access_time 18:13
|
13 de octubre de 2009
|
|
TRAS LA SANCIÓN DE LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN

?Este año va a ser muy complejo, los medios van a querer tomar revancha?

La diputada nacional Patricia Fadel habló luego de la sanción de la Ley de Medios. También se refirió a Kirchner, a Mazzón y a la oposición. Descartó que avancen los juicios de los grupos Clarín y Uno.

Llegó el viernes a Mendoza e inmediatamente se fue a su casa en Tunuyán. No se quiso quedar en Buenos Aires a presenciar, en vivo, la sesión en la Cámara de Senadores por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales, por lo que la siguió desde el living de su hogar. Justamente ella, que fue una de las piezas más improtantes que tuvo el Gobierno nacional a la hora de la recolección de votos en la Cámara de Diputados y que luego se convirtió en asesora de las autoridades justicialistas en el Senado. Se trata de la mendocina Patricia Fadel, quien antes del tratamiento de la ley, cuando aún era un proyecto, recibió una amenaza a través de un mensaje de texto en su teléfono celular.


    Con el resultado puesto, la diputada nacional habla de todo, de las especulaciones antes de la ley –que ya fue promulgada–, de los posibles juicios que harán el grupo Vila-Manzano- De Narváez y Clarín y del año complicado que le espera al oficialismo, en un contexto en el cual estiman que ambos multimedios “se tomen revancha”. Asimismo, no deja de lado la situación del justicialismo a nivel nacional y provincial, de cara al 2011. Luego y durante la sanción de la ley, legisladores y los grupos Clarín y Vila-Manzano asociados con De Narváez advirtieron que algunos artículos son inconstitucionales, principalmente los referidos a licencias,


¿existe la posibilidad de que tengan razón? No es correcto, porque no hay derechos adquiridos, porque son bienes públicos y están concesionados, y el verdadero dueño sigue siendo el Estado, no hay propiedad privada ya que las licencias están concesionadas y lo único privado son las cámaras y máquinas de ellos, pero no las licencias. No hay nada inconstitucional.


¿Entonces, los posibles juicios no tendrían futuro? Yo no soy constitucionalista ni jueza, pero estamos convencidos de que no estamos perjudicando ningún bien. La principal crítica hacia la ley es que era el modo por el cual el Gobierno iba a poder controlar los medios. Hoy, los medios controlan a la ciudadanía en general, si uno hace un analisis de cómo están constituidos los grupos societarios de los dos grandes monopolios que tiene el país, Clarín y Vila-Manzano, se da cuenta de que, prácticamente, tienen la mayoría de la información y los contenidos para todos los ciudadanos de Argentina. Me parece que lo que rompe ese esquema es esta ley, porque pone límites para que haya diversidad de información y pluralismo de voces, si no, no hay. Esta ley les da la posibilidad a las provincias y a la Nación de que mucha gente que haya estudiado periodismo, comunicación, cine, teatro pueda tener trabajo a partir de esto, porque hay una parte que debe ser hecha con producción local y no sólo transmitir lo que Buenos Aires hace. Va a generar muchas fuentes de trabajo, más de las que hay hoy.


¿Esperan que durante este año los golpes contra el Gobierno nacional se recrudezcan mucho más de lo que fue previamente a la sanción? Sí, por supuesto, va a ser durísimo durante todo el año, porque es un año de revancha de ellos, hasta que se logre el objetivo del artículo 161, que son 365 días. Este período va a ser muy complejo para nosotros, los medios van a querer tomar revancha, sabíamos que iba a ser así y estamos dispuestos a dar la batalla. Hablando de revancha, ¿se sintió de esa manera luego de la resolcuión 125 y el voto “no positivo”? No, son cosas diferentes. La 125 no era una mala ley, porque lo que hacía era que las retenciones fueran móviles y estaban dirigidas hacia un sector específico. No es una revancha, creo que son deudas que se tienen dentro de la democracia y que no siempre se han podido saldar y que ningún gobierno se animó a hacer. La voluntad de la presidenta de saber que se enfrentaba a algo duro y difícil pero convencida de que era lo mejor fue lo que hizo posible esto.


 ¿La sorprendió la diferencia de votos en el Senado? En un principio creímos que iba a ser mucho más exiguo el margen, pero, a medida que los senadores la fueron estudiando y viendo las modificaciones, les fue dando la tranquilidad de que lo que hicimos en Diputados fue bueno y de que no era una locura. Por ahí sí me sorprendió un poco el resultado amplio. En un medio de Buenos Aires contaban que Cristina llamó al senador Pichetto para pedirle que no dejara nada al azar, a pesar del resultado asegurado.


 ¿Existía el temor de que tuviera que definir Cobos nuevamente? No, nunca. Yo hablé con Pichetto para comentarle varias cosas de la ley, porque había una idea de que nosotros habíamos llevado un despacho distinto al firmado y fui a explicarle que no era así, y él estaba muy tranquilo, con todos los que hablábamos decían que estaba todo bien, pero en la política siempre todo es reversible, entonces nada se deja librado al azar, permanentemente se chequea, porque había mucha presión de los medios sobre los legisladores.


