access_time 08:28
|
15 de octubre de 2009
|
|

Familia fue asaltada en Maipú y una de las víctimas fue obligada a practicar sexo oral

Dos ladrones maniataron a un matrimonio y a sus dos hijos para robar. Abusaron de una mujer de 38 años que presenta una leve discapacidad.

Con datos certeros, dos jóvenes delincuentes perpetraron un violento asalto en una casa de San Roque, Maipú. Sin embargo, no sólo se conformaron con alzarse con el dinero que buscaban, sino que también maniataron a toda una familia y, una de las hijas, que presenta una leve discapacidad, fue obligada por los malvivientes a que practicara sexo oral durante el atraco.
El aberrante hecho ocurrió en los primeros minutos de ayer en la finca ubicada en Mitre y Rivadavia de San Roque, Maipú, donde las víctimas debieron vivir un verdadero martirio durante una hora y media. Además, cuando los asaltantes huyeron, los damnificados tardaron más de dos horas en desatarse para poder dar aviso a la policía.
Los delincuentes, quienes actuaban encapuchados, se alzaron con más de 1.000 pesos, tres celulares y otros objetos de valor. Luego, escaparon corriendo y, hasta el momento, no han sido detenidos.
"Estas cosas te dejan muy mal. Asustados, shockeados y preocupados por lo que tuvimos que vivir", soltó Braulio Torrentino (73), una de las víctimas del atraco. "Lo único que agradezco es que no pasó a mayores", agregó.
El caso provocó conmoción en la comunidad de San Roque y ayer todos los vecinos comentaban lo sucedido, a la vez que se mostraban preocupados y angustiados. Incluso, la denuncia del atraco causó un gran despliegue policial y judicial en la escena del hecho.aberrante. El martirio para las víctimas comenzó en los primeros minutos de ayer en la casa de Mitre y Rivadavia de Maipú. En la morada se encontraba toda la familia, que hacía pocos minutos había terminado de comer y se disponía a acostarse. Allí permanecían Braulio Torrentino (73), su esposa, María Díaz (82), y los hijos de ambos, Ester (38) y Alejandro (42). Según fuentes judiciales, ambos sufren un retraso mental.
Hasta ese lugar llegaron dos sujetos jóvenes que actuaban encapuchados y tendrían entre 25 y 27 años, según explicó el jefe de familia. Ambos portaban armas blancas y, con ese elemento, redujeron a los moradores.
"Queremos la plata que cobraste con el préstamo", le dijo uno de los malvivientes, al mismo tiempo que lo amenazó de muerte con el cuchillo. Acto seguido, los cuatro integrantes de la familia fueron reducidos. Tres de ellos quedaron maniatados con sogas.
El único que quedó libre fue Alejandro, quien tiene una avanzada discapacidad en su cuerpo. "Mi señora les pidió que a él no lo ataran, por ser discapacitado. Y ellos no le hicieron nada", comentó Torrentino.
A partir de ese momento, comenzaron a alzarse con todos lo que podían, mientras insistían en la entrega de dinero en efectivo. Así fue como se hicieron de unos 1.000 pesos, para luego arrebatar otros elementos.
Por más de una hora y media, los delincuentes recorrieron todos los rincones de la morada. Luego, los sujetos trasladaron a Ester hasta una habitación, donde, bajo amenaza, la obligaron a que le practicara sexo oral a uno de los delincuentes. Después, su cómplice le exigió sacarse los pantalones para abusarla otra vez.
De esta forma, lograron su objetivo y decidieron huir, dejando a los damnificados maniatados. Se presume que en la puerta de la finca había un tercer cómplice que hacía de campana, aunque eso no pudo ser confirmado oficialmente.
Cuando se aseguraron de que ya estaban solos en la casa, los moradores intentaron liberarse pero pasaron más de dos horas para que pudieran conseguirlo. Recién cerca de las 4 de ayer lograron dar aviso a la policía.
Así, la escena se vio repleta de efectivos policiales y de personal de Criminalística. La Unidad Investigativa de Maipú comenzó la tarea de búsqueda de los asaltantes-abusadores, quienes, hasta el momento, permanecen libres.
"Esta zona está muy insegura. Hay muchos jóvenes que están todo el tiempo sobre la ruta, drogándose, y nadie hace nada. La policía pasa, lo ve y no los detiene", reclamó Pedro, un familiar de las víctimas.
En la mañana de ayer, la familia se presentó en la Oficina Fiscal Nº16 de Rodeo del Medio, en la que radicó la denuncia penal.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.