access_time 09:41
|
30 de septiembre de 2009
|
|

Estrella fugaz

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/134/000021134-200909jorgesosajpg.jpg

Tenemos uno de los cielos más diáfanos del mundo, no aquí en la Ciudad, donde las luces de ella misma y el smog de ella misma no te deja ver ni a un avión, macho, pero sí en Malargüe, donde está el Pierre Auger, el observatorio de rayos cósmicos.

Tenemos uno de los cielos más diáfanos del mundo, no aquí en la Ciudad, donde las luces de ella misma y el smog de ella misma no te deja ver ni a un avión, macho, pero sí en Malargüe, donde está el Pierre Auger, el observatorio de rayos cósmicos. No, a mí no me observa, yo soy cómico no cósmico. Es más, todavía no sé si soy cómico. Tenemos el cielo de Uspallata que es una maravilla universal y el adjetivo es a propósito, el camino a Barreal, en San Juan, donde está el observatorio de Pampa Leoncito. Fantástico. Pero miramos muy poco al cielo, cuando está nublado y tememos que se arruine el asado que tenemos planeado en el patio, cuando hay Zonda para ver si se ve una nube de tierra hacia el oeste, o cuando hay luna llena y uno está enamorado y, entonces, el vago, en el colmo de la originalidad, le regala la luna a su novia. Pero también cuando ocurre algún fenómeno que nos llama la atención. Yo vi números el otro día en el cielo, eran los precios de la canasta familiar. En cambio, la gente del Sur, de un amplio sector del Sur de la provincia, vio que algo se aproximaba a la Tierra desde el cielo, echando pautas, y eso que la velocidad máxima es de 110Km por hora, y dejaba en la bóveda celeste, al decir de los poetas, una bola naranja y una estela que no es la Estela Gómez, porque ella no sale de tarde, sale de noche. ¡Ohhh! Dijeron los que la vieron. ¿Qué es eso? ¿Acaso nos están atacando aviones invasores, por ejemplo de Honduras? No, pues. Era un meteorito, algunos le dicen bólido –bólido con i no con u que eso es otra cosa–. Y de golpe estalló en el aire, dando un espectáculo que ni los fuegos artificiales de la Fiesta de la Vendimia. En algunos lugares como Carmensa tembló el suelo por la onda expansiva del cuerpo al estallar. Inolvidable espectáculo para los que tuvieron la suerte de verlo.

Bueno, todas las noches ocurren de este tipo de fenómenos y los veríamos si es que miráramos hacia arriba sin temor de una tortícolis. Los medios de comunicación le dieron ayer amplia difusión al fenómeno, y los chistosos de siempre comenzaron a hacer bromas sobre el asunto. Algunos dijeron que era como Cristina, porque apareció como una estrella y se estrelló contra el campo. En fin.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.