access_time 16:40
|
21 de septiembre de 2006
|
|
INSEGURIDAD URBANA

Era un robo, no una refacción

Los ladrones taparon con hojas de diario las puertas y la vidriera de la zapatería para delinquir tranquilos, simulando una remodelación del negocio.

    En la siesta de ayer, otro negocio en pleno centro de nuestra ciudad fue víctima del grado de inseguridad que se vive en estos días. A una zapatería de calle San Martín 1271, ingresaron los ladrones violentando la cerradura de la puerta doble de vidrio y rompiendo los seguros –en apariencia, palanqueando con un elemento contundente de hierro– para poder ingresar. Lo curioso del caso es que los delincuentes se tomaron el trabajo de tapar con hojas de diario las puertas y parte de la vidriera, para que no se pudiera advertir lo que ocurría dentro de la zapatería y simulando que estaban realizando algún tipo de remodelación interna del negocio.

    De esa manera, los ladrones pudieron delinquir tranquilamente, sin ser sospechados de robo. Según trascendidos de los empleados del lugar, estiman que el delito se cometió entre las 14 y las 15, en plena siesta mendocina. A esa hora, si bien el movimiento del centro merma un poco, la gente que transitó por calle San Martín no advirtió ni sospechó de lo que pasaba en el interior de la zapatería Fer, de Vicente Suriano, de 55 años, uno de los dueños del local comercial. Sin embargo, una confusa llamada realizada por un hombre de apellido González hizo la denuncia telefónica pertinente, luego de ver el negocio abierto, violentado y sin nadie atendiendo.

    Los delincuentes conocían el lugar porque se dirigieron directamente a donde se hallaba la caja fuerte del comercio, abriéndola con violencia y sustrayendo de su interior alrededor de 1.000 dólares, 2.000 pesos, alhajas del dueño y una notebook de la oficina de la administración. “Sabían dónde venir a robar”, expresó Marco Antonio Menéndez, encargado de la zapatería. “Los ladrones entraron sin problemas porque la alarma falló y no sonó, o supieron desactivarla, porque se disparó luego de la llegada de la policía”, señaló Menéndez.

    En tanto, Suriano se lamentó por el lamentable hecho y advirtió que “es una cosa de todos los días. Están robando permanentemente en la zona, con una tranquilidad bárbara”. “Estoy evaluando que más se pudieron llevar los delincuentes, pero creo que sólo vinieron a robar la caja fuerte, no más. Es la segunda vez que sufro un robo”, recalcó Suriano. Este es un caso más que ocurre en pleno centro de la ciudad de Mendoza, a cualquier hora de la jornada, donde, al parecer, no hay patrullas vigilando.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.