access_time 14:16
|
17 de agosto de 2006
|
CONMOCIÓN EN EL DEPARTAMENTO

Extraño robo de una estatua en La Paz

La escultura, que fue realizada en conmemoración de una tragedia ferroviaria, desapareció durante el fin de semana.

   La insólita desaparición de una estatua de unos 17 metros de altura y más de cuatro toneladas fue denunciada el lunes al mediodía por personal de la empresa América Latina Logística (ALL), ya que la escultura estaba emplazada en terrenos donde funcionaba la antigua estación ferroviaria de Alpatacal, hoy denominada Cadetes Chilenos, en el departamento de La Paz. Según consta en la denuncia, el extraño robo se habría producido durante el fin de semana, y en este deben haber participado varias personas, debido a lo dificultoso que resulta mover un monumento de ese tamaño y que tiene un peso aproximado de cuatro mil kilos.

    Además, los investigadores del caso no descartan que, para llevarse la escultura, los delincuentes hayan utilizado una grúa de grandes dimensiones y hayan accedido al lugar –de difícil acceso– en vehículos grandes e incluso en camionetas doble tracción. La estatua, realizada íntegramente en bronce y cobre, fue colocada allí en conmemoración de un accidente ferroviario ocurrido en la zona en 1927, y está valuada en unos tres millones de pesos.

   La noticia del robo de esta imagen causó una gran consternación en todo el pueblo paceño, que le tenía una gran estima. Incluso, gente de la zona comentó que desde hacía cuatro años realizaban, cerca del monumento, una fiesta de la que participaban muchos lugareños y visitantes.

ÁREA DE LA TRAGEDIA. El lugar donde se encontraba el majestuoso monumento fue el escenario de una de las peores tragedias ferroviarias que hayan ocurrido en la provincia. Durante la madrugada del 7 de julio de 1927, chocaron en el departamento de La Paz, a pocos kilómetros hacia el sur del Arco Desaguadero, dos trenes. Uno de los convoy viajaba desde Mendoza hacia Buenos Aires con cadetes de la escuela militar chilena Bernardo O´Higgins para presentarse en un desfile cívico militar por los festejos del 9 de Julio, mientras que la otra maquinaria venía de la Capital Federal con destino a nuestra ciudad.

    Las investigaciones del caso determnaron que la alta velocidad a la que iba uno de los trenes y la neblina que cubría el área del accidente fueron las causantes de la tragedia, que dejó como saldo 30 personas muertas, 12 cadetes y 18 ferroviarios, y unos 60 heridos. Debido a este hecho, la estación de trenes de La Paz dejó de llamarse Alpatacal para comenzar a ser denominada como Cadetes Chilenos, en recuerdo de los jóvenes trasandinos que sufrieron el terrible accidente.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.