access_time 13:00
|
8 de agosto de 2019
|
|

Trata de personas

Engañó a tres nenas para prostituirlas en Once por $500

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565265110397enga%C3%B1aba%20y%20prostitu%C3%ADa%20a%20nenas%20en%20Once.jpg

Bajo la excusa de llevarlas "de vacaciones", María A. las convirtió en esclavas sexuales en Plaza Miserere. Al menos diez hombres por día las abusaban para financiar la adicción a la pasta base de la mujer.

Una mujer oriunda de la Ciudad de Trelew fue condenada por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en perjuicio de tres menores de entre 12 y 14 años, a quienes sacó de esa ciudad engañadas y las prostituyó en Once.

Una de las víctimas era su propia hija y las otras dos nenas eran las amigas que vivían en una situación de extrema vulnerabilidad, provenientes de familias con padres ausentes o fallecidos y atravesadas por la adicción al pegamento.

Las propuesta de llevarlas de vacaciones fue el ardid, con el que María A y su pareja Mauricio B. lograron sacar a las chicas del sur para ofrecerlas a hombres por $500 en la Plaza Miserere en Once.

Allí las niñas eran sometidas sexualmente por día por unos diez hombres, según trascendió en la investigación. Las chicas no injerían alimentos adecuados para su edad, solían comer alfajores y una gaseosa.

Todos los días eran trasladadas desde Florencio Varela, donde vivían en una pequeña casilla hasta Once.

Desde el primer momento, las nenas rechazaron estar con hombres pero Mauricio las amenazó con echarlas.

El dinero, jamás pasaba por las manos de las jóvenes y, aunque la excusa era el alquiler, todas refirieron que María y Mauricio lo gastaban principalmente en drogas (pasta base, paco, poxirran, marihuana y cocaína) que consumían diariamente.

Además de la situación de abuso al que las empujaban, las exponían a que se contagiaran de cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual ya que nos les proveían de preservativos, como tampoco los clientes lo utilizaban.

Todo el infierno acabó, cuando una de las chicas le contó a su familia lo que estaba pasando y tras ello, un grupo de efectivos de la DDI de Quilmes y de la Policía de Chubut junto a la Oficina de Rescate y Acompañamiento a Personas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas, una trabajadora social y una psicóloga intervinieron en el escabroso caso.

 

Fuente: Infobae

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.