access_time 18:01
|
13 de noviembre de 2012
|
|

Homenaje

Este miércoles se realizará un encuentro de "Ajedrez y Memoria"

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/274/310/000274310-201211tarjetaajedrezymemoria-03_2283272.jpg

El evento en homenaje a Alfredo Ordóñez, un profesor detenido durante la dictadura, se realizará mañana desde las 15.30, en el Memorial de la Bandera del Ejército de Los Andes.

En el marco de programas nacionales de Educación y Memoria y Ajedrez educativo, la Dirección General de Escuelas organiza el encuentro "Ajedrez y Memoria", en homenaje a Alfredo Ordóñez.

El evento se realizará mañana miércoles 14 de noviembre, desde las 15.30, en el Memorial de la Bandera del Ejército de Los Andes.

El objetivo de "Ajedrez y Memoria" es coadyuvar a la construcción de ciudadanía en los estudiantes que concurren a los talleres de ajedrez de las escuelas secundarias.

"En colaboración con la Federación Argentina de Ajedrez se organizan simultáneas para jóvenes con la participación de grandes maestros y campeones argentinos. En los mismos encuentros se brindan homenajes a docentes desaparecidos de la región donde se lleva a cabo la acción", asegura un comunicado del Ministerio de Educación de la Nación.

En este caso, el homenajeado será un profesor de ajedrez nacido en San Luis y radicado en Mendoza. En 1977, en plena dictadura, fue detenido. Tras pasar algunos años en la cárcel, fue liberado.

La historia de Ordóñez

El maestro internacional cordobés Guillermos Soppe escribió una emotiva remembranza sobre Alfredo Ordóñez. A continuación, la historia completa:

Ustedes se preguntaran ¿Quién fue Ordóñez? Les puedo decir que uno de los mejores jugadores del interior del país a mediados de los setenta. Gran cultor del juego ciencia en las provincias de San Luís ,Córdoba y Mendoza, fue profesor de ajedrez y, los más importante, un gran tipo.

Quienes tuvimos el placer de conocerlo nunca olvidaremos su amor incondicional por nuestro juego, como así mismo su buen carácter y educación. El, como muchos de los argentinos, no la pasó fácil en los duros años de la dictadura.

La breve historia que narraré a continuación lo tiene como protagonista ausente de la misma. Para explicar eso se debe viajar en el tiempo, casi unos treinta años, y empezar a contar que en 1977 yo tenia 16 años y como otros adolescentes argentinos no comprendíamos que, pero algo pasaba.

Se jugaba el torneo de primera categoría en la sede del sindicato de empleados de comercio en pleno centro de la ciudad, Alfredo y yo participábamos del mismo.

En ese tiempo Ordóñez también daba clases de ajedrez a mi hermana Edith y llevaba algunos asuntos contables para la empresa de ingeniería de mi padre. Recuerdo que una mañana al volver de la escuela me sucede un acontecimiento que jamás olvidaré: unos tipos armados, algunos con un radio trasmisor, vestidos de civil, nos apuntan a mi hermano, de 12 años, y a mí, nos piden documentos y nos dicen que no hagamos nada raro.

En ese momento llegan mis padres junto a otras personas, nos tranquilizan y nos dicen que ellos lo vienen a buscar a Alfredo Ordóñez y que sigamos con nuestra vida normal. Imaginarse hacer una vida normal con la casa tomada parece algo realmente imposible de cumplir. Esa noche fueron al torneo esperando la aparición de su sospechoso y gracias a Dios Alfredo perdió por ausencia un final de damas totalmente ganado. Qué paradoja que perder haya significado, en este caso, ganar la vida!.

La odisea siguió hasta el día siguiente donde se convencieron que no vendría y se fueron con la velocidad que llegaron, pero no sin antes hacer "recomendaciones", como no decir a nadie lo que paso. Mi visión del mundo cambió completamente luego de ese incidente y si bien la vida continuaba yo ya sabía que había otro país allá fuera, que sin pedir permiso invadía tu casa, tus amigos y hasta el querido ajedrez.

¿Porqué lo buscaban? Solo puedo decir que Alfredo era una persona muy pacífica ,que nunca hablaba de pólitica y cuando salía el tema él simplemente decía que era peronista. Así a secas.

Pasaron los años y realmente esperábamos lo peor sobre la suerte corrida por el jugador puntano.

Hasta que un día del año 1982, luego de Malvinas y con la dictadura en retirada, me invitan a jugar un torneo en Mendoza. Llego a la ciudad me dirijo al lugar de juego y para mi gran sorpresa me encuentro con uno de los participantes: ¡Alfredo Ordóñez!.(y no era un fantasma)

Cuando lo veo le doy un abrazo y me cuenta que estuvo preso, que hacía poco había salido y que cuando se enteró por un amigo que lo buscaban se entregó. Asi blanqueó su situación y no pasó a engrosar la lista de desaparecidos. Por cierto, en prisión la paso mal pero conservó su vida.

Le conté todo el incidente narrado anteriormente y, en una actitud que lo pinta de cuerpo entero, me dijo: "No puede ser que por mi culpa tu familia y tus padres hayan pasado ese mal rato . ¡Voy a Córdoba a pedirles disculpas!". Había estado detenido sin juicio ni condena soportando tortura y se preocupaba por nosotros.

Así era él y lo cumplió, al poco tiempo estaba en la querida casa de mis viejos en la calle Chubut tomando mate y quedándose después a cenar hasta muy tarde hablando de los buenos tiempos en su paso por la ciudad. ¿De los malos momentos?, poco y nada se habló. Para que empañar ese reencuentro evocando a los hombres de la pesadilla.

Ordoñez se radicó definitivamente en Mendoza con su familia y un triste día cuando se preparaba para jugar una partida del campeonato mendocino ,el cual lo tenía como puntero como aquel torneo en Córdoba, su golpeado corazón dijo basta. La tristeza de todos los que lo conocimos fue muy grande.

Mi recuerdo es el de un gran jugador, un caballero del tablero y sobre todo una persona de bien que le toco sufrir el momento más oscuro de nuestra historia reciente. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.