access_time 00:10
|
31 de julio de 2006
|
SÍNDROME URÉMICO HEMOLÍTICO

Enfermedad que ataca a los riñones

Se registra en niños menores de cinco años. Es la que padeció el hijo de la periodista Nancy Pazos. La bacteria que la causa está en los alimentos y en el agua contaminada.

    El síndrome urémico hemolítico es una de las causas más frecuentes del fallo renal agudo en niños menores de cinco años. La bacteria que lo causa ingresa al organismo por medio del alimentos o el agua contaminada. Los más afectados son los niños menores de cinco años, con mayor frecuencia los que tienen catorce meses de edad, y con una ligera predisposición mayor en los varones.

    Aunque el síndrome fue descrito por el médico argentino Carlos Gianantonio y los pediatras lo conocen bien, la población recién tomó conciencia de su gravedad cuando, este año, un hijo de la periodista porteña Nancy Pazos y el pequeño del actor Juan Darthés estuvieron internados en grave estado tras detectárseles la enfermedad.

    CARACTERÍSTICAS Y SÍNTOMAS. La enfermedad se puede manifestar de dos maneras: la forma conocida como típica, que afecta a 95% de los niños que la padecen, y la atípica, que ataca al 5% restante. La causante es una bacteria llamada escherichia coli, que libera una toxina –shiga– que es la generadora del cuadro que presentan los niños. Los síntomas que tienen los pequeños son anemia, vómitos, plaquetas bajas y diarrea sanguinolenta.

    CONSECUENCIAS. El presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría filial Mendoza, Daniel Miranda, explicó que 30% de los niños enfermos quedan con problemas renales y que, además, puede afectar al colon, al sistema nervioso central y al miocardio. El especialista aseguró que el síndrome ataca por igual a niños que viven en hogares de distintos estratos sociales.

    EN NÚMEROS. De acuerdo a estadísticas del Ministerio de Salud, en el país se registran ocho casos por cada 100.000 niños menores de cinco años. En cuanto a Mendoza, según información de la Dirección de Bioestadísticas, en el 2003 padecieron la enfermedad 38 niños, de los cuales 18 tenían de dos a cuatro años y 12 tenían un año.

    PREVENCIÓN. La referente de epidemiología de la Sociedad de Pediatría, Ana Houdek, explicó que la única forma de prevenir la enfermedad es respetar las normas de higiene personal y la buena cocción de los alimentos, en especial la carne vacuna, que es la mayor fuente de contaminación. La única forma de prevenir el síndrome es lavarse las manos antes y después de preparar los alimentos y de ir al baño.

    También, lavar adecuadamente las frutas y verduras. En cuanto a las carnes, es fundamental la buena cocción, sin que quede ninguna parte roja o jugosa, como comúnmente se la llama, así como no utilizar el mismo cuchillo ni la misma tabla para manipular carnes y luego verduras. En cuanto a la leche y sus derivados, es indispensables que sean pasteurizados y que conserven la cadena de frío. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.