access_time 17:01
|
30 de octubre de 2009
|
|
PRESENTACIÓN DE LIBRO

Escritos bajo un sol desértico

Eloísa Cartonera publica Desertikón, una antología de voces locales y alternativas.

    Veinticinco autores mendocinos integran esta antología de poesía y narrativa que se presentará hoy a las 21.30 en la carpa Armando Tejada Gómez (9 de Julio y Gutiérrez, plaza San Martín) en el marco de la Feria del Libro provincial. La mítica editorial Eloísa Cartonera –un proyecto independiente, dirigido desde Buenos Aires por el escritor Washington Cucurto, que publica obras de autores latinoamericanos, tanto consagrados como fuera del circuito comercial, usando materiales no convencionales (cartón y fotocopias) como soporte de las ediciones, ilustradas y abrochadas a mano por cartoneros– es la responsable de reunir a este grupo de jóvenes talentos, en su mayoría inéditos. El título del volumen ha sido tomado de uno de los poemas que forma parte de la compilación, de Adrián Castro, (“desertikón-en este lugar siempre el sonido vale más / desertikón-en este lugar la sed es inabarcable / desertikón-acá con los pibes del barrio hay que dormir con borceguíes y aparte los ruidos”).
     El Sol dialogó con Gastón Ortiz ? Eloísa Cartonera publica Desertikón, una antología de voces locales y alternativas. Bandes y María García, editores e integrantes del grupo de autores de la colección. ¿Cómo fue la convocatoria y selección de textos? Gastón Bandes: El llamamiento, lo digo por ahí, en el prólogo: “En una aldea del farwest argentino, se convoca –mediante gritos, humo, migraciones de pájaros– a poetas, cuentistas, patógrafos, en fin, sedientos de literatura en general: target sinuoso, sin duda, pero que implicaba un haberse mandado alguna en el pueblo, cierto no haberse quedado en casa”. Lo de la selección fue más difícil; se votaban las voces, se votaba por autor. Pero ese ranking de autores a su vez se sometía al de los textos que se le elegían, a veces muchos, otras uno solito, y así fuimos sumando poemas y relatos hasta completar las 120 páginas prestablecidas.
    Este proceso que parece tan sencillo sufrió miles de demoras: no hay un solo texto que no haya sido sopesado y discutido. Éramos muchos y con ideas y prácticas de lectura muy diferenciadas, por lo que no sólo costaba ponerse de acuerdo en lo relativo al ñoño “me gusta / no me gusta”, sino, sobre todo, al por qué de esas decisiones crítico-estéticas en su dimensión política. Esto se presenta como una antología de la nueva literatura border de Mendoza. Dos preguntas al respecto: ¿Hay una vieja literatura border de Mendoza? y ¿qué se entiende por “border”? María García: Por border puede entenderse el tipo de escritores convocados, casi ninguno de ellos ha sido publicado, el modo de selección y de producción de los textos, la editorial que sostiene un modo de producción y de distribución alternas al mercado editorial autorizado y autorizante. G. B.: Lo de border es un epíteto usado por la Cartonera para mentar una forma de literatura sustraída de ciertos ámbitos de recepción, reacio a las buenas costumbres, a esas maneras –o manieras- de fumar en el salón literario que tartajeaba Osvaldo Lamborghini.
     Estas causas son socio-económicas, de género, de posicionamientos en tal campo cultural. Pero, principalmente, atañen a cierta praxis de y en la lengua, que muchos no quieren indagar (y se entiende, no les conviene). Si lo hubo en Mendoza antes, ese pararse en el borde de la lengua –de la infancia más violenta con que un día se conoce el mundo– para saltar hacia algún lado, aún lo ignoro: lo que llegó a mis ojos lectores, desde Juan Gualberto Godoy (excepto Di Benedetto), suena siempre al verleinesco resto que es todo literatura: pose, un saber que así caigo sentado, cómodo, siempre en algún lado.
     Con esto no quiero decir que dado el salto a la letra, todos los textos de Desertikón caigan en “lo abierto”, en el más acá micro-revolucionario de la lengua: en verdad, esta antología revela un estado de gran pobreza a nivel de idea-fuerzas desterritorializantes: todavía leemos en ella mucho machismo, colonialismo, retóricas del Gran Loro, yolleos de subjetividades alienadas en su deseo, en su cuerpo, privadas de nuevas percepciones del tiempo, atrapadas en las ficc i o n e s dominantes. En ese s e n t i d o , algunos son –y otros casi– “nuevos”, en el sentido de niños, de un balbuceo que de repente contó el cuento.
    ¿De qué? Oigámoslo, es el testimonio de una experiencia, esa a la que se niega la literatura que no consideramos border. A la presentación, esta noche, llega Washington Cucurto, quien trae los ejemplares desde los talleres de la Cartonera en Buenos Aires, para acompañar a estos escritores mendocinos, quienes, con su obra, se atreven a nuevas búsquedas que desafían las prácticas consabidas y desgastadas de la literatura.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.