access_time 16:41
|
26 de octubre de 2006
|
|
FÚTBOL DE AFA

Esa fuerza interior que sacó el Tomba

Con gran actitud, Godoy Cruz se impuso anoche ante Arsenal en el encuentro que debían completar por la 2ª fecha del Apertura

    De contrastes parece vivir el hombre. Del bajón de una goleada a un triunfo luchado, sufrido y, al fin, merecido. El Tomba anoche hizo emocionar a muchos y eso es lo que vale en la victoria por 2 a 1 ante Arsenal de Sarandí. Se completaba una segunda fecha que había sido violenta y suspendida, gracias a contados inadaptados que le ponían el palo en la rueda al Expreso apenas empezaba el torneo. Recién Godoy Cruz se puso al día y los tres puntos le llegaron como una bocanada de aire fresco y necesario.

    El triunfo tiene un valor especial. Vale que la bendición del gol le llegó a Franco Mendoza porque lo necesitaba como goleador y, sobre todo, como ser humano. Bastante discretos fueron los primeros 37 minutos, con un Arsenal parado de contra y Godoy Cruz buscando como podía. Las ideas del Expreso, sobre todo, se inclinaban por derecha, pero los intentos eran todos centros a la olla, que los centrales grandotes (Loeschbor y López) le ganaban con facilidad a Mendoza y Poy.

    En este contexto, las situaciones claras estuvieron ausentes. El Cali Torresi se arriesgó un poco de más y sumó su quinta amarilla, por eso se perderá el encuentro ante Gimnasia, en La Plata, el domingo. En el complemento, el Tomba logró inclinar la cancha y llegaron las lindas emociones. De un remate de Mauro Poy, Cuenca dio rebote y casi llega el primero del Expreso, cuando los defensores, desesperados, la tiraron al corner.

    De este tiro de esquina llegó el alivio que tanto esperaban todos en el Malvinas. El centro fue de Duarte y le cayó a Franco Mendoza, que anotó para su desahogo. Hace unas semanas está viviendo un momento difícil porque su hijo más pequeño no está bien de salud. Por eso fue un poco festejo y el resto, desahogo. Torrico ayudó también desde el arco y logró salvar un cabezazo de Juan Pablo Caffa, que se iba metiendo endemoniado. Arsenal, sin hacer mucho, se encontró con el empate.


    Alejandro Gómez sacó un tremendo remate que alcanza a desviar Torrico, dio en el travesaño y, de rebote, Santiago Raymonda. Era el 1 a 1. Pero tuvo que aparecer uno de los pilares del ascenso del Tomba. Mauro Poy, rapidito, desbordó por derecha, enganchó y metió un zurdazo cruzado y letal. El Tomba ganó con actitud y eso vale muchísimo en su difícil momento.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.