access_time 10:27
|
14 de octubre de 2021
|
|
Polémica

Traductores contra Netflix por el método de traducción en "El Juego del Calamar"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1634214597992Juego%20Calamar.jpg

La plataforma usó un software automático para la traducción de la serie que bate récords de audiencia. Los traductores han cargado contra el método de trabajo.

"El juego del calamar", de Netflix, está batiendo todos los récords. Pese a que la plataforma dirigida mano a mano por Reed Hastings y Ted Sarandos no ofrece datos concretos de visualizaciones, la compañía lleva días revelando a sus seguidores que la serie distópica dirigida por Hwang Dong-hyuk ha sido uno de los mejores estrenos de su historia y que ha superado en espectadores a auténticos bombazos como fueron en su día Los Bridgerton o Stranger Things.

El furor de los telespectadores ha convertido a El juego del calamar en una auténtica mina de oro. Tanto es así que hasta su creador, ciertamente sobrepasado por el éxito, se tendrá que embarcar en una segunda temporada pese al estrés que le ha producido la fama.

Las historias, sin embargo, tienen siempre dos caras y El juego del calamar, pese a brillar por el potencial enganche de sus tramas, tiene también sus sombras. Este miércoles, la Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual de España (ATRAE) emitió un comunicado contra Netflix por no haber contratado a profesionales para traducir al castellano la serie y, en su lugar, haberlo hecho mediante un programa informático de dudosa calidad.

Así que, si te has servido de los subtítulos para entenderla, es posible que te hayas perdido algo.

La denuncia de ATRAE se refiere al uso de lo que en la jerga se denomina 'traducción automática poseditada'. Tal y como explican desde el organismo a ABC, «la posedición consiste en la (mala) práctica de pasar el texto original por un software de traducción automática. Más tarde, se pasa el resultado a un traductor humano para que lo revise e intente dejarlo lo más legible posible, dado que el texto que produce el algoritmo es de una calidad más que dudosa. Por supuesto, el traductor humano recibe una remuneración irrisoria que hace que tenga que ir a destajo si quiere llegar a fin de mes. No solo eso, sino que desde muchas agencias de subtitulación ya se insta a tocar 'lo menos posible' el texto», aclaran.

El juego del calamar no es la única serie que ha sufrido este tipo de traducción. Otras producciones menores, de diferentes plataformas de streaming, se han visto condenadas a ser objeto de esta herramienta, en teoría revolucionaria, para agilizar los tiempos y abaratar los costes de las traducciones a diferentes mercados e idiomas. Además, el escándalo con la traducción ha llegado justo cuando Netflix confirmaba un aumento de las tarifas de suscripción, en teoría, para mejorar la calidad de las series y películas que llegan al catálogo.

Así pues los traductores ven precarizada su profesión, los usuarios reciben unas traducciones de mala calidad o incluso los creadores ven cómo se maltrata su creación, algo que les puede perjudicar a la larga. El talento humano y la manera de entender las situaciones, reafirman en ATRAE, es incomparable y ofrece un mejor resultado en la calidad de la traducción. Ninguna máquina, remarcan, es capaz de otorgar el contexto y el matiz necesario en este tipo de trabajos.

El comunicado oficial de ATRAE
 

Recibimos con cierto asombro y estupefacción la noticia de que El juego del calamar, la serie que lleva semanas copando el primer puesto de obras más vistas en Netflix y sobre la que se han escrito cientos de artículos aludiendo a su calidad, se ha subtitulado con traducción automática poseditada.

Como traductores, no entendemos cómo se puede dejar no solo esta, sino cualquier obra, en manos de un algoritmo de traducción que produce resultados deficientes que, posteriormente, tiene que corregir un profesional por una tarifa irrisoria.

Evidentemente, esto supone un clavo más en la precarización del sector, que no solo tiene que sufrir a intermediarios que se quedan con porcentajes pantagruélicos de lo que pagan las distribuidoras, sino que ahora además delegan en una máquina el grueso del trabajo y después le pasa el (deficiente) resultado a un humano para que haga lo que el software no ha podido y por un precio considerablemente menor, claro.

Esta noticia nos llega al mismo tiempo que vemos que Netflix sube las cuotas a sus suscriptores, lo que hace más intolerable todavía que se haga semejante ahorro en la traducción de las obras, que deriva en un peor contenido para los clientes, a la vez que encima se maximizan los beneficios a costa de la calidad del contenido.

Desde ATRAE urgimos a las plataformas a que hablen con sus proveedores para que dejen de utilizar la traducción automática poseditada y que confíen en el talento humano de los traductores, que es grande, abundante y la única manera de que las producciones de Netflix (o de cualquier distribuidora) lleguen a los espectadores con la calidad que merecen. Lo contrario solo lleva a unos resultados deficientes que, inevitablemente, desembocarán en una pérdida de reputación, clientes y dinero para las distribuidoras, un servicio deficiente para los usuarios y una precarización aún mayor del sector. Pan (duro y reseco) para hoy, hambre para mañana.

A los clientes les animamos a que hagan saber su descontento con la calidad de la traducción de un contenido por el que pagan religiosamente cada mes, tanto de forma pública (en redes, etc.) como haciendo uso de la opción "Informar de un problema", que se puede encontrar en la pestaña "Actividad de visionado" de su perfil de Netflix.

 
Atentamente,

la Junta de ATRAE

Fuente: ABC

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.