access_time 01:46
|
9 de noviembre de 2012
|
|

CONMOCIÓN Y DOLOR

Estado de calamidad en Guatemala por el sismo que dejó 52 muertos

Así lo declaró el presidente para 4 departamentos del noroeste. Siguen desaparecidas 22 personas y 1,2 millones resultaron afectadas.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró ayer el "estado de calamidad pública" en cuatro departamentos del noroeste del país devastados el miércoles por un terremoto de magnitud 7,2 que causó la muerte de 52 personas y la desaparición de otras 22, según informes preliminares. Pérez Molina explicó en una rueda de prensa ofrecida en la sede de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) que el "estado de calamidad pública" tendrá una vigencia de 30 días en los departamentos de San Marcos, Quiché Quetzaltenango y Huehuetenango, los más afectados por el fuerte sismo.

El "estado de calamidad pública", que prohíbe las concentraciones, espectáculos públicos, el porte de armas y limita la libre circulación, permitirá al Gobierno atender con más rapidez la emergencia, precisó el mandatario. Pérez detalló que, según el último reporte oficial de las autoridades de Protección Civil, el terremoto ha dejado hasta ahora 52 muertos y 22 desaparecidos, así como 200 heridos de los cuales 80% ya fue dado de alta por los servicios sanitarios.

Según estadísticas oficiales, más de 1,2 millones de personas de ocho departamentos del altiplano occidental de Guatemala resultaron afectadas al interrumpirse los servicios de energía, agua potable, comunicación y transporte, en la mayoría de los casos ya restablecidos. Otros 6,6 millones de habitantes de esas regiones están en riesgo debido a las 60 réplicas de magnitudes de 3,5 a 4,9 en la escala de Richter que se han registrado desde el miércoles por la mañana, cuando ocurrió el terremoto.

Eddy Sánchez, director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, dijo a los periodistas que las réplicas "son positivas" para el proceso de "liberación de energía" de la falla sísmica que provocó el terremoto. Se prevé que "durante los próximos días y semanas" se mantenga una actividad sísmica moderada, conforme se termina de liberar la energía, "hasta que el área epicentral llegue a su estado de reposo", agregó. Hasta ayer, según el presidente Pérez Molina, 5.251 personas se encontraban damnificadas, otras 2.966 fueron evacuadas de sus casas, y de ellas solo 762 están en albergues temporales.

Un portavoz de Conred detalló a Efe que 554 casas resultaron destruidas, 991 registran daños moderados y otras 538 leves; así como siete edificios y escuelas públicas resultaron afectados por el terremoto. El jefe de Estado también informó que se han detectado grietas en la carretera entre San Marcos y Quetzaltenango. Antes de visitar de nuevo ayer las zonas devastadas, el mandatario reconoció que la fase de reconstrucción "no será fácil", aunque aclaró que se cuenta con los recursos para atender los daños causados por el movimiento telúrico.

Países como Venezuela, España, Colombia, México y Costa Rica, según Pérez Molina, le han ofrecido su colaboración ante la emergencia que vive el país centroamericano. Las brigadas de socorro reanudaron a primera hora de ayer las labores de rescate en las zonas devastadas por el sismo en busca de los 22 desaparecidos que, de acuerdo con el presidente, no se pueden dar aún por muertos hasta que no se encuentren sus cadáveres. El jefe de Estado dijo que, seguramente, el número de víctimas va a crecer en las próximas 48 horas en las que espera tener datos más consolidados de los daños causados por el terremoto. 

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.