access_time 09:21
|
22 de octubre de 2009
|

Escrache

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/134/000021134-200909jorgesosajpg.jpg

Vilma Martínez parece el nombre de una vecina del barrio. ?La Vilmita, la que vive acá a la vuelta, al lado del quiosco?.

Vilma Martínez parece el nombre de una vecina del barrio. “La Vilmita, la que vive acá a la vuelta, al lado del quiosco”. Sin embargo, está revestida de un cargo que no es cualquier cargo: Embajadora de Estados Unidos en Argentina. Nuestro país ha sufrido a varios embajadores de Estados Unidos y a muchos de ellos nuestros gobiernos les han pedido autorización para mandarse las metidas de pata que se mandaron. Un embajador de Estados Unidos no es cualquier embajador, tiene tal poder que hasta puede meterse en asuntos internos, cosa que no les está permitido, pero se pasan por el dorso la autorización. Hace unos días, sin ir más cerca, la Vilmita se metió en la confrontación de los trabajadores de la empresa Kraf (ex Terrabusi) defendiendo los intereses de una compañía que es norteamericana hasta la médula. Pues bien, Vilmita vino a Mendoza y la llevaron a disertar nada menos que a la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo. Una facultad que está bien politizada, precisamente porque es la facultad de las ideas y, por qué no, de las confrontaciones. Pues resulta que militantes de izquierda la escarcharon duramente a la Vilmita, le gritaron cosas menos hirientes que las que dice Maradona, pero duras también, y hasta alguno le arrojó una naranja. No le tiraron un zapato como lo hicieron con Bush, porque los estudiantes no tienen guita para zapatos, y menos para tirarlos. Resultado: no pudo dar su charla. Ahora, muchachos que organizaron el acontecimiento, ¿no se imaginaban que una cosa así podía pasar? ¿No previeron que militantes de distintas agrupaciones podían manifestar su disconformidad con la presencia de la embajadora? Estaba como cantado, chicos. Ahora, Cristina tuvo que disculparse ante Vilma. Le dijo que los argentinos somos tolerantes y la invitó a la Fiesta Nacional de la Vendimia, para que vuelva a recuperar su buena imagen de nuestra provincia. En una de esas viene, pero no le garantizamos que no haya chiflidos, la fiesta de la Vendimia se presta para eso, si no, pregúntenle a nuestro gobernador.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.