
    De esta manera, los asaltantes despojaron de todas las pertenencias a los damnificados, como celulares, billeteras y llaves de los autos. Luego llevaron a la esposa de Vallejos hasta la habitación, donde, poniéndole una pistola en la cabeza, le exigieron joyas y plata. “Lo único que tenía era un par de alhajas y 1.200 pesos en efectivo”, señaló. Luego, con el botín en su poder, los malvivientes maniataron a todos los hombres y se dieron a la fuga en un VW Bora y un Fiat Palio, ambos propiedad de dos de las víctimas. Una vez que se aseguraron de que ya se habían ido, las víctimas dieron aviso al 911 y a los pocos minutos, unos quince móviles se hicieron presentes en el lugar.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.