access_time 11:35
|
5 de octubre de 2009
|
|

?Es un honor que haya amado tanto a Mendoza?

Pocho Sosa, a quien la Negra consideró parte de su familia, recordó a la gran artista y destacó su generosidad con todos sus colegas.

Ir al sepelio de su amiga Mercedes Sosa no le fue fácil, pero viajó ni bien se enteró de su muerte para darle el último adiós a quien considera su hermana mayor. La tristeza de Pocho Sosa se diluye cuando recuerda el momento en que conoció a la artista, cuando revive el instante en que cantó con ella su Otoño en Mendoza o grabaron en conjunto algunos de los temas del disco Corazón libre. El mendocino no se asombró al ver la interminable fila de personas que esperaba en las inmediaciones del Congreso para darle el adiós a la artista. “Creo que la gente la ama a Mercedes”, dijo en comunicación telefónica con El Sol.


    A Sosa le cuesta definir a la cantante, dice que le faltan palabras, que se le mezclan las emociones. Quizás por eso recurrió a la frase que una vez le escucho decir al gran armonicista Hugo Díaz, quien la definió como “el Gardel sin gomina”. El cantante recordó el pasó de Mercedes por Mendoza, donde vivió a fines de la década del 50 y principios de los 60, con su marido Manuel Oscar Matus. Contó que ella fue la voz líder del cancionero cuyano, en el que trabajó con artistas de la talla de Tito Francia, Eduardo Aragón y Armando Tejada Gómez, entre otros. “Es un honor que haya amado tanto a Mendoza, que siempre se acordara de esta tierra”, señaló el cantante. Será por ese mismo amor que la Negra pidió que una parte de sus cenizas se esparcieran en Tucumán, otras en Buenos Aires y otras en Mendoza.


     Pocho explicó que ese deseo de la artista se cumplirá seguramente en una semana y que respetarán su pedido. Ella no quería que ese momento se convirtiera en un circo político, sino que estén los artistas y, sobre todo, los vecinos que quieran asistir. El mendocino arreglará los detalles del acto que se realizará en la provincia con el hijo de Mercedes, Fabián, con quien mantiene una estrecha relación.


 LA VOZ. Cuando Mercedes Sosa se instaló en Mendoza, Pocho era apenas un niño. Pero con los años forjaron una estrecha relación, tanto que ella lo consideraba su hermano menor y siempre se refirió al artista, a su esposa y a sus hijas como su familia en la provincia. Pocho comentó que la cantante y Matus se conocieron y enamoraron en Tucumán, y que poco después se instalaron en Mendoza, en una casa en calle Mitre de Maipú. Ese era el centro de las reuniones con músicos y poetas de la talla de Tito Francia y Armando Tejada Gómez, con quienes creó el cancionero cuyano, que fue presentado en el Círculo de Periodistas.


     El cantante recordó el momento en que conoció a la Negra. Fue a través del guitarrista de la artista, Pepete Bertiz, hijo de Santiago. Después de los recitales se reunían en la casa del músico a cenar y seguir cantando hasta la madrugada. Fue en uno de esos encuentros cuando el mendocino la vio por primera vez. Más allá de conocerse y de verse seguido, la relación se estrechó en 1994, cuando Mercedes invitó a Pocho a cantar Otoño en Mendoza durante la presentación de la Misa criolla en la provincia. Y en el 2005 lo llevó a Buenos Aires para que grabaran juntos algunos temas del disco Corazón libre. El mendocino recuerda que en ese año se asomó al “santuario” de Mercedes, un estudio que tenía en calle Suipacha, donde había cientos de obras de arte.


     Al cantante le cuesta elegir una de las cualidades de la Negra. Después de pensarlo, destacó su generosidad, la que tuvo con tantos artistas mendocinos, como Orozco-Barrientos, el Dúo Nuevo Cuyo o Sebastián Garay. Pocho asegura que todos los artistas mendocinos se unirán para que se cumpla el deseo de Mercedes, que una parte de sus cenizas descansen en Mendoza, una tierra a la que quiso y donde conoció a buenos amigos.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.