access_time 12:07
|
24 de noviembre de 2021
|
|
Leyenda

30 años sin Freddie Mercury

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1567680678919Freddie.jpg

El 23 de noviembre de 1991 el líder y vocalista de Queen hizo pública su enfermedad y al día siguiente, 24 de noviembre, falleció en su casa de Londres.

El 24 de noviembre de 1991, apenas unas horas después de anunciar que tenía VIH, el cantante y compositor Freddie Mercury murió en su casa de Kensington.

La noticia de su enfermedad significó un sismo internacional. Al día siguiente, lo que ocupó los titulares del mundo significó el fin de una era. Con él se fue uno de los más formidables vocalistas que tuvo la historia del rock y también quedó patente otro registro de época, el estigma que significaba en el momento una enfermedad que no mucho después dejaría de ser una condena inevitable.

Nacido el 5 de septiembre de 1946 en Zanzíbar, Farrokh Bulsara se fue convirtiendo en un enigma. A pesar de sus deslices biográficos, Bohemian Rhapsody, la película dirigida por Bryan Singer en 2018, sirvió para echar algo de luz, pero aún así siempre quedarán zonas en penumbra. 

El cantante y compositor británico Freddie Mercury moría hace 30 años, dejando Bohemian Rhapsody como un pieza épica en el mundo de la música, con una estructura inusual que incluía una balada, una sección de ópera y otra parte de rock'n'roll. Fue escrita por él para el álbum A Night at the Opera de 1975, que catapultó a la banda británica Queen.

Bohemian Rhapsody no sólo coronó las listas de grandes éxitos en Reino Unido durante nueve semanas sino que lo fue tras la muerte de Mercury, un 24 de noviembre de 1991, con más de dos millones de discos sencillos vendidos.

Los éxitos de Queen continuaron a finales de la década de los 70 y en la primera mitad de la de los 80 con We Will Rock You.

La canción fue compuesta por el guitarrista Brian May para el sexto álbum de la banda, inmediatamente reconocible por su pegadizo ritmo de palmadas y bombo, el solo de guitarra, y también figuró entre las mejores canciones de la historia.

We Are the Champions podría decirse que es la prima hermana de la anterior y se reconoce rápidamente su sintonía en las competiciones deportivas en los estadios y mundiales de fútbol. Es la canción de la victoria a pesar de que en su momento algunos quisieron catalogarla como el himno de la comunidad gay.

Entre 1985 y 1986 llegaron quizá los mayores hitos comerciales de Queen, gracias a su legendaria participación en el evento Live Aid en el estadio londinense de Wembley y la gira A Kind of Magic.

Fue la última gira de Queen bajo su composición original y la más exitosa de la banda británica que llegó a congregar a cerca de 400.000 personas en Reino Unido.

Un año después de esta gira, Freddie Mercury era diagnosticado de SIDA y por su propia decisión dejó de dar conciertos en directo al tiempo que su estado físico se iba debilitando.

Autor de la letra y música de Barcelona junto con Mike Moran, fue interpretada por el vocalista de Queen con la diva española de ópera española Montserrat Caballé, y además de posicionarse en 1987 en los primeros puestos de las listas de éxito de Reino Unido, se convirtió en el himno de los Juegos Olímpicos de la ciudad de Barcelona, de 1992, año en que el tema escaló a primera posición de los éxitos.

El 9 de agosto de 1986 fue la última actuación de Queen con Mercury al frente, que prácticamente huyó a toda de prisa del escenario de Knebworth ante unas 200.000 personas. Aunque no contó hasta 1989 al resto de Queen su diagnóstico entonces mortal.

Fuente: El Mundo / Medios / YouTube

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.