access_time 08:51
|
16 de diciembre de 2019
|
|

Astrología

Establecer límites sanos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1576492128535Limites.jpg

Es una temática que se nos plantea a diario. No sólo se trata de ponerles coto a los demás, sino de hacerlo también con nosotros mismos.

Establecer límites es algo cotidiano y parte de la vida ordinaria; sin embargo, no son pocas las personas que plantean lo mucho que les cuesta poner sanos límites en relaciones de pareja, familiares y en ámbitos laborales. ¿Por qué algo común se transforma en una odisea? ¿Por qué a veces necesitamos ayuda psicológica o invocar una fuerza sobrenatural para poner un límite?

A veces pensamos que gran parte de los problemas que tenemos en nuestra vida se deben a la aparente incapacidad de poner límites a otros. Cuando hablamos de poner límites, generalmente nos referimos a la acciones destinadas a evitar que otros invadan nuestros espacios, nos agredan, alteren nuestra estabilidad emocional y dañen o afectan la tan deseada felicidad que necesitamos.

¿Por qué nos cuesta establecer límites? Algunos señalan que se debe a la falta de carácter o al miedo a perder ya sea el cariño del otro ya sea la mínima seguridad que logramos cuando aceptamos una situación dañina pero que garantiza un sueldo a fin de mes o una relación de pareja que, al menos, nos da una compañía. Encontrar las claves para poner sanos límites parece ser una aventura compleja y múltiple, casi podríamos decir que estamos hablando de lo que hoy en día, en términos de negocios, se llama un escenario VICA: volátil, incierto, cambiante y ambiguo. Para analizar estos escenarios dominantes a nivel mundial que afectan a diversas industrias y son característicos de grandes problemas sociales se desarrollan esfuerzos sistémicos de gobiernos, empresas privadas, ámbitos académicos y organizaciones sociales. Aun así, no es posible abordar un escenario VICA sin un enfoque de innovación sistémica, es decir, se considera la situación como un conjunto de elementos que se relacionan entre sí y se afectan unos a otros. La innovación sistémica busca conocer los mecanismos que relacionan estos elementos para encontrar soluciones integradas y factibles, soluciones reales que se puedan implementar fácilmente sin grandes transformaciones.

¿Pero qué tiene que ver con nuestras vidas este fenómeno social que observamos a nivel macro? Hay una máxima presente en el Corpus hermeticum, libro del antiguo Egipto que plantea principios universales de funcionamiento. Uno de los que figuran en este código dice: “Como es arriba, es abajo”, es decir, todo lo que vemos fuera, en la sociedad, de cierta forma tiene un reflejo en nuestra vida común.

Ahora vamos a unir las puntas de un mismo lazo desde la astrología y tomando en cuenta las actuales visiones de innovación sistémica. Cuando hablamos de poner sanos límites a relaciones de pareja o laborales no sólo nos referimos a la acción inicial de expresar la decisión o postura tomada, sino también a sostenerla en el tiempo, y generalmente ahí es donde fallamos. Desde una mirada astrológica, la energía de Capricornio es aquella que se vincula con los límites y el largo plazo y no sólo se refiere a los límites como la norma que nos impide a hacer algo, sino más bien a la base sólida que nos garantiza un desarrollo a largo plazo. Este año, 2020, la posición de los planetas marcará sucesivas situaciones en las cuales deberemos poner límites y concretar bases, dado que tres planetas –Júpiter, Plutón y Saturno– se encuentran transitando el signo de Capricornio.

El secreto para poner sanos límites se encuentra en recordar que estamos hablando de una sucesión de acciones, de un proceso, de una guerra, no de una batalla y nos debemos preparar de esa forma. Es decir, no debemos creer que sólo basta con hablar una vez y listo, con definir una postura y listo. Primero debemos internamente escuchar todas nuestras voces, poner atención y permitir que se expresen para comprender y tener presentes todos los pensamientos y sentimientos acerca de un mismo tema aunque sean distintos o contradictorios. Debemos escucharlos para evitar posteriores autoboicots. El primer paso es conocerse uno mismo. Desde un punto sistémico, todas nuestras decisiones se vinculan con otros, es decir dependen y afectan a otros de distinta forma, por lo cual debemos estar preparados para las reacciones de ellos. La mejor forma no es el ataque, sino la defensa. Y esta sólo se logra cuando confiamos en nuestras capacidades y tenemos la fortaleza de aceptar las consecuencias y responsabilidades de las decisiones que tomamos.

Sólo hay un gran secreto para poner sanos límites: “Es un proceso, no una acción, que afecta a otros y requiere autoconocimiento, confianza en nosotros mismo y hacernos responsables de las consecuencias”,

Seguí Leyendo:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.