access_time 18:02
|
7 de noviembre de 2012
|
|

análisis

Estados Unidos: el camino a la Casa Blanca pasa por los barrios latinos

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/272/658/000272658-201211votolatino_2265990.jpg

Luego del desempeño del voto de los latinos en las elecciones de este martes en los Estados Unidos, es una seria advertencia a los republicanos.

"El camino a la Casa Blanca pasa por barrios latinos". La frase, uno de los mantras de los defensores de intereses hispanos en Estados Unidos, resonaba más que nunca este miércoles a medida que se conocía el aplastante apoyo al demócrata Barack Obama y el rechazo al opositor Partido Republicano por parte de la cada vez más influyente comunidad latina.

Según la encuestadora especializada Latino Decisions, el último sondeo en la víspera de los comicios del martes indicaba que el apoyo a Obama entre los electores hispanos llegó al 75 por ciento, barriendo cualquier récord previo, como el 72 por ciento que obtuvo Bill Clinton en 1996.

La cifra adquiere más relevancia aún cuando se tiene en cuenta que en los comicios del martes se estima que uno de cada diez votantes en Estados Unidos fue latino, con niveles más altos en algunos estados como Colorado o Nevada, como destacó "The Washington Post" en un análisis sobre los peligros que afronta el Partido Republicano si no se renueva.

Y es que la base de voto republicana, el elector "demasiado blanco, demasiado viejo, demasiado masculino", como lo describió hoy "Politico", está en franca recesión frente a grupos como las mujeres, los jóvenes y, sobre todo, las minorías.

Y entre ellas la hispana es ya la número uno, por delante incluso de la afroamericana. Y más preocupante aún para los estrategas conservadores: es la que más rápido crece, por lo que será la que mayor poder de voto tendrá en el futuro.

"Ya formamos parte de la historia en el futuro político de este país", proclamó el sindicalista y activista proinmigración latino Eliseo Medina este miércoles al analizar la votación hispana.

"El papel decisivo que los latinos desempeñaron en muchas carreras de esta elección es una señal de lo que está por venir. Vamos a ser una imagen permanente", corroboró Clarissa Martínez, del Consejo Nacional de La Raza, la mayor agrupación hispana del país.

No es que los republicanos no hicieran sus esfuerzos hacia los hispanos. Su estrategia: si no logran un apoyo mayoritario de los latinos -algo que por las encuestas de los últimos meses y hasta años ya sabían que era una quimera-, sí al menos conseguir quitarle una base sustancial a los demócratas o al menos promover su abstencionismo.

Para ello, el candidato republicano, Mitt Romney, apostó por un mensaje basado como el resto de su campaña en la economía, bajo la premisa de que la comunidad hispana es una de las más afectadas por la recesión en todo el país.

Pero, según todos los analistas, cometió un error crucial: sobre todo durante las primarias para asegurarse la nominación republicana, Romney emprendió un camino de durísima retórica del que no logró regresar en materia migratoria, algo que toca muy de cerca a una comunidad en la que más del 60 por ciento conoce personalmente a algún indocumentado o lo tiene en su propia familia.

"No somos estúpidos, escuchamos alto y claro sus políticas y decidimos pronto que él no era para nosotros", dijo hoy Medina en referencia a la calificación de Romney como "amnistía" de cualquier medida que sonara a legalización de indocumentados o a sus denostadas palabras acerca de una posible "autodeportación" de los ilegales.

Y es que una de las primeras tareas que tiene que hacer el Partido Republicano es buscar una manera de conciliar sus estrategias a corto plazo de búsqueda de apoyos entre bases más conservadoras, como sucede en los procesos de primarias, con el más amplio objetivo de lograr volver a la Casa Blanca.

No faltan las voces republicanas que llevan años alertando de este problema de forma insistente. Entre ellos, la propia familia presidencial Bush, desde el ex mandatario George W. Bush a su hermano y ex gobernador de Florida Jeb Bush.

"Los hispanos siguen creciendo en importancia y necesitamos atraer esos votantes por dos motivos: porque sencillamente es lo correcto y porque demográficamente resulta imperativo si queremos evitar nuevas decepciones presidenciales", citó "Politico" a Matt Schlapp, el ex director político del presidente Bush.

"Se trata de matemáticas simples y de decencia moral", subrayó.

Para Eliseo Medina, el Partido Republicano "debería haberse despertado esta mañana, mirado al espejo y haber comenzado una conversación acerca de hacia dónde van como partido en el futuro".

"Atacar a los latinos no es una estrategia electoral sostenible. Si no quieren solucionarlo porque es lo correcto, entonces deberían hacerlo porque es lo políticamente correcto si quieren seguir siendo viables en el futuro". 

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.