access_time 20:07
|
5 de abril de 2020
|
|

Investigación en el Valle de Uco

Este es el acusado de matar a su vecino en Tunuyán

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1586125377660portada%20Sosa%20Pacheco.jpg
Pacheco Sosa vivía junto a la casa del hermano del hombre asesinado.

Gerardo Rivamar (48) fue ultimado de una puñalada en el corazón cuando fue a defender a su mellizo, quien estaba pelando. Por el caso fue imputado Gianfranco Pacheco Sosa, un vecino con quien ambos tenían mala relación. El hermano de este será imputado por lesiones.

Una pelea entre vecinos de un asentamiento de Tunuyán que terminó en crimen el jueves por la noche tuvo como víctima a Gerardo Rivamar (48), quien intervino en una pelea que estaba protagonizando su hermano mellizo, llamado Juan Antonio. Por el hecho de sangre fue detenido Gianfranco Sosa Pacheco (25), con quien las víctimas estaban enemistadas desde hace tiempo.

El fin de semana, el fiscal del Valle de Uco Jorge Quiroga lo imputó por homicidio simple, lesiones leves –contra el hermano de la víctima fatal– y también por violar la cuarentena obligatoria. Por esos últimos dos delitos será acusado también su hermano, quien no fue aprehendido y sólo fue identificado, debido a que no contaba con antecedentes, indicaron fuentes judiciales.

El sábado, el representante del Ministerio Público ordenó el traslado de Sosa Pacheco a un penal provincial, aunque podría pasar antes por un centro de detención para cumplir con la cuarentena correspondiente previo a introducirlo a la población carcelaria. Esa medida es la que se viene tomando como prevención por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Lo cierto es que, para los pesquisas del caso, el ataque letal tuvo su motivación en la mala relación que mantenían desde hace tiempo los hermanos Pacheco Sosa y los Rivamar, quienes ya habían tenido disputas previas en el lugar pero no habían pasado a mayores.

Más allá de eso, la víctima fatal fue apuñalada apenas se acercó a asistir y defender a su hermano, por lo que no había tenido que ver directamente con el enfrentamiento que desembocó en su muerte.

La reconstrucción que hicieron los pesquisas que trabajaron en la escena sostiene que, minutos después de las 22, Juan Antonio Rivamar estaba llegando a su casa del asentamiento Monasterio, frente al barrio Unión.

Fue entonces cuando se encontró a los hermanos Pacheco Sosa, quienes viven en el domicilio colindante, y mantuvo un intercambio de palabras que dio pie al inicio de una pelea.

De acuerdo con lo aportado en las testimoniales, los Pacheco Sosa fueron a proveerse de armas blancas y palos al interior de su casa. Seguidamente, salieron en busca de Juan Antonio Rivamar.

Cuando lo encontraron, todavía dentro del asentamiento, fueron directamente a atacarlo y le provocaron algunos cortes en una mano, señala la información policial.

Aparentemente, sobre esa situación fue alertado Gerardo, más conocido como el Flaco, quien también reside en el Monasterio. Este se dirigió rápidamente hasta el lugar de la pelea para asistir a su hermano por las lesiones y evitar que continuaran atacándolo.

Pero, lejos de mermar su agresiva actitud, Gianfranco Sosa Pacheco tomó el cuchillo que portaba y se abalanzó sobre Gerardo Rivamar para propinarle una certera puñalada a la altura del corazón, detallaron las fuentes.

La víctima y su hermano quedaron tendidos sobre ruta 40 y calle Santilla, para posteriormente ser trasladados al Hospital Scaravelli. Allí fueron asistidos por los médicos, pero el Flaco no resistió y murió producto de un shock hipovolémico por la cantidad de sangre que había perdido.

Por su parte, los efectivos que trabajaron en el lugar allanaron la casa de Gianfranco Pacheco Sosa minutos después del hecho pero no lo encontraron a él ni al arma homicida. Horas después, en la madrugada del viernes, fue atrapado por uniformados que lo vieron circulando por el interior del asentamiento.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.