access_time 09:12
|
30 de septiembre de 2019
|
Astrología

¿Es conveniente liberar los tabúes?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1569840853931tabu.jpg

Lo importante es evaluar qué está dispuesta a perder y qué espera ganar revelando algo del mundo que se mantiene oculto. El fenómeno de morir, transformarse y renacer.

Si buscamos el significado de tabú, encontramos: “Prohibición de hacer o decir algo determinado, impuesta por ciertos respetos o prejuicios de carácter social o psicológico”. ¿Por qué sería conveniente sacar a la luz un tabú? ¿Deja de ser tabú cuando es visible para todos? ¿En quiénes nos transformamos cuando reconocemos y aceptamos lo que es tabú en nuestra vida? Probablemente, este es el mejor momento del año para aceptar lo que estamos ocultando, hay veces en las que un sólo instante de descuido hace que la vida saque a relucir lo que con tanto esfuerzo hemos ocultado durante años.

Habitualmente vinculamos lo tabú con lo oculto, con la sombra, con la oscuridad, con lo que escondemos por temor a ser rechazados o ser inapropiados. En la astrología, esa idea arquetípica está representada por distintos elementos: el signo de escorpio, la Luna, Plutón y Lilith. Cada uno de ellos representa en distintas versiones un aspecto de lo que solemos llamar oscuridad. Los mismos arquetipos se relacionan con la transformación, la muerte, las emociones, las necesidades, el poder, la destrucción, la manipulación, la capacidad de renacer y la pasión animal de ambicionar y tomar. Dicho lo anterior, está claro que hablar sólo de oscuridad es un concepto corto frente a todo el bagaje de energías y comportamientos que están detrás de lo oculto, detrás de lo que creemos que es un tabú.

¿Por qué sería conveniente sacar a la luz un tabú? La respuesta políticamente correcta es: porque se vive más libre. Sin embargo, no siempre vivir más libre es sinónimo de vivir mejor, y antes de aplicar un mandato con estructura social, sería más adecuado evaluar qué está dispuesto a perder y qué espera ganar, revelando algo de su mundo que para otros es tabú.

¿Deja de ser tabú cuando es visible para todos? Probablemente no, pero sí es seguro que deja de estar en las oscuridad, y el resultado inevitable de exponer la oscuridad a la luz son los colores. Cuando nos atrevemos a revelar un tabú, automáticamente dejamos atrás la polaridad de bueno- malo, correcto-incorrecto, y nacen las terceras opciones. Logramos salir de las dualidades irresolutas y pasamos realmente a estar en un dilema del cual podemos ver matices y elegir.

¿En quiénes nos transformamos cuando reconocemos y aceptamos lo que es tabú en nuestra vida? En Plutón –Hades para los griegos–, dios del inframundo, dios del infierno. Cuando aceptamos un tabú, tomamos contacto con lo más oscuro de nosotros mismos y somos capaces de mirar la realidad y dejar de fantasear. Habitualmente, no elegimos elementos idílicos para fantasear, sino más bien pesadillas, y vivimos pensando en todo lo malo que puede ocurrir en nuestras vida. Según la astrología, sólo cuando toma contacto con Plutón, con su oscuridad, es capaz de morir, transformarse y renacer. Para los pueblos antiguos de distintas partes del mundo, la ceremonia en la cual el niño se enfrentaba a los hombres de su tribu disfrazados de demonios era el hito que marcaba el paso de niño a hombre.

Sólo quien se enfrenta a sus demonios se transforma en un ser capaz de lidiar con el poder.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.