access_time 18:09
|
16 de noviembre de 2009
|
|
FUE IMPUTADO POR EL FISCAL JORGE CALLE

Estaba alcoholizado el joven que atropelló a dos hermanas y fijan fianza de $20.000

Cristian Aranda sigue detenido en la Comisaría Novena por las muertes de las jóvenes de 17 y 26 años. La acusación es excarcelable.

    Con los resultados de la necropsia, el fiscal de Guaymallén Jorge Calle decidió imputar a Cristian Aranda (30) por homicidio culposo doblemente agravado por la conducción imprudente y la pluralidad de las víctimas, Liliana (26) y Sandra Tarqui (17), las hermanas que fueron atropelladas el jueves a la madrugada en Tirasso al 5600 de El Bermejo mientras realizaban ejercicios aeróbicos al costado de la calzada.

     Según explicaron fuentes judiciales, el delito por el cual fue acusado Aranda es excarcelable, por lo que el fiscal le impuso una fianza de 20.000 pesos, por lo que, de ser abonada en los próximos días, recuperará la libertad. “El hombre sigue detenido en la Comisaría Novena a la espera de reunir el dinero de la fianza. Si no lo consigue, será enviado al penal”, explicó una alta fuente de la investigación.

    NO HUBO ABANDONO.Una de las principales dudas que tenía Calle era si debía incluirle en la imputación el abandono de persona, que habría agravado aún más el delito y por lo cual no podría recuperar la libertad, ya que habría dejado de ser excarcelable. “La necropsia finalmente confirmó que las víctimas fallecieron en el acto. Es decir que la muerte no fue consecuencia de que no las haya asistido, osea que abandonó a dos cadáveres”, señaló el mismo informante, quien agregó que esto “forma parte de un tecnicismo.

     Va más allá de que si el victimario sabe que sus víctimas siguen con vida o ya murieron”. Por su parte, Aranda también fue sometido a distintos estudios por parte del Cuerpo Médico Forense, los cuales dieron como resultado que “presentaba un alto grado de alcohol en la sangre”. Tras el siniestro vial, en el auto se encontraron varias latas de cerveza, lo que hizo presumir que el acusado había consumido bebidas alcohólicas. En cuanto a si este detalle serviría como un agravante en la imputación, la fuente judicial sostuvo que si bien se comprobó que tenía alcohol en sangre, también se confirmó que estaba lo suficiente consciente.

    “Luego del accidente fue capaz de manejar, maniobrar por curvas y fue hasta su casa en El Algarrobal, donde estacionó el auto, lo que da a entender que estaba en buenas condiciones”, señaló.

    SE ABSTUVO. Durante la tarde del sábado, Calle se hizo presente en la Oficina Fiscal Nº9 de Guaymallén, donde le informó formalmente la imputación a Aranda, además de notificarle que se había fijado una caución de 20.000 pesos por si decidía acceder al recupero de la libertad. Luego, Aranda se negó a declarar y fue enviado a su celda nuevamente. Quienes instruyen el expediente explicaron que, a pesar de que Aranda decidió no hablar, su autoría en el hecho está comprobada.

    “Hubo un gran trabajo realizado por parte del personal de Policía Científica, que encontró rastros del vehículo en el lugar del accidente que luego coincidieron a la perfección con el Fiat Uno rojo del detenido”, expresó la fuente consultada.

    QUERÍA ADELGAZAR. El trágico episodio sucedió el jueves a las 6.15, cuando las hermanas Tarqui salieron de su casa del barrio Nuevo Amanecer de Guaymallén para realizar el ejercicio físico conocido como footing. Roberta Vela, madre de las jóvenes, explicó a El Sol que la idea era que Sandra, su hija más chica, adelgazara unos kilos porque en pocas semanas debía asistir a su fiesta de egresados y el vestido que le gustaba no le entraba.

     Así fue que las hermanas, vestidas con ropa de gimnasia, comenzaron a correr en dirección al carril Mathus Hoyos. La tragedia vial ocurrió cuando, poco antes de llegar al carril, sobre calle Tirasso, fueron impactadas por el Fiat Uno. Tan fuerte fue el golpe que las víctimas terminaron dentro de una acequia y fallecieron en el acto. El conductor escapó del lugar a toda velocidad. Testigos del hecho, dieron aviso al 911 y a los pocos minutos el lugar se llenó de policías. Inmediatamente se inició la búsqueda del auto antes señalado.

    Así fue que, horas más tarde, ingresó un llamado al CEO denunciando que había un vehículo con similares características al buscado y que estaba chocado en una casa de calle Moisés Tuber al 300, en el El Algarrobal. Uniformados se desplazaron el lugar, donde hallaron el Fiat Uno y detuvieron a Aranda, quien fue trasladado a la Comisaría Novena, donde aún permanece. Las mismas fuentes explicaron que, hasta el cierre de esta edición, el imputado no había logrado reunir los 20.000 pesos que necesitaba para recuperar la libertad.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.