 ¿Cómo será la estrategia para contrarrestar los golpes y ataques de algunos medios? La mejor estrategia es seguir haciendo, marcando agenda y llevando adelante lo proyectado de acá a fin de año, esa es la mejor defensa y contraataque, más allá de que los medios no van a reflejarlo, no tenemos cómo reflejarlo a nivel nacional, pero me parece que la gente percibe cuándo se trabaja y cómo se trabaja. Además de los medios, el Gobeirno nacional cuenta con una oposición interna que es Cobos, ¿se complica trabajar de ese modo? Nosotros tenemos la fortaleza de tener un bloque, en el caso de Diputados, que, más allá de que viene de distintas extracciones, está totalmente consustanciado con el proyecto nacional. Eso es una fortaleza junto con los aliados de siempre y algunos circunstanciales. Lo que yo noto es que la oposición tiene intereses contrapuestos y no tiene objetivos claros y comunes por lo que no ha podido dar vuelta ninguna votación en el Congreso, cuando lo podría haber hecho, porque no ha logrado unificarse debido a los intereses propios que tiene cada uno de sus integrantes. La oposición tiene varios presidenciables, están Cobos, Binner, Carrió, Macri, Reutemann.


 ¿Cuál es la situación del kirchnerismo? Creo que van a surgir varias figuras pero hoy fundamentalmente está Néstor Kirchner, y Reutemann sin definición. Creo que el peronismo siempre se recicla y tiene candidatos, pero todavía falta. Hablando de reciclar, Reutemann viene siendo posible candidato desde las presidenciales de 1999. Pero nunca se anima, quiere tener demasiadas garantías y en la política nadie da garantías, hay que saber jugar y estar dispuesto a perder o ganar. ¿Y Duhalde? Lo que ha hecho Duhalde es poner en escena su figura para aglutinar al peronismo disidente, que hoy está en una franca pelea de protagonismo, en la medida que sale a la luz mueve el tablero de ese peronismo disidente. Volviendo a la Ley de Medios, ¿llegó al Congreso y a la Casa Rosada la oposición de algunos legisladores justicialistas locales? Llegó porque lo transmitieron los medios nacionales que inmediatamente lo sacaron a la luz, trascendió la asamblea de Mendoza y la votación del Senado provincial y eso creó molestias, pero entre nosotros, entre los mendocinos del bloque, no hubo pelea ni fisuras en el Congreso.


 ¿Cómo encuentra la situación del justicialismo local a cuatro meses de la derrota electoral? Yo creo que tenemos siempre la posibilidad de revertir situaciones, así como hace tres años parecía que no teníamos chances de ganar, cuando el peronismo se pone en movimiento logra revertir adversidades. Podemos hacerlo si entendemos, todos los dirigentes, que debemos unificar criterios y trabajar en conjunto, porque el Gobierno provincial no es un mal gobierno, tiene mucha gestión y mucho para mostrar, y esto hay que empezar a sacarlo a la luz y a concientizar, primero a los propios dirigentes de que hacemos un buen gobierno y también comenzar a marcar la agenda desde el mismo Gobierno. Pero también la última elección vio vencidos a los dirigentes más importantes, como Rubén Miranda y Adolfo Bermejo, ¿hay vuelta para ellos después de la derrota? Ya perdimos en otro momento en sus departamentos, eso pasó en el 2005 y perdimos en todos, igual que esta vez. Por eso digo que depende mucho de que el peronismo rápidamente vuelva a ponerse en marcha.


 ¿Le sorprende la cantidad de facciones en la que hoy está dividido el peronismo mendocino? No, el justicialismo siempre estuvo formado por dos sectores con muchos subsectores y hoy es casi igual, se ha fraccionado mucho más, pero siempre ha sido de manera que uno cierra listas y uno se termina juntando para que no haya tantas nóminas internas. Otra vez con Kirchner. Haciendo una especie de estudio histórico, los Kirchner están yendo sobre decisiones tomadas por otros gobiernos, como el menemista. Me refiero a lo que tiene que ver con la estatización de Aerolíneas, la Ley de Medios y la siempre posible vuelta de YPF al Estado.


     El peronismo, en general, modifica su actitud de acuerdo con la época, y hay tantas vertientes en el peronismo, que quien ha ido gobernando ha ido haciedo según su tendencia. Con Menem nos fuimos casi a la total derecha y Kirchner lo enderezó y lo odenó de tal manera que podamos tener el manejo del país, ya que nada dependía del Estado, porque si no, se convierte en un Estado ausente, además, los Kichner, tanto Néstor como Cristina, tienen un perfil más progresista.


¿En toda esa estructura y movimientos, qué papel juega Juan Carlos Mazzón? Yo diría que es el operador a nivel nacional más importante y que se ha dedicado a construir la política desde los afectos y las lealtades. Todos saben que tiene relaciones en todas las provincias, porque uno en su antesala encuentra desde concejales de Salta o de Jujuy hasta gobernadores. Él entiende la política y ha ido construyendo lazos de todo tipo y eso hace que sea un hombre confiable para trabajar y que solucione los distintos problemas que pueden surgir en las provincias.


 ¿En algún momento se ve como intendente de Tunuyán? Yo empecé hace mucho tiempo en la política, he sido concejal, candidata a intendente en las internas, diputada y senadora provincial y llevo mi segundo período como diputada nacional. Siempre construyo mi propio territorio y a Tunuyán no lo descuido pero no sé si mi figura sería potable hoy, aunque, si hace falta, no tengo problema en postularme. Estamos a pocos días del aniversario del peronismo, ¿este año, el festejo será más grande luego de la sanción de la Ley de Medios? Exactamente, en Tunuyán vamos a inaugurar una sede del partido. No tenemos lugar y hemos buscado un sitio amplio. Vamos a invitar a intendentes y al gobernador y, a nivel nacional, se vuelven a levantar las banderas con mucha más fuerza y se demuestra que el justicialismo cuando quiere puede. La última pregunta es de cara al 2011: ¿La única forma de ganarle a Cobos es que todo el peronismo se abroquele detrás de una sola figura? ¿Y por qué nosotros debemos ganarle a Cobos y no Cobos a nosotros?

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